REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 06 | 2017
   

Letras, libros y revistas

Abril, el mes de los libros


José Miguel Naranjo Ramírez

El discurso femenino en la obra cervantina
Como cada año en el mes de abril las columnas son dedicadas a festejar el 23 de abril el día internacional del libro, in memoriam de William Shakespeare, Miguel de Cervantes Saavedra e Inca Garcilaso de la Vega, en sus aniversarios luctuosos del 23 de abril de 1616.
Los tres escritores con su muerte material eternizaron su existencia, no hay rincón del mundo donde no sean conocidas sus obras, pero la importancia de estos inmortales escritores radica en la vigencia de sus obras, lo que aportaron a nuestra civilización, por eso en esta ocasión inicio presentando a usted mi apreciado lector, los capítulos XII, XIII y XIV del libro I segunda parte del: Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha.
Cuando se lee por primera vez el Quijote de la Mancha, estos capítulos son los que más agradan y llaman la atención, la historia trata de Grisóstomo y Marcela, él es un joven pastor estudiante, ella es una hermosa mujer, hija de un hidalgo rico que había fallecido, Marcela había heredado la fortuna del padre y quedó bajo la custodia de su tío, en muchas ocasiones el tío le presentó a los enamorados para que ella eligiera con quién quería casarse, el argumento de Marcela fue que no quería casarse, que era muy joven y no se sentía hábil para llevar la carga del matrimonio.
Pasaron los años y la presión de los enamorados aumentó, Marcela decidió irse a vivir sola al campo, nos narra la historia que hombre que miraba a Marcela, hombre que se enamoraba de ella, era muy hermosa, pero además tenía cualidades especiales, se hacía amiga de quien la buscaba, no los engañaba, ella manifestaba sólo el interés de la amistad.
Grisóstomo conoció a Marcela y le declaró su amor, ella le dijo que lo único que le ofrecía era su amistad, nunca lo ilusionó, ni le dio falsas esperanzas, éste enloqueció de amor, se sintió despreciado y murió de amor. Grisóstomo era un joven sano, virtuoso, apreciado por el pueblo, la muerte del muchacho causó mucha polémica y en todo el pueblo no había uno que hablara bien de Marcela, era tachada como una bruja malvada, en pleno sepelio de Grisóstomo, cuando los amigos que lo sepultaban leían versos y una canción que había compuesto Grisóstomo, se apareció Marcela.
El mejor amigo de Grisóstomo, le recriminó a Marcela su presencia, le dijo que si se iba a burlar todavía más después del daño que había hecho y Marcela frente a todos y teniendo en contra a todos, manifestó: “no vengo Ambrosio, a ninguna cosa de las que has dicho, sino a volver por mí misma, y a dar a entender cuán fuera de razón van todos aquellos que de sus penas y de la muerte de Grisóstomo me culpan; y así ruego a todos los que aquí estáis me estéis atentos.
Hízome el cielo, según vosotros decís, hermosa, y de tal manera, que, sin ser poderosos a otra cosa, a que me améis os mueve mi hermosura, y por el amor que me mostráis, decís, y aun queréis, que esté yo obligada a amaros. Yo conozco, con el natural entendimiento que Dios me ha dado, que todo lo hermoso es amable; más no alcanzo que, por razón de ser amado, este obligado lo que es amado por hermoso a amar a quien le ama. Y más que podría acontecer que el amador de lo hermoso fuere feo, y siendo lo feo digno de ser aborrecido, cae muy mal el decir: “quiérote por hermosa; hasme de amar aunque sea feo.”
Yo nací libre, Yo, como sabéis, tengo riquezas propias y no codicio las ajenas; tengo libre condición y no gusto de sujetarme; ni quiero ni aborrezco a nadie. No engaño a éste, no solicito aquél, ni burlo con uno, ni me entretengo con el otro”.
El discurso de Marcela es largo pero precioso, el escritor del exilio español José de la Colina manifestó que es considerado el primer discurso feminista en lengua española.
