REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 07 | 2019
   

Arca de Noé

Los peligros del segundo viaje


José Juárez

Viajar a cualquier parte del país siempre es un riego latente, pero viajar dentro del Estado de Michoacán se ha vuelto un verdadero peligro anticipado. Para quienes tienen que viajar una segunda vez, porque existe la necesidad, es obvio que tendrá que jugarse el todo por el todo, a pesar de conocer las consecuencias; es por supuesto un hecho que quienes nos introducimos a Michoacán por el lado de Tierra Caliente, tendremos que acogernos a nuestra buena fortuna y tomar al toro por los cuernos, armarnos de valor. Es necesario tomar nuestra propia decisión, muy a pesar de los riesgos, con tal de resolver nuestras urgentes necesidades.
En mi caso, y muy a pesar mío, tuve que viajar a ese Estado por segunda ocasión, el día 13 de agosto, donde tenía que hacer trámites para obtener un acta de nacimiento en Huetamo, Michoacán. El viaje lo inicié desde el Distrito Federal donde radico con dirección a Cuernavaca, Mor., al pasar a la altura de puente de Ixtla, donde se cayó un puente, había una desviación, a pesar de que los trabajadores con banderines hacían pasar a los vehículos que viajaban en sentido opuesto, sobre la cinta asfáltica en la que circulábamos; de pronto vimos que venía un trailers a gran velocidad cargado de naranjas y al no poder detenerse ni tomar la desviación se fue al vacío quedando colgados el motor y la caja de carga quedó acostado sobre su costado izquierdo tirando su carga sobre los montones de tierra y cascajo de los trabajos de reparación; por suerte no se llevó a los trabajadores que controlaban el fluido tránsito, si nosotros hubiésemos llegado un minuto antes quizás nos hubiese golpeado de frente. Pero el colmo fue que a unos dos kilómetros casi nos estrellamos con un caballo que cruzó la carretera con lentitud y probablemente nos hubiera roto el parabrisas, pero mi hermano quien conducía, logró esquivarlo con gran habilidad.
A pesar de estos sorprendentes acontecimiento continuamos hacia Amacuzac y seguimos nuestro camino con dirección hacia Iguala, Guerrero, durante una hora; aquí dejamos la autopista para proseguir, en compañía de mi hermano Hipólito y su hijo José Manuel quienes me acompañaban para no viajar solo.
Después de cruzar el anillo periférico tapizados en cada cruce de topes no señalados, lo que dificultaba el libre tránsito por esa ruta; media hora más tarde continuamos por la carretera 51, que es muy angosta y serpenteada con diversos paisajes maravillosos que exhibían todos los matices del color verde; aquí llegamos a las seis de la mañana y continuamos con dirección a Cd. Altamirano, lugar que colinda el estado de Guerrero con Michoacán.


