REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
20 | 01 | 2018
   

Arca de Noé

Mirando el mundo desde América


Francisco Carranza Romero

Nacer y vivir en la realidad geográfica y geológica de América nos hace contemplar el mundo desde América, un continente entre dos grandes océanos: el Pacífico en el oeste y el Atlántico en el este; el Océano Glacial Ártico en el norte y la Antártida en el sur. Sin embargo, muchos ciudadanos americanos del siglo XXI siguen repitiendo mecánicamente el discurso europeo sin cuestionarse sobre el ubi y el quando. Por ejemplo, dicen: “culturas orientales, países orientales” por culturas asiáticas y países asiáticos. Están desubicados.
Basta mirar bien el mapa, mejor si el planisferio pone a América en el centro. Evidente, Asia es el oriente de Europa; pero para América, Asia es su occidente. Además, el mapa nos muestra que Europa y Asia son dos continentes unidos porque ningún océano ni altas montañas los separan, por eso siempre han vivido en permanente comunicación. Y esa unidad de la masa continental es la causa de las denominaciones: Eurasia, cultura euroasiática, lenguas indoeuropeas. Asia fue la cuna de las grandes culturas en la antigüedad (taoísmo, confucionismo y budismo, por citar tres grandes filosofías precristianas). Europa se convirtió en el poder cultural, económico y político desde la Edad Media; y este poder lo demostró con la expansión mediante las conquistas y colonizaciones.
Sigamos contemplando el continente americano: En el extremo norte está el Estrecho de Bering, cuya anchura es de apenas 82 kilómetros con dos islas en medio (Diómedes Mayor que pertenece a Rusia, y Diómedes Menor que pertenece a Estados Unidos). Una clara demostración que América y Asia están más cercanos de lo que pensamos. Por el sur las islas de Melanesia, Micronesia y Polinesia unen a América con Asia y Oceanía. El Océano Pacífico nos une y nos separa al mismo tiempo. Y Asia es el occidente de América; y América es el oriente de Asia, por eso hay relatos en los pueblos siberianos en que algunos cazadores y exploradores se marcharon al oriente; los que volvieron contaron maravillas de las tierras orientales y motivaron a otros para más viajes.
El desafío está en ver el mundo desde América superando los criterios eurocentristas. Los libros escritos en América y por los americanos deben corregir esos criterios. Cada americano debe reflexionar desde su ubicación americana: nuestro hic et nunc.
La cultura en América no comenzó en 1492 cuando Cristóbal Colón llegó a la isla Guanahani donde vivían los taínos. Colón se equivocó al denominar “indios” a los pobladores del lugar. Desde entonces, el calificativo “indio” se usó con cargas semánticas negativas: no europeo, no cristiano, no civilizado, salvaje, bárbaro… En los viajes posteriores los europeos hallaron pueblos con diferentes grados de desarrollo cultural, y comprendieron que se trataba de un Nuevo Mundo, pero el calificativo “indio” siguió siendo insulto.
Hasta nuestro poeta César Vallejo repite el discurso europeo al escribir “Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas” (Heraldos Negros). El calificativo “bárbaro” es de los europeos vencidos por los hunos procedentes de las regiones orientales. Si revisamos la Historia de la Humanidad encontramos que otros “bárbaros” también hicieron “barbaridades” en las tierras americanas: mataron reyes, profanaron templos, saquearon pueblos, quemaron códices y otros elementos que pudieran demostrar los valores culturales, torturaron, empalaron, descuartizaron y quemaron a los rebeldes.
Si antes de 1492 América ya era un continente pluricultural, ahora lo sigue siendo: sus raíces se hunden en las tierras americanas; pero también sus raíces se alimentan de los aportes europeos, de los aportes africanos que llegaron como esclavos, de los aportes asiáticos que llegaron desde los tiempos coloniales mediante las fragatas que unían a Filipinas con las costas americanas del Pacífico. América, en fin, es el laboratorio de colores, formas e ideas que debemos aceptar. Y la multiculturalidad es nuestra mejor riqueza. América es nuestro origen y destino; antes que globalizados somos de aquí.