REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 05 | 2019
   

Confabulario

Carta de Amor: Soñar


Rafael Martínez de la Borbolla

Me gusta soñar despierto; imaginarme lugares que no conozco, hacer viajes en la cabeza a naciones lejanas y místicas, saborear sabores desconocidos, admirar tonalidades de colores como si de un cuadro se tratara, pensar cómo será en realidad tal o cual persona. Soñar con los seres queridos, con los que ya no están, con los que decidieron irse o con los que dejamos. Comprender la faceta oculta que todas las personas cargan, aquéllas que nadie ve, que todos esconden, pero que se siente, esos tonos negros que motivan el actuar humano, algunas veces sin saber por qué.
Soñar en situaciones que no son las mías, más favorables y con menos errores, soñar en aventuras que jamás realizaré pero el solo soñarlas me alegra el alma, en que mis problemas se resuelven así de golpe, como de manera mágica y ya nada más hay risas, porque a veces cuando la razón es capaz de entender lo sucedido, las heridas en el corazón ya son demasiado profundas. Que no existe el dolor y se ha vencido al miedo. Soñar con un mundo donde los imposibles son posibles, donde mañana siempre empieza otro día, donde los besos con los ojos cerrados son los únicos que cuentan, donde se oyen las risas exageradas de los niños, donde prevalece la verdad y la justica, en donde no existe la traición.
Sueño un mundo en donde los amores son sinceros y se quedan, donde la mentira está pasada de moda, donde el único interés es hacer feliz a los que nos rodean, donde si alguna vez se tiene que llorar siempre habrá alguien después quien te saca una sonrisa. Soñar en un lugar en donde el respeto es una constante, donde la avaricia y la envidia han desparecido, en donde nadie es ordinario y sí todo extraordinario, bastando mirar en silencio y fijamente para descubrirlo y en donde jamás pasaremos desapercibidos si nos encontramos a alguien que nos fue importante.
Soñar con un escenario donde la simulación no existe, donde todos se presentan tal cual son; con sus luces brillantes y sombras obscuras, un escenario donde lo que importe sea la esencia de la persona, donde la bondad ha vencido a la maldad, un lugar donde no existan víctimas ni victimarios, donde se aplauda a los intrépidos y se reconozca que vale más actuar exponiéndose a arrepentirse, que arrepentirse por no haber hecho nada.
Sueño con un mundo en donde el hombre no conquista a la mujer por el oído, la conquista haciendo volar la inteligencia de su imaginación, donde se puede matar al soñador pero nunca el sueño, porque en la adversidad son los que se mantienen vivos, fortalecen las emociones, les dan armas a los débiles para reconstruirse, renuevan las fuerzas de los impacientes, reaniman a los deprimidos, convierten a los inseguros en gentes de especial valor. Los sueños hacen que los tímidos tengan arrebatos de osadía, que los derrotados construyan oportunidades y en donde el futuro nos espera en lugares jamás imaginados y porque todo lo que tiene que ser será. Sueño contigo.

@rafaborbolla