REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 09 | 2017
   

Arca de Noé

¿La Antropología al servicio del evolucionismo?


Dalia Maria Teresa De León Adams

Intentar indagar desde cuando se dio inicio a la Antropología de manera fechada, es tarea difícil, por lo que algunos teóricos, quizás los más, proponen como precursores de la ciencia antropológica a los primeros frailes llegados de España a tierras indias, es decir, a América; ello bajo la encomienda de evangelizar.
Ejemplo de algunos de ellos fueron Fray Bernardino de Sahagún, Fray Bartolomé de las Casas e incluso el mismo conquistador Don Hernán Cortés. Posteriormente figurarían grandes colaboradores como Francisco Javier Clavijero o Fray Servando Teresa de Mier. Todos ellos con crónicas que dirigieron a la corona española bajo el concepto de prestar servicio al rey y, con ello legaron sin tomar consciencia, una serie de documentos de corte etnográfico, que son considerados actualmente como un testimonio antropológico invaluable.
Sin embargo para el renombrado escritor Ángel Palerm, la antropología se define como la historia de la “evolución” del hombre, de la sociedad y de la cultura. Las apreciaciones de Lucrecio en el siglo I a.C., de Jaldúm en el siglo XIV y el del padre Acosta (entre los siglos XVI y XVII) fueron las que realmente dieron pauta al estudio y a la investigación antropológica; apreciaciones que dicho sea de paso, sirvieron de base a humanistas filósofos e investigadores en relación al “progreso”. Ellos manifestaron su constante preocupación acerca de la problemática de la diversidad sociocultural; temática particularmente tratada por los denominados “evolucionistas”, siendo Inglaterra el lugar cumbre de sus teóricos, conceptos básicos por cierto, retomados de Durkheim.
El evolucionismo, el funcionalismo, el culturalismo, el estructuralismo, el positivismo, el difusionismo y el materialismo cultural, formaron parte del material analizado por Marvin Harris en su libro El desarrollo de la teoría Antropológica en donde textualiza:
-“La evolución entendida en el sentido de cambio de una forma a otra, es idea que pocas tradiciones ideológicas han dejado de aplicar a los fenómenos socioculturales. De esta concepción de la evolución ha sido históricamente, a pesar de su simplicidad la más característica de la cultura occidental, como lo prueba precisamente la resistencia con la que tropezó la mera noción del transformismo biológico.”-
Con la teoría evolucionista se habría paso al rompimiento con la orden ideológica tradicional europea. Sin embargo la apreciación evolucionista puede observarse aún a-priori a los conceptos teóricos de la Antropología, como es el caso de los escritos Bíblicos, en donde de manera mítica-religiosa, se intenta explicar el origen de la humanidad, el comienzo de la división del trabajo, la diversificación de las lenguas, la creación de las instituciones, etc., aún cuando los pasajes bíblicos adolecen de constatación científica, el concepto de evolución esta presente.
En el siglo XVII, siglo denominado de Las Luces” o de “La Ilustración”, el evolucionismo sociocultural fue influenciado por el pensamiento del poeta y filósofo materialista romano del siglo I, Lucrecio. Otros de los rasgos característicos fue el manifestarse en contra del origen constitucional propuesto en la Biblia, y la postura en torno a la aplicación de toda transformación en base a la teoría de causa y efecto. En este periodo entre algunos de los más destacados se encuentra Voltaire al intentar analizar la evolución del cristianismo en Europa, el desarrollo de la iglesia, el origen de los sacramentos y la evolución de los sistemas feudales; Edward Gibbon al abordar el análisis de la historia institucional; Vico, con su estudio de las transformaciones socioculturales y, Turgot, al periodizar la evolución de la humanidad en tres estados: el de la caza, el pastoreo y el cultivo, además de incluir una noción, actualmente aún no aceptada, de la relación entre el excedente económico y la estratificación social.
Pero no sería hasta el siglo XX, en que de alguna manera se pueda hablar del triunfo del “Evolucionismo”, comenzando con la teoría de la filosofía de “la Historia” de Hegel y con ella la Antropología.