REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
25 | 11 | 2017
   

Arca de Noé

La culta polaca


Por Supuesto

El 22, canal comercial de la cultura
¿Tiene usted $226,200.00? ¿Le interesa que el canal 22, que depende de la Secretaría de Cultura y tiene presupuesto oficial, trasmita algún acto que usted ha organizado?
Pues llámele a Rigoberto Guzmán Trejo, "licenciado" -quién sabe en qué artes-, que es el Gerente de Ventas y seguramente que por esa lana hasta una posada particular le pueden trasmitir por el Canal que nació como una aportación gubernamental a la cultura del mexicano.
Seguramente que ni la Secretaria de Cultura, nuestra querida amiga Maraki, María Cristina García Cepeda, ni el Subsecretario, otro amigo, Saúl Juárez, están enterados de que se quiere hacer o se está haciendo negocio con la cultura, pero paladinamente se deja pedir ese dinero el "licenciado" Guzmán, so pretexto de que (y lo pone por escrito) "debido a circunstancias presupuestales Televisión Metropolitana S.A. de C.V., Canal 22, se ha visto obligada a cobrar los gastos de producción de nuestro programa emblemático La dichosa Palabra, a las instituciones que deseen contar con la transmisión del mismo, desde sus instalaciones"
"Los recursos operativos y de transmisión hacienden (sic) a un total de $195,000.00 pesos (recontrasic) más IVA…"
Verbalmente es más explícito: es que tenemos que trasladar el equipo (en el caso conocido no eran más de 3 kilómetros: de Churubusco a Coyoacán), hacer las instalaciones, pagarle a los 10 empleados (con sueldo del Gobierno) que hay que llevar y no especificó si también se cubren los honorarios de los conductores, su comisión como intermediario de la venta y tal vez a todos los empleados administrativos. Total que el Canal 22 está en oferta: ¿quién quiere que se dé a conocer lo que hace algún particular?
Todo empezó cuando el Director de la Escuela de Escritores de la SOGEM, que como se sabe es el heterónimo de esta sección, Héctor Anaya, le propuso al productor del programa La dichosa palabra, Fernando Navarro, que lo trasmitieran desde el teatro Rodolfo Usigli, pues la SOGEM les ofrecía el mejor recinto que pudieran tener para el perfil del programa: un foro con nombre de escritor y con el público apropiado de estudiantes, interesados en "la dichosa palabra".
Al productor Navarro le atrajo la idea (se han hecho trasmisiones parecidas desde recintos culturales, como el Colegio de México, el Claustro de Sor Juana y otros, que seguramente no han cubierto los elevados costos que ahora espera el señor Gerente de Ventas. ¿No es un contrasentido que una institución cultural, pagada por el Estado, con las contribuciones de los ciudadanos, tenga un Departamento de Ventas? ¿Pues qué vende? Pero Navarro planteó que quien decidía era la Dirección y tendría que pasar la proposición a las autoridades del Canal.
No se sabe si el director, que antes lo fue de México-País en Los Pinos, Pedro Cota Tirado (que conforme al escritor Rafael Pérez Gay: "El señor no sabe nada de cultura ni de televisión"), experto en cuestiones deportivas y que en Televisa se ocupó de estos menesteres, declaró que "Canal 22 tiene la facultad de buscar recursos propios y en ese sentido trabajamos (…( tenemos que generar mucho más de lo que hoy se hace (…( tenemos que salir a ese tipo de ventas en efectivo…", no se sabe si el director Cota le dio la instrucción a Rigoberto Guzmán de cobrarle a la Escuela de Escritores de la SOGEM por trasmitir desde sus instalaciones La dichosa palabra, pero así propuso el Gerente de Ventas, primero por teléfono y luego por correo electrónico: $195,000.00, más IVA, o sea $226,200.00
Se pondrá en conocimiento de María Cristina García Cepeda y de Saúl Juárez este modo de actuar y cobrar del Canal 22, con la esperanza de que intervengan y propicien que no se convierta la cultura en una mercancía puesta al servicio del mejor postor.

