REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 08 | 2018
   

Arca de Noé

Carta de amor: Hermana


Rafael Martínez de la Borbolla

    “Los amigos vienen y van. Hoy los tienes y mañana no.
    Pero, tus hermanos nunca dejarán de serlo”.
    Anónimo


Querida Hermana.

Siempre has estado a mi lado y yo te lo agradezco, quizá deberías no contestar esta carta, que por una vez esa intensidad y explosividad que hay en tu temperamento se controle, que te des un tiempo para la reflexión. Que la respuesta quede únicamente en tú corazón. No se gana nada con respuestas enardecidas, el decir la última palabra tampoco es sinónimo de triunfo ni de salirse con la suya, no pongo nada a debate, solo te escribo mi sentir, a veces el silencio es la mejor respuesta. El tiempo es el único que al final da el veredicto y dicta todas las sentencias.
El mundo no es fácil, no es como nos lo imaginamos de pequeños, al final de una u otra manera todos se chingan. No hay salvación, para vivir se debe de pagar una cuota de sufrimiento, algunos la pagan de madrazo, otros poco a poco pero al final todos sufrimos. Lo sabio es no ponerse de pechito.
Un hermano comparte memorias de infancia, sueños de adulto y lucha tus causas como suyas. Desde pequeños fuiste mi preferida, existió una especie de complicidad y confianza que siempre me acercó a ti. Reconozco la bondad que existe en ti y esa gracia que hace que todo mundo te quiera. También por algún motivo que desconozco, pues habría que suponerse que los hijos educados por los mismos padres, aunque con distinta personalidad, deberían de tener visiones comunes dentro en este mundo donde vivimos, quizá por carácter tienes una tendencia a sentirte querida y aceptada, la verdad es que a mí esa parte nunca me preocupó, lo más extraño que ante mi óptica no le tienes que demostrar nada a nadie, eres única y sensible, completa, en una balanza de luces y sombras tu día es mucho más largo que la noche.
El que no comulgue con tus ideas, puntos de vista o aseveraciones no significa que esté en tu contra o sea tu enemigo, al decirte lo que pienso no busco riña, únicamente es que tengo una visión sobre determinados temas distintos al tuyo, las personas se sienten a gusto cuando escuchan lo que quieren oír, cuando no hay réplica a ninguna de sus ideas; es una fácil zona de confort, lo que no identifican es que la mayor parte de esa aceptación es derivada de una amistad sin compromiso con personas que únicamente se reúnen en la frivolidad de la sociedad, de familiares que evitan una discusión, o por parejas que no privilegiarán un enojo sobre una noche romántica y más aún si es algo por lo que no se sienten les pueda afectar, o por hijos que están emprendiendo el vuelo de la vida y su universo son únicamente ellos, pero ya en la soledad cada quien enfrentará sus infiernos, recuerda que nadie es tan feliz como dice ser y tampoco tan infeliz como cree. El mundo es una acuarela donde las ideas son pintura.
Nadie tiene la verdad absoluta, incluyéndonos tú y yo, el tomar como afrenta cualquier cuestionamiento representa poca madurez y seriedad y aún más de alguien que no tiene ningún dolo, interés personal, económico o de mala fe hacía ti. Se vale escuchar opiniones diferentes, antagónicas, ya después cada quien que saque sus conclusiones, al descalificar las ideas del otro se quema un puente; el de la comunicación y confianza. Agobia la inminente explosión que ocurrirá cuando escuchas un No, eres tan predecible que es apuesta segura.
Tampoco creo que se deba aceptar la critica por decreto, pero sí aseguro que debe tomarse en cuenta, espero hayas entendido que la vida no es un Carnaval, no se trata de caerle bien a todos, sería imposible, la vida es lucha y reto, cada quien escoge sus aliados y también decide cuándo abandonarlos, pero en medio de tu gran empatía y desempacho para apoyar a los necesitados en cosas materiales, demuestras una rigidez ante tu verdad y mundo paralelo que te has construido que cansas.
Lo fácil sería darte por tu lado, sí a todo, aunque también sabemos que reclamarás ante esa obvia situación, la salida sería que si no quieres réplicas hables con las personas de siempre y dado el caso de querer escuchar otros puntos de vista, acudas a tu hermano, en muchos temas de seguro estaremos de acuerdo.
Nadie le debe nada a nadie, al final estamos con quien queremos estar y con quien nos sentimos respetados y queridos, con los que nos acompañan en el camino, así como tú me has acompañado en mis momentos más álgidos y difíciles. Como con insistencia te he mencionado, el Toro desde el redondel se ve distinto, cada quien al final es el único que entiende sus dolores y sufrimientos, cada uno en la soledad de la noche sabe su sentir. El discernir desde la distancia basados en una realidad distinta sobre los hubieras, deberían y hagamos no es válido en todas las ocasiones, por el simple hecho que para la realidad del otro simplemente no es posible. Las situaciones, para bien o para mal, son como son, ahí están plasmados los hechos y no se pueden cambiar por el simple hecho de decretar o por tener buenas intenciones. Tan fácil sería.
En el futuro, si quieres y te importa escuchar mi pragmático punto de vista, háblame, siempre estaré para ti. Para todos envejecemos, menos para los hermanos. Sabemos cómo fuimos siempre. Compartimos los códigos, recordamos las peleas familiares y los secretos, el dolor y las alegrías. Vivimos fuera del tiempo; Dios, la causalidad o destino, la genética y el universo nos presentó.
Los hermanos no necesitan palabras, han perfeccionado un lenguaje de guiños, sonrisas, ceños fruncidos y expresiones sorpresa, que pueden socavar cualquier cuento que les estés contando pues se conocen desde siempre. Recuerda: Tú eres un paraguas en la tormenta que estará a mi lado cuando salga el arcoíris, dulce es la voz de una hermana en los tiempos difíciles, eres faro que ilumina para los