REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 09 | 2017
   

Arca de Noé

PRI: Renovarse y no morir en el intento


Juan Carlos Abreu

De cara a la elección presidencial del próximo año, con el Presidente Peña Nieto con bajísimos niveles de aprobación y apareciendo en tercer lugar en las encuestas rumbo a los comicios del próximo año, el Partido Revolucionario Institucional se vio en la necesidad de buscar la forma para presentar un candidato competitivo así como de mandar un mensaje de inclusión y apertura.
Es por lo que previo a su Asamblea Nacional número 22, la mesa de trabajo que más interés despertó fue la realizada en Campeche, relativa a estatutos, donde se discutió y finalmente aprobó la eliminación de los llamados candados que impedían postular como candidato presidencial a quien no cumpliera con un mínimo de 10 años de militancia y haber ocupado un cargo de elección popular. Ahora, quien aspire a la candidatura tricolor deberá demostrar prestigio y fama pública además de ser competitivo para ganar la elección y comprometerse con el ideario priista.
Estas modificaciones estatutarias abren la posibilidad a aspirantes como el Secretario de Hacienda, José Antonio Meade, el de Salud José Narro y el preferido peñista Aurelio Nuño y de alguna manera ponen piedras en el camino a otros como el propio Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien pese a ser el mejor posicionado no se encuentra tan cerca del corazón presidencial.
Con el escenario adverso para mantener la Presidencia, el PRI se encuentra ante una verdadera encrucijada para elegir a su candidato y es probable que deje de lado a un cuadro partidista bien posicionado y apueste por construir una candidatura ganadora en la persona de Meade, Narro o Nuño. Y bajo esa lógica el PRI tiene mucho que ganar y muy poco que perder pues va a una competencia en la que ya se encuentra en desventaja, pero en la que no es imposible remontar.
La propuesta de Ivonne Ortega para que la consulta a la militancia sea el método único para seleccionar al abanderado del PRI fue rechazada, pero será considerada como una de las opciones que considere el Consejo Político Nacional para definir la forma de elegir al candidato.
La necesidad de mostrarse con un rostro diferente ha llevado al priismo a realizar otras modificaciones como cerrar el paso a los llamados chapulines, es decir a aquellos que van de una posición legislativa a otra por la vía plurinominal, ahora quien aspire ir a otra cámara tendrá que competir en una elección y ganar el voto de la ciudadanía.
Los priistas también consideraron que es momento de revitalizarse y por ello decidieron que el 30 por ciento de las candidaturas sea para los jóvenes. Aunque en muchas ocasiones hemos visto que esos jóvenes son los hijos de los viejos cuadros lo que no garantiza un auténtico cambio generacional.
Mención aparte merece el haber aprobado por unanimidad la inclusión de la comunidad LGBTTTI en el numeral 9 del programa de acción del partido.
Con estas modificaciones el PRI se prepara para enfrentar una de las contiendas más difíciles de su historia, en la que tendrá que ir cuesta arriba y dejar atrás viejos vicios y prácticas porque del resultado podría depender su supervivencia.