En el sepelio está casi todo el pueblo y el loco de don Quijote fue el único que defendió el discurso de la libertad e igualdad de Marcela, ¿que nos estará tratando de decir Cervantes?, ¿será que quien era considerado loco, realmente no lo era? E incluso el propio José Ortega y Gasset en su ensayo titulado: “Meditaciones del Quijote” se pregunta: ¿De qué se ríe Don Quijote? La respuesta la tiene usted.
¿Qué nos estará tratando de decir Cervantes? ¿Será que quien era considerado loco, realmente no lo era? Si usted mi apreciado lector me estoy refiriendo a Miguel de Cervantes Saavedra y al personaje que lo inmortalizó llamado Alonso Quijano, mejor conocido como don Quijote de la Mancha.
El planteamiento en esta ocasión es ¿Estaba loco don Quijote de la Mancha? o cuales fueron las circunstancias y razones de fondo, para que Cervantes creara en su novela a un personaje que en momentos era cuerdo “Alonso Quijano” y en la mayoría del tiempo loco “Don Quijote de la Mancha”.
Los estudios doctos sobre el Quijote nos enseñan que uno de los motivos principales para que Cervantes creara loco a Don Quijote fue la locura del mundo, es decir, a través de un loco de ficción, Cervantes desnudó la locura de la realidad.
Para que sea más claro lo antes narrado, lo argumentaré con algunos ejemplos fáciles de comprobar. Si Cervantes hubiese descrito a don Quijote como un hombre normal, cuerdo, no hubiera sobrevivido ni el escritor ni el personaje, al escritor lo hubiera perseguido la santa inquisición y al personaje no lo hubieran dejado cabalgar por todos los rincones del mundo, porque no iban a permitir se imprimiera la obra.
Lo anterior señalado es uno de los principales factores para que Cervantes dijera que la obra no era suya, sino de Cide Hamete Benengeli un escritor moro, con lo cual se comprendía que no tendría ningún respeto ni temor a la religión reinante, y consecuentemente a Cervantes no podrían acusarlo de hereje, porque él solo está transcribiendo textualmente la obra de otro escritor, pero además, la obra era inofensiva porque se trataba de un pobre loco que solo provocaría risa.
La grandeza y habilidad de Cervantes va más allá, creando un personaje loco, que en muchos momentos de locuras actuó con más sabiduría, prudencia, sensatez, honradez y limpieza de espíritu que los cuerdos, el escritor nos estaba desnudando con Don Quijote quienes realmente somos los locos.
Por eso Cervantes y el propio Don Quijote al final se ríen de todos nosotros, porque nos demuestran que se hizo pasar por loco, y que la locura es nuestra por no comprender en la vida los ideales, el mundo leyendo a un personaje loco quiso reírse y distraerse y cuando el personaje nos dice “yo sé quién soy” los que quedamos desnudos somos los aparentemente cuerdos.
En la segunda parte de don Quijote publicada en 1615, un año antes de la muerte de Cervantes, en la introducción nos anticipa un final triste, difícil, pero que nos confirma que Don Quijote siempre supo quién era: “si la primera parte es la historia de la búsqueda, la segunda es la del encuentro. Desde el principio de la tercera salida don Quijote sabe que es “famoso”. Sancho gobierna, y su amo se confirma en su papel: pero es también la historia del inevitable y doloroso desengaño para los dos, “yo no nací para ser gobernador Sancho,” ya yo no soy don Quijote de la Mancha, sino Alonso Quijano”.
Sería Don Quijote ¿un burlador burlado?, la grandeza de esta novela es tan vigente que don Quijote vale toda una vida, por algo el maestro Carlos Fuentes la leía una vez al año y por algo el escritor José de la Colina siempre ha manifestado que el Quijote es su Biblia.
De manera general sabemos los motivos centrales de la locura de don Quijote, el loco que se hizo pasar por loco jugó con nosotros, pero, ¿de dónde surgió la inspiración de Cervantes para escribir esta mágica novela?, porque es todo “un elogio a la locura” y esto ya me sonó a Erasmo de Róterdam.