Los gobernantes, ¿no tienen amigos piadosos?
Ante el cúmulo de tonterías que sueltan por la boca o por escrito los gobernantes de los tres niveles (aunque algunos no alcanzan ni el del sótano), el ciudadano tiene que preguntarse: ¿qué no tienen un amigo piadoso que les haga ver las ridiculeces en que caen?
Porque de seguro a nadie le falta alguien que le diga: "Oye, esa ropa no te queda"; "Por favor: esos yins rotos son para jovencitos, no van bien con tus 50 años"; "Mana, esa ropa ajustada no combina bien con las llantotas que se te ven por todos lados"; "Ya deja de hablar como jovenaza. ¿No ves cómo se burlan de ti tus nietos?".
Ahora que a lo mejor, como dijera hace tiempo un funcionario gringo, Foster Dulles, "Los Estados Unidos no tenemos amigos, sólo intereses", ocurre lo mismo con los políticos y no tienen amigos, sino simples servidores incondicionales, que no se atreven a señalarles sus equivocaciones.
Y por eso repiten sus yerros y disparates: "La primer fuente de financiamiento", suelta uno, en vez de "la primera"; "Tenemos como principal prioridad…", balbucea otro, ignorante de que "la prioridad es única"; "El pronunciamiento de mi gobierno es en el sentido…", se atreve uno más a desafiar al ejército, que podría incluso matarlo, ya que el declarante no sabe que "pronunciamiento es levantamiento armado". Para su fortuna los militares tampoco consultan el Diccionario. Y muy recientemente, al hablar de los damnificados a quienes se va a ayudar, se habla del "erario público", pues jamás han reparado en que todo erario es público, pues no hay "erario privado", así como resulta redundante hablar de "asta bandera", pues toda "asta" es de bandera.
Ahora que al ver estacionadas alrededor de los hospitales del ISSSTE tantas ambulancias, el ciudadano también tendría que preguntarse si los señores que dirigen esas instituciones, a quienes se les suponen estudios universitarios, no saben que "ambulancia, procede de ambulare, que significa caminar, moverse y aplicado al vehículo debe entenderse como transportar", que nada tiene que ver con permanecer estacionado.
Y como los mandos policiacos no se distinguen tampoco por su conocimiento del idioma, permiten que los vehículos denominados patrullas, también se hallen estacionados fuera de los bancos, de alguna empresa que pague sus servicios o fuera del domicilio particular o de la oficina del funcionario a quien se quiere "proteger".
Pero conforme al Diccionario patrulla procede del francés patrouille, del latín vulgar patta, que era "planta del pie", "suela", lo que entraña caminar, rondar, hacer recorridos a pie o en transporte, pero nada tiene que ver con estar parado o estacionado.
Seguro: no tienen amigos, o nadie se atreve a corregirlos.

