REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 06 | 2017
   
Manuel González Serrano



Activo en las décadas de los 40 y 50, Manuel González Serrano es el creador de más de 500 obras inscritas en la llamada Contracorriente u Otra Cara de la Escuela Mexicana de Pintura, uno de los capítulos más interesantes de la modernidad mexicana.
Nacido en el seno de una familia acomodada, en la que el arte era presencia constante, pues su madre era pintora aficionada, González Serrano encontró su vocación a temprana edad y de manera autodidacta comenzó su carrera artística en la Ciudad de México, mostrando riqueza en la invención y fuerza en la expresión. Su particular estilo llamó la atención de la crítica especializada, no obstante, el artista no buscó la promoción o el éxito económico y esto, aunado al hecho de que su obra no fue justipreciada por la recatada sociedad de aquellos días, influyó en su estado de ánimo de manera constante.
Considerado hoy como uno de los pintores más destacados del país, los asuntos que más aborda en su pintura son: frutos, flores y árboles.
Dichas figuras desbordantes de energía vital contrastan con los ambientes de angustia y desolación que caracterizan sus paisajes, dando por resultado enigmáticas escenas cercanas en algunos momentos a las propuestas del surrealismo, la Escuela Mexicana de Pintura y los trabajos de Giorgio De Chirico, tendencias neorrománticas que influyeron asimismo en el trabajo de María Izquierdo, Juan Soriano, Rufino Tamayo, Federico Cantú, Juan O´Gormann. Agustín Lazo, Francisco Gutiérrez y Alfonso Michel.
A la luz del concepto “naturaleza herida”, que alude tanto a la noción de extrema sensibilidad del pintor, como a la vida orgánica, la muestra nos hará conscientes de cómo más allá de reconocer figuras, los espectadores somos capaces de identificarnos con el autor, de vincularnos emocionalmente con las obras de arte.
En su Exposición “Naturaleza Herida” que estará abierta al público hasta finales de agosto en el Museo Mural Diego Rivera, atrás de la Alameda, donde se podrá observar la claridad de este estupendo pintor. La curaduría estuvo a cargo de Helena Noval.









Articulos relacionados

.: Manuel González Serrano: viaje al subsuelo de una curaduría apasionada
    (María Helena Noval)
.: Zacatecas y Michoacán: las candidaturas independientes
    (Benjamín Torres Uballe)
.: La tragedia de JULIO CÉSAR, de William Shakespeare
    (Dalia Maria Teresa De León Adams)
.: Entrevista a Mario Bejos, psicólogo y terapeuta familiar - Pues así cualquiera
    (Valentina Winocur)
Obras de Manuel González Serrano

   Clik para ampliar y click en la imagen para cerrar.