¿De dónde surgió la inspiración de Cervantes para escribir la mágica novela don Quijote de la Mancha?
La respuesta no es difícil, uno de los escritores más influyentes en la vida de Miguel de Cervantes Saavedra fue sin duda alguna, Erasmo de Rotterdam (1466-1536), Erasmo en Holanda junto a Tomas Moro en Inglaterra, fueron los grandes humanistas del siglo XV y XVI.
La obra más importante de Erasmo y de enorme influencia en la vida de Cervantes fue Elogio de la Locura la cual es una obra maestra de humor, ironía, una sátira fantástica.
En un mundo lleno de censura y de intolerancia que le tocó vivir a Erasmo, no había otra forma de escribir y criticar que a través de la sátira, por eso: “el mundo es el escenario de la locura universal. La locura, el elemento indispensable que hace posible la vida y la sociedad”. Cuando estamos más reprimidos, censurados, los seres humanos en muchas ocasiones en ese contexto nos volvemos más creativos, por algo Jorge Luis Borges afirmaba que la censura es la madre de la metáfora.
La diosa que habla en la obra de Erasmo es la locura, ésta dice: “Sin mí, el mundo no puede existir ni por un momento, pues, ¿no está lleno de locura todo lo que se hace entre los mortales?, ¿no lo hacen locos y para locos? Ninguna sociedad, ninguna convivencia pueden ser agradables o duraderas sin locura, de modo que el pueblo no podría soportar a su príncipe, el amo a su sirviente, la doncella a su señora, el preceptor a su alumno, el amigo a su amigo, la mujer a su marido por un solo momento, si de vez en cuando no se descarriaran, se adularan, toleraran sensatamente las cosas o se untaran con un poco de la miel de la locura.”
La obra de Erasmo, como la de don Quijote, es una crítica política, social, eclesiástica y cultural, tuvo Erasmo que elogiar a la locura para que la obra pudiera tener vida, cuando el papa León X la leyó, dijo que no había que hacerle caso ni preocuparse, que era otro loco más.
Erasmo comprendió bien lo manifestado por Sófocles uno de los tres trágicos griegos el cual manifestó: “solo en la irreflexión es grata la vida”, además, no había otra forma de hacer crítica, de juzgar la locura del mundo y su intolerancia.
Por lo antes expresado, Erasmo representa la tolerancia, pues a pesar de vivir en un mundo de radicalismos e intolerancias, él mantuvo el fiel de la balanza, contra el reformismo luterano y contra el reformismo ignaciano, Erasmo siempre estuvo en el equilibrio.
Erasmo de Rotterdam por si sólo merece toda una biografía, su vida y sus obras han tenido enormes repercusiones en España, lo primero es porque fue el gran educador y maestro de Carlos V. Cuando el Monarca español se ve obligado a ocupar el trono en 1516 con sólo 16 años de edad, Erasmo tuvo un papel fundamental en la guía del joven Monarca.
Con todo este contexto e influencia del escritor humanista, Miguel de Cervantes Saavedra encuentra en Erasmo y en Elogio de la Locura la inspiración de su magna obra y personaje don Quijote de la mancha, cuando Erasmo escribe en su obra: “La locura es la alegría indispensable para la felicidad. Quien tiene solo razón, sin pasión, es una imagen de piedra, burda, carente de sentimientos humanos; un monstruo, un espectro de quien todos huyen, insensible ante toda emoción natural, no susceptible de amor ni de compasión. Y nada se le escapa y en nada se equivoca; ve a través de todo, todo lo sopesa adecuadamente, de nada se olvida, solo se satisface consigo mismo. Solo él es el sano, sólo él es libre, solo él es el rey.” En este párrafo erasmista encontramos al Quijote.
Para concluir considero que la sabiduría es para la locura, lo que la pasión es para la razón, porque sin ese sabio elogio a la locura, a nuestro mundo le faltaría un poco de cordura.