¡Que cobre sueldo de aprendiz!
Luis Videgaray -que algunos malintencionados motejan de Virreygaray-, es multifuncional -o Milusos-, como muchos genios de la burocracia: ya se desempeñó en el estado de México como Secretario de Finanzas, ya ocupó cargos de diputado y pastoreó al rebaño priista, perdió ante Eruviel Ávila la candidatura a gobernador mexiquense, pero sin rencor le ayudó en su campaña gubernamental. Volvió a ser diputado y Peña Nieto lo rescató para que fuera Coordinador de su campaña por la presidencia y de premio le entregó la cartera -no la propia, pero sí la del país- de Secretario de Hacienda. Y en tal puesto se consiguió de la revista londinense The Banker, sin compromiso alguno de por medio, desde luego, el nombramiento de "Secretario de Finanzas del Año, de Latinoamérica y el mundo".
Dio el gran paso al volverse el Consejero Áulico de la Presidencia y en funciones de Jefe de la Diplomacia mexicana (al fin que estaba en el puesto alguien que no iba a reclamarle por entremeterse: Claudia Ruiz Massieu), se le ocurrió invitar a hacer una visita oficial a México, a quien parecía ser el candidato a la presidencia de Estados Unidos, con facha de perdedor: Donald Trump.
Como es bien sabido, tronó el cohete y pactó con su cuate del alma, cuyas iniciales presidenciales son EPN, montar el sketch "Hablas y te vas", sólo para reivindicarlo tiempo después con el cargo anhelado, al que llegó con un asomo de honestidad: "Yo no sé nada de diplomacia, pero puedo aprender", porque en el ITAM consiguió título de licenciado en Economía, pero no en Relaciones Internacionales.
Y sin embargo, su franqueza, sólo fue declarativa, porque en rigor y de ser consecuente, habría tenido que ofrecer que le pagaran sueldo de aprendiz, mientras se enteraba de qué era eso de ser Canciller. Pero no, él empezó a cobrar como si supiera y comenzó a atropellar el Derecho Internacional, no sólo por su complacencia ante su Jefe Trump -a quien seguramente debe el nombramiento-, sino por violentar los protocolos. De buenas a primeras expulsó al embajador de Corea del Norte en México, Kim Hyong Gil, porque su país efectuaba lanzamientos de misiles, que al iracundo Donald le provocan derrama de bilis. Según los internacionalistas, por un Código de Viena, tendría que haber llamado al embajador, para pedirle explicaciones, luego podría haber hecho un extrañamiento y dejar la expulsión como una medida posterior.
Más recientemente, con pleno olvido de la Doctrina Estrada, que durante años fue el orgullo de la diplomacia mexicana, por su respeto a la Autodeterminación de los Pueblos y al Principio de No Intervención, Videgaray declaró que si Cataluña alcanzara la independencia que algunos catalanes están demandando, México no reconocería al nuevo Estado. Y todo esto, a petición de nadie: nomás por quedar bien. ¿O se lo habrán exigido sus cuates del Norte?
Ahora que como son tan estrechas y tan de mutuo beneficio las relaciones comerciales, culturales, políticas y económicas en general, que México sostiene con Cataluña, deben haber provocado en Barcelona estas palabras de Videgaray, un sismo tan atemorizante, como el sufrido en la Ciudad de México el pasado 19 de septiembre. Porque a partir de esa advertencia de Videgaray, decayeron los ánimos autonomistas de los catalanes y cabe suponer que Mariano Rajoy debe estar muy agradecido de la ayudota que se le dio para resolver el problema, o por lo menos para amenguarlo.
Y con todo y sus fallas, don Luis Videgaray sigue cobrando como si ya supiera de Relaciones Internacionales… Y es muy posible que hasta le entreguen un bono de desempeño y productividad este fin de año…

Los mesiánicos verdaderos
Carentes de una auténtica objeción política, los contrarios a López Obrador se manifiestan opuestos a él porque consideran que se trata de un "Mesías Tropical" que pretende imponer la ideología que suponen sus rivales afectaría sus vidas.
Un "argumento" que manejan y al que se unen de manera extralógica pero solapada, algunos de los miembros del Gabinete y el propio presidente Peña Nieto, es que pretende servirse de ideas del pasado que ya han sido superadas. Sin reparar en que el tal neoliberalismo o el posmodernismo que algunos presumen de seguir, ni son ideas de vanguardia ni cuentan con el apoyo de los reales pensadores políticos.
El neoliberalismo se alimenta de las antiquísimas "ideas naturales", que remitían a tiempos en que sin civilidad se imponían los más fuertes y sin mecanismos reguladores privaba la "Ley de la Oferta y la Demanda" en que el más rico podía arruinar a su competencia, pues sin la intervención del Estado nadie estaba en condiciones de ser protegido.
A eso se ha vuelto y a eso llaman modernidad, los que verdaderamente debieran ser calificados de mesiánicos, porque lo que el Calendario 2018 de la Política, preparado por Héctor Anaya y que no se vende en librerías, sino directamente por medio de pedidos al 5553-2525 o a abrapalabra@prodigy.net.mx, indica en lo referente al término, es lo siguiente:
Mesías. Del hebreo mĕšīăh, ungido, "El salvador del pueblo" de Israel y, por antonomasia, el elegido de Dios. Término en principio religioso, extendido a la política, pues en el Antiguo Testamento se identifica con un caudillo que salvará al pueblo de problemas que han parecido insolubles.
¿Y quién fue ese caudillo que prometió bajar el precio de los energéticos, elevar el ingreso, mejorar la educación, hacer un nuevo país, acabar con la pobreza, no con los pobres, porque en eso sí ha habido avances, terminar con el crimen organizado, abatir la delincuencia, conseguir lo que nadie (Mesías), si se le aprobaban las reformas que iba a proponer? ¿Y en qué paro todo? En un país en ruinas, con más delincuentes, más corrupción, más abusos del poder, persecución de profesores, matanzas de periodistas críticos, entreguismo a los mandatos externos, peor nivel de funcionarios… Y sigue la mata dando.
Lo que deberíamos tener es un Tlatoani, que era un gobernante mexica, mejor preparado y definido, según el registro de nombres de gobernantes, que aparece en ese mismo Calendario 2018 de la Política:
Tlatoani. Entre los mexicas no hubo reyes ni emperadores. Ni Cuauhtémoc, ni Nezahualcóyotl fueron reyes, ni Moctezuma emperador. Al gobernante se le llamaba en náhuatl Tlatoani, "El que habla bien", del verbo tlatoa -hablar, cantar, gorjear, algo equivalente al Retor de la griegos, El Orador. El Supremo Gobernante era el Uei Tlatoani, "El Gran Soberano". Figuradamente sería "El que seducía con la palabra", aunque ese título, Tlatolpatiani, identificaba al profesor.