A 7 kms., del lugar nos encontramos con un segundo accidente: el de un camión que trasportaba papel, y que se saltó el muro de contención que divide ambos arroyos carreteros; como éste tuvo lugar entre Arcelia y Tlapeguala, a las 8:30 ya estaban la policía de caminos y la cruz roja.
No son gratuitos nuestros temores de viajar por esta zona, como muestra les adjuntamos los últimos acontecimientos de esta zona: En primer lugar, Dalia Santana alcaldesa de este municipio fue detenida por la PGR esta mañana 13 de agosto a las 12:30. Según las investigaciones de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) de Michoacán, la alcaldesa de extracción priista ordenó el asesinato de Antonio Granados Gómez. A éste se le identifica como compadre de la alcaldesa y con el cual ella mantenía diferencias de tipo personal, argumentó el fiscal de Michoacán, José Martín Godoy Castro.
Como consecuencia, (el 21/AGO/2014) el juez mixto con sede en Huetamo dictó auto de formal prisión en contra de Dalia Santana, según el poder judicial de Michoacán, éste afirmó que la edil de Huetamo, es acusada de los delitos de homicidio y extorsión y se encuentra presa en el Centro de reinserción Social de Zitácuaro. Ella fue detenida en un operativo a cargo de la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), luego de que se determinó su autoría intelectual en el asesinato de una persona.
También se comprobó su participación en el delito de extorsión al cobrar el 20 por ciento de su salario a los 350 empleados del ayuntamiento para entregarlo al líder criminal Servando Gómez, alias ''La Tuta''.
Port otra parte también se señaló que cuatro elementos de la Fuerza Rural Estatal murieron la madrugada de este miércoles 20, tras una presunta emboscada por hombres armados en el municipio de Huetamo, Michoacán.
Otra más de las noticias que señalan lo peligroso de este estado en la actualidad es el siguiente: Al menos cuatro heridos y 18 detenidos en el enfrentamiento en Huetamo, tres de los cuatro policías rurales que murieron después de ser emboscados por pistoleros, en el poblado de San Jerónimo, perteneciente a este municipio de Huetamo, ya fueron reclamados por sus deudos en las instalaciones en la morgue local, según informó la Subprocuraduría Regional de Justicia, la cual añadió que la cuarta víctima permanece en calidad de desconocida.
Como ustedes comprenderán tuvimos que exponernos y así tomando nuestros propios riesgos, armados de valor salimos a las cinco de la mañana del jueves 13, de agosto este singular destino hacia el peligro inminente para resolver un error administrativo, al enfrentarse al burocratismo exacerbado en nuestro país, que se ha estado cometiendo con mis actas de nacimiento. Hace ya un año que tramité desde el Registro Civil diez actas de nacimiento, esta institución las solicitó a Morelia y me las mandaron de allá al Registro Civil del Distrito Federal con el apellido Juáres con “s” en la que me adjuntaban copia del libro donde me habían registrado. Al protestar personalmente y mostrar la única acta que me quedaba y que en 2010 había tramitado en Huetamo. La empleada de Morelia me dijo: ese documento no me consta que no haya sido alterado, a lo que yo le contesté: me está acusando de falsificador, ella repuso yo no he dicho eso solo dije que a mí no me constaba que sea original. No convencido pedí hablar con la directora y ella por supuesto me dijo que no me podían dar un acta si la copia que envió en su época 1939, la enviaron con “s”. Por lo que tenía que ir a Huetamo.
Yo le insistí a la empleada que vieran cómo en la misma boleta los apellidos de mi padre: Juárez y el apellido de mi madre Sánchez estaba escritos con “z” y le mostré mi pasaporte, la visa, mi cartilla militar, el registro de la Curp (Clave Única de Registro de Población) y mi credencial del IFE. Ella me contesto que lo sentía mucho que debía ir a Huetamo donde me registraron, pero eso era imposible de entender para dicha empleada. Dónde está la lógica y el criterio de los servidores públicos de nuestro país? ¿Qué podemos hacer, así es de cerrada la burocracia en nuestro país?
Debo advertir que viajar de Morelia a Huetamo también es peligroso, pues sobre el camino se encuentra muy cerca Apatzingán, la zona de los templarios, que no había otra opción. Así regresé de Morelia al Distrito Federal, muy desilusionado.
Solicitar un acta de nacimiento, un trámite que nos parece lo más sencillo en el Registro Civil de nuestro país. Pero hay de aquel funcionario y de su corto criterio, si por desgracia quien al ser registrado te tocó un empleado iletrado o con una caligrafía personal, ten la certeza que ya te fastidiaron el resto de tus días.
En mi caso el empleado que escribió mal mi apellido en el libro del Registro Civil, y después de 75 años de edad, ahora se apegan estos funcionarios ineptos, a la depuración del registros en línea, Sin embargo, esta situación se vuelve un dilema de interpretación pues todo mundo sabe que Juárez se escribe con “z”, aunque haya algunos que por criterio propio o esnobismo desee escribirlo con la letra que se le antoje, y esto es válido como en el caso de Javier hay personas que lo escriben con “x”. Lo que me parece inconcebible es que por un criterio obtuso, yo deje de existir como persona y como ciudadano mexicano.

México, D.F. a 21 de agosto de 2014

foto
Cabeza del Gral. Lázaro Cárdenas, hecha en una piedra rojo ladrillo con una altura de 20 metros, a orillas de la carretera Nacional 51.