Decidí concluir este artículo con el cuento de Jorge Luis Borges titulado: “Pierre Menard, Autor del Quijote”, sin dejar de manifestar antes de entrar en materia, que si algún día tuviera la oportunidad de influir en alguna editora que quisiera reimprimir el Quijote, sugeriría se imprimiera la obra con el prólogo: Elogio de la Locura de Erasmo de Rotterdam, contenido: el Quijote en sus dos partes, de Miguel de Cervantes Saavedra, y como epílogo: “Pierre Menard, Autor del Quijote” de Jorge Luis Borges.
El cuento lo puede encontrar en el libro de cuentos titulado Ficciones de Borges, el contenido del cuento está integrado cuando mucho de cinco páginas, pero es tan complejo que resultaría más fácil leer cualquier libro común de cien cuartillas. El personaje central es Pierre Menard, quien fue un escritor francés que existió en la realidad y escribió varios libros de calidad que son poco conocidos, Borges utilizó a Menard, porque Borges conocía lo desconocido.
Nos narra el cuento que Menard tenía la intención de escribir un nuevo Quijote, aprendió el español, un español fino, con clase, no como el vulgar con el que escribió Cervantes, Borges nos transcribe dos párrafos del Quijote, uno escrito por Cervantes y otro por Menard, los párrafos dicen exactamente lo mismo, pero Borges argumenta que está mejor escrito el de Menard y en esta parte del cuento es donde considero se encuentra el mensaje central e importante del escritor argentino, por los siguientes motivos.
Primero: Borges con el cuento realiza todo un elogio a Cervantes y al Quijote, porque nos está diciendo el escritor que nadie puede igualar a Cervantes y tampoco nadie podrá escribir otro don Quijote de la Mancha, la obra es perfecta y eterna por lo menos en este mundo.
Segundo: al transcribir dos textos iguales, Borges está realizando una enorme crítica literaria a los escritores del siglo XX, porque todo lo que se escribía era una repetición del pasado, no se innovaba, no había creación, ni invención, como dice la tesis de Wittgenstein, uno de los filósofos revolucionarios del siglo XX: “el límite de mi pensamiento es el límite de mi lenguaje” por eso hasta donde hayamos leído, hemos vivido y hemos conocido.
Tercero: con el cuento “Pierre Menard, Autor del Quijote”, Borges estaba renovando la forma de escribir, no estaba destruyendo, estaba construyendo la literatura, con esto nos enseña Borges que la inteligencia es producto de pensar, analizar e inventar, a Borges le sobraba todo eso.
“Pierre Menard, Autor del Quijote” es un pequeño cuento que bien se necesita toda una vida dedicada a la lectura para poder comprender su mensaje, en el cuento se puede percibir el genio de Borges, un maestro de la ironía, es una enciclopedia intelectual, un verdadero reto su lectura e interpretación.
El Doctor Pablo de Ballester, quien fue Obispo de la Iglesia Ortodoxa Griega en México, manifestó que Borges era un heredero directo de Cervantes: “Después de Cervantes, Borges”, porque para el Doctor Pablo de Ballester, Borges es el gran innovador de la lengua española en el siglo XX.
La tesis que sostuvo Borges toda su vida fue que leer es más importante que escribir, porque cuando se lee se está reescribiendo el texto, por eso cuando le pidieron recomendara cien libros que había que leer, solicitándole fuera él el prologuista de ellos, siempre concluyó los prólogos manifestando: “Otros se jactan de lo que han escrito, yo me jacto de lo que he leído, no sé si sea buen escritor pero quiero ser un excelente lector”
Para concluir, el personaje Borgiano resultó ser otro Quijote, por intentar reproducir el Quijote palabra por palabra para tener una perfecta interpretación, esto humanamente es imposible, por lo tanto, el mensaje es que el Quijote hay que leerlo y releerlo toda la vida, porque es inagotable e inacabable. Vivan los libros.

miguel_naranjo@hotmail.com