¿Qué se sabe de la verdadera Política?
Si de algo va a servir ese Calendario 2018 de la Política, que prepara Héctor Anaya, será para saber realmente qué asuntos son Políticos y cuáles corresponden a la politiquería y a los traficantes de la verdad que pululan en los partidos.
¿Creen ustedes que las verdaderas ideas políticas las han proveído los llamados políticos? Pues no: en el Calendario se van a enterar de qué pensadores, filósofos, gente de ideas, que nunca aspiraron a puestos políticos, son los que aportaron las ideologías por las que se sigue combatiendo.
Seguramente han oído y usado expresiones políticas, convertidas casi en lugares comunes. ¿Pero saben quiénes fueron sus autores? ¿A quién se le ocurrió lo de La Madre Patria, o La Cortina de Hierro, La aldea global, la Sociedad de Consumo, La guerra fría o El cuarto poder?
¿Y cuántas frases célebres de políticos famosos se repiten, sin tener la menor idea de quiénes las concibieron? Como eso de que el hombre es un animal político, o que la política es el arte de lo posible o que en la guerra sólo te pueden matar una vez, pero en la política muchas.
Podrá enterarse el lector, también de las dos profecías que indican quién va a ganar las elecciones presidenciales de 2018 y se enterará de porqué debería legislarse sobre el papel de la llamada Primera Dama, ya que al votar sólo se elige al Presidente, pero en la práctica resulta beneficiada también la cónyuge y parentela.
Sabrá de un político del siglo XXI, que debiera ser ejemplo para todos, no sólo por su manifiesta honestidad, sino por la austeridad con que se comportó y la razonada ética de que dio ejemplo: un señor que presidió Uruguay recientemente, José Mujica.
Tiene mucha información ese Calendario 2018 de la Política y como la edición es limitada y no se vende en librerías, hay que apresurarse a apartar su ejemplar, al 5553-2525 o abrapalabra@prodigy.net.mx

¿Se honrará al Nigromante en su bicentenario?
¿Y a Marx, también?

Dos importantes bicentenarios de innegables e imprescindibles políticos, uno mexicano y otro alemán, según se consigna en el multicitado Calendario 2018 de la Política, podrían estar en riesgo de no ser festejados como merecen, ya que no agradan a la gente del poder, entre otras razones por ser declaradamente ateos, lo que hoy no es políticamente correcto.
No hacerle honores a Karl Marx, quizá se justifique por la sencilla razón de que no es mexicano, aunque sus ideas sean de las que mayor gravitación universal tienen, ya sea por la afiliación o por el rechazo. ¿Pero pasar por alto a Ignacio Ramírez El Nigromante, educador que se adelantó a su tiempo y propuso ideas que se aplicaron siglo y medio después, como el reparto gratuito de libros de texto y proporcionar a los escolares desayunos también gratuitos? Ni siquiera se le ha reconocido como precursor de esas ideas aplicadas por el mexiquense-guatemalteco, Adolfo López Mateos, tal vez el único presidente de origen extranjero que se tuvo en México.
¿No se le tomará en cuenta porque Diego Rivera provocó un escándalo al incluirlo en su famoso mural El sueño de una tarde dominical en la Alameda Central, con un letrero que lo identificaba como el autor de la frase "Dios no existe", título de la tesis de licenciado en Derecho, que presentó Ignacio Ramírez y que a Diego le obligaron a borrar de su obra mural instalada en el vestíbulo del Hotel Del Prado, derrumbado en el terremoto de 1985.
Pero si el sector oficial es omiso al homenaje que El Nigromante merece, pero que tal vez se le niega por la anterior razón y por haberse vuelto contra el santo laico del poder, Benito Juárez, tras haber sido su admirador y seguidor, las feministas estarán obligadas a recordar a quien también se adelantó siglo y medio a pedir para las mujeres un trato menos discriminatorio, más equitativo:
¿Qué escribió Ignacio Ramírez hace más de 150 años?
.La juventud no sólo debe ser instruida, sino también educada; y esto no se consigue sino con el trato social (…( Necesitamos hombres de entendimiento y de voluntad y no máquinas de memoria movidas por la petulancia de un ergotizador incurable.
.En los campos, el hijo del agricultor indígena, y en las ciudades el hijo del artesano, mal alimentado, mal vestido, emprendiendo día a día dos viajes largos de ida y vuelta y sin los libros y útiles necesarios, puede asistir un mes, un año, a la escuela, pero tarde o temprano desertará…
.En cada segundo se hablan ocho millones de palabras en la República Mexicana y se puede afirmar que son otros tantos millones de disparates. Esa abundancia de insensatez no proviene de ignorancia, su fuente está en el error; (…( ¿pero qué oír, qué leer cuando las publicaciones populares no contienen sino extravíos mentales…? Libros, periódicos, cartillas, catecismos, mapas, estampas para el pueblo (hacen falta(. Mientras esta necesidad no se cubra siquiera a medias, no seremos gente de razón los mexicanos.
.La mujer tiene hoy la personalidad religiosa y la civil, y sólo le falta la política; por la personalidad religiosa es ni más ni menos como el hombre, pues tiene la misma responsabilidad de sus acciones, los mismos derechos, idéntica inteligencia y las mismas esperanzas; Dios no distingue entre hombres y mujeres (…( sólo en la sociedad conyugal aparece subalternada (…( en los negocios políticos aparece la clase mujeril como un pueblo conquistado (…( Y, ¡cosa rara!, la mujer que no puede ser elector ni alcalde, puede ser reina…

Legisladores que no legislan

Los diputados y senadores se agarran del chongo por ¡quítame estas pajas! Porque les restan comisiones; porque les restringen canonjías y prebendas; porque no les respetan lo que en lo oscurito pactaron; porque no les dan el porcentaje de poder que creen representar; porque no les aprueban a sus candidatos para cargos del Poder Ejecutivo o Judicial; por motivos en general absolutamente personales o partidistas, que es lo mismo.
Y en desquite legislan al vapor o sobre las rodillas para lamentarse después con que no les alcanzó el tiempo, lo que se entiende porque trabajan menos días y menos horas que el resto de la población y en cambio perciben mejores remuneraciones por no hacer nada o por saber guardar silencio y observar lealtades.
En la congeladora -aun antes de que se inventara- se encuentran iniciativas que no les resultan provechosas a quienes mandan, aunque se las haya turnado el Jefe de Jefes o el Jefecito de los Senadores o los Diputados.
Pero La Culta Polaca, que es más molona que bonita, les agrega a las acumuladas iniciativas que debieran convertirse en leyes:
1. La declaratoria del español como idioma oficial (asunto que mantienen en el archivo muerto desde 1823).
2. Reconocimiento simultáneo de varios "idiomas nacionales", los más hablados, para no discriminar a otras lenguas practicadas en territorio nacional.
3. Prohibición expresa de que las universidades y la Secretaría de Educación Pública expidan títulos y cédulas profesionales de Médico Cirujano, a quienes no hayan cursado la especialidad de Cirugía, pues muchas de las muertes en hospitales derivan de la falta de conocimiento de los presuntos cirujanos que apenas si tienen barruntos de la profesión.
4. Revisar la condición de Primera Dama que se otorga a la esposa del Presidente elegido (con más o menos legitimidad), pues aunque la señora no recibe sueldo del Gobierno, las prebendas y prerrogativas que se le conceden, sin que esté obligada a rendir cuentas de ellas (gastos de representación, de transporte, hospedaje, vestuario, asesorías, empleados, vehículos, gastos médicos y cosméticos, custodia y demás, para ellas y sus familiares inmediatos), lo que grava al Estado y no se justifican, pues por ley, se elige sólo al Jefe del Ejecutivo y no a su cónyuge, así como en las empresas particulares se designa al Director General, quien se encarga de los gastos personales de la cónyuge y de sus hijos. ¿Por qué en una República se tiene que mantener al o la Consorte, como en las monarquías?
¡A desquitar lo que se les paga, señores legisladores!