REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 07 | 2019
   

De nuestra portada

Birdman o la virtud de dialogar cinemáticamente


Joel Gustavo Rodríguez Torall

                                               Para Betssy

Alejandro González Iñarritu nos presenta una película que dentro de su filmografía es indudablemente la mejor, pero que no deja de mostrarnos la asimilación de propuesta americana en todo momento, demostrándonos quizá que se vistió sin ninguna duda para sacarse la espina de ganar el Oscar, cosa que no sabremos hasta que pase, lo que sí sabemos es lo que vemos en ella. Hay indudablemente un gran trabajo tanto en la producción como en el actoral, en donde Emma Stone en su personaje de Sam Thompson resulta ser un personaje clave en el conflicto interpretado por Michael Keaton quien actúa como Birdman/Riggan Thompson. La película es intimista e invita a un laberinto en la vida de una celebridad y del impacto del valor o valores buscados, sobre todo el del reconocimiento (en esto bien puede ser un espejo del mismo director). Un gran acierto es contar la historia en camerinos tras bambalinas y hacer la representación de una obra de Raymond Carver, esto le da un sentido de identidad, de lucha por la vida y de mera representación. Las actuaciones de Naomi Watts son arteras pero en el caso de la histrión es algo acartonada, mientras que en el caso del actor Edward Norton, su actuación forma parte de choque, relevancia, ya que entra en escena para enriquecerla, y se vuelve el amor de su hija Sam Thompson (Emma Stone), provocando sentimientos encontrados en el personaje de Michael Keaton: Riggan Thompson. Lo que nos deja ver una buena dinámica actoral entre ambos logrando sensaciones inevitables en el espectador, un verdadero Qua pro Quo. Pero lo verdaderamente inesperado es el alter ego de Riggan Thompson con su Birdman paranoia y psicosis parlanchina, que lo pone a prueba a partir de cualquier duda al respecto de lo que puede ser un éxito. Quienes se vuelven una revelación en Birdman es Zach Galifianakis, actor más especializado en comedías, como la famosa secuela de: ¿Qué paso ayer? Sin embargo en Birdman realiza una actuación más sobria, consistente y bien lograda como el socio y abogado de Riggan Thompson en la puesta en escena de la obra de Raymond Carver. Y bueno la que es para mi gusto personal realmente la revelación de la película es Emma Thompson, es quien da mucho sentido al drama personal de Riggan Thompson, y representa a la persona con quien tiene tanta culpa como padre.
Por otro lado y dentro de esta quizá desesperada búsqueda del reconocimiento de la celebridad, en que cae Riggan Thompson, en una serie de nuevas valoraciones acerca de la frivolidad que se da en redes con celebridades provocadas como Miley Cyrus, Kim Kardashian, o Paris Hilton que por hacer algo insignificante como mostrar su trasero se vuelven trading topic en las redes sociales. En esto y de una manera muy sugerente, González Iñarritu logra una aguda crítica a las mismas de las cuales él mismo en su persona, ha sido afortunado como víctima, y más ahora que se den los ganadores de los Oscares.
Ahora bien Birdman no se queda ahí solamente no, González Iñarritu como buen cineasta e intelectual aprovecha a su Birdman, para hablarnos de su propia mirada y hacernos un diálogo y una disección de las películas y directores que de algún modo han inferido en su quehacer cinematográfico, en mi caso personal he de hablar de a quienes reconozco en la propuesta de Birdman/González Iñarritu: En primer lugar y de un modo directo y quizá no muy evidente es a Martin Scorssesse con la película Toro Salvaje de 1985 en donde Robert de Niro da vida a Jake LaMota boxeador en donde la paradoja es que para interpretar a la LaMota De Niro se operó para demostrar la obesidad del personaje como se volvió a operar para quedar como Robert De Niro, siendo que pagó más en sendas operaciones que lo que ganó por hacer la película, esto da el tono con Michael Keaton al volarse la nariz, para demostrar que su personaje en la puesta de teatro daría sangre. Cabe señalar el sentido de confesión íntima en los principales monólogos de Robert De Niro, para hablar de la vida de LaMota, (en esto hay mucho en los momentos de duda de Riggan Thompson) y ese interesante diálogo que realiza al final de la película en donde menciona el parlamento de Nido de Ratas (1958) interpretado por el gran Marlon Brando, y dirigido magistralmente por el cineasta Elia Kazan. En segundo lugar voy a poner en definitiva a Woody Allen quién en sus películas siempre existen esos extraños diálogos filosóficos que son combinados con bromas, algunos arteros y muy bien logrados, en Birdman González Iñarritu hace uso de ello, tanto con finesa como con maestría, sobre todo con las actuaciones de la representación teatral entre Naomi Watts y Edward Norton, principalmente. De las películas que recuerdo en el manejo del chiste filosófico de Woody Allen y que muy probablemente están de algún modo relacionadas con Birdman son las siguientes: Crímenes y pecados de 1989, Maridos y esposas de 1992 y que es la última que realizó al lado de Mia Farrow, película que apareció en medio del escándalo de su separación; Mighty Aphrodite (Poderosa Afrodita) con la hermosa y gran actriz Mira Sorvino quien por su papel de la prostituta Linda Ash obtuvo el Oscar como mejor actriz en 1995; y la que me parece que tiene el lazo más directo con Birdman dirigida por Woody Allen es Celebrity de 1998 acá conocida como: El precio del éxito, en donde Kenneth Branagh con Leonardo Di Caprio, Wynona Ryder y la espectacular Charlize Theron realizan una película con altas y bajas dentro de la búsqueda de un primer espectador que quería ser escritor y que realiza un periodismo del espectáculo, y que a su vez le toca vivir con las celebridades sus caprichos, manías y su falta de solidaridad y compromiso con los semejantes. Celebrity a su vez está conectada con la película del director de cine de autor italiano y gran exponente de una mirada crítica y feroz del mundo: Federico Fellini quien debiera ser el primero de la lista pero lo ponemos en el tercer lugar, porque Birdman es una cinta más a la idiosincrasia norteamericana que al cine universal per se. En el caso de Fellini la película que homenajea de algún modo y que dialoga de manera intrínseca González Iñarritu es. La Dolce Vita (La Dulce Vida) de 1960 actuada por el gran Marcelo Mastroianni y con la recién finada actriz sueca: Anita Eckberg. Esta película nos habla del glamour de la celebridad, de su soledad y de lo que tiene que vivir esas personas que viven en la pantalla de los paparazzi, pero que no pueden ser personas normales. En Birdman también se da una revisión de una vida disipada, y de la irresponsabilidad de traer hijos y de no criarlos. He nombrado una y otra vez la filosofía en el cine relacionado con Birdman supongo que habrá más con las que haya dialogado o coqueteado González Iñarritu; sin embargo de lo que nos habla González Iñarritu en la película es sobre la filosofía del ser y sus valores, la angustia es drama en donde hay una especie de distancia, un drama que quizá sólo pesa en la apariencia, la subconsciencia manejada con el Birdman nos remite al cine de: Walt Disney con: Pepe Grillo, de Pinocho y cuando vuela por la ciudad y ese túnel a toda velocidad indudablemente a Peter Pan, en esto hay una metáfora con la verdadera inmadurez de Riggan Thompson, un personaje que tiene distorsionados los valores reales de ser amado con el de ser célebre y festejado.
La percusión de jazz a base de un solo virtuoso incluso imaginativo de la batería, me remite a la bohemia de los beats como a Otto Preminger el cineasta austrohúngaro y su filme El Hombre del brazo de oro, realizado por Frank Sinatra quien era un apostador compulsivo y que además es adicto a la heroína, en donde la música de Jazz está presente.
Alejandro González Iñarritu nos demuestra una gran broma también, ya que nos despierta una expectativa que le permite que la película termine 20 minutos antes y nos acrecienta un morbo como espectador esperando algo fatal, y el final con la gran sonrisa y divertida cara de Emma Stone en primer plano nos dice el final.
A mi me parece que Birdman es con mucho, la mejor película de González Iñarritu, sin embargo su fortaleza también puede ser su principal enemigo ante la premiación del Oscar ya que por muy americana que sea, las reflexiones del cine americano nunca llegan a ser profundas y aristotélicas, son reflexiones por entero mediáticas.