REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 03 | 2017
   

Letras, libros y revistas

La sonrisa ajena de Andrea Ciria y el post suspenso


Citlali Ferrer

   What is behind that curtain?
    Laurie Anderson

Hace algunos años leí la primera versión de La sonrisa ajena de Andrea Ciria, y me sorprendió mucho su manufactura; por lo que hoy celebro que aparezca bajo el sello de Lengua de diablo, editorial emergente para letras nuevas y no tan nuevas, bajo la dirección del escritor Efraín Blanco. Desde entonces pude reconocer que se trataba de una novela ambiciosa, no sólo por su estructura, sino porque está escrita con rigor y garra.
La sonrisa ajena es una novela extraña, redonda y de corpus fractal que transita entre lo psicológico y el Hard Boiled. Donde la otredad y la violencia forman parte de su fondo. Quizá una novela del post suspenso.
Andrea Ciria en La sonrisa ajena, nos pone ante la posibilidad multidimensional en donde no sólo importa la anécdota que nos cuenta, sino las historias subterráneas de la novela, ya que no sólo sobresalen los hechos, sino los hilos que tensan la historia, la exploración de la memoria, desdoblamientos y posesiones y la compleja psicología de los personajes.
Andrea Ciria nos invita a buscar la sonrisa ajena, lo que le sirve de detonador logrando una trama donde aparentemente son dos historias que como en Las palmeras salvajes, no tienen nada que ver pero que a diferencia de Faulkner, poco a poco mientras crece la historia, se van entrelazando.
Andrea Ciria con La sonrisa ajena, tiene una imperiosa necesidad de que se detenga el tiempo. Con su obra nos demuestra que escribe sobre aquello que la persigue y no sobre lo que está de moda. Lleva al extremo a sus personajes para desvelarnos que hay algo más allá de lo que vemos. Quizá: la tragedia, quizá el suplicio o la incomprensión.
Andrea Ciria, sabe dónde está la sonrisa ajena, pero, insisto invita al lector a que la busque. Y cuando la encuentre sabrá que la autora escribe para que no la olviden, para que se vuelvan adictos a la tensión que maneja con habilidad.
La prosa de Andrea Ciria es estridente y abre la consciencia del lector hasta plantarlo en un ambiente de duermevela, en donde todo es posible y perturbador. Desde una penumbra sórdida en donde con la poca luz, poco a poco identificaremos a cada uno de los siniestros personajes que ahí habitan, hasta llegar a la luminosidad enceguecedora en donde se impone: la verdad.
Andrea Ciria, provoca que el lector participe y especule, de tal suerte que saque sus conclusiones y reflexione en torno a las complejidades sicológicas y a la sensorialidad que ofrece la novela.
Sin duda, leer permite vivir vidas alternas, deambular por espacios no conocidos, lo que acrecienta la fascinación de un lector cansado de leer historias ñoñas y predecibles.

http://www.lenguadediablo.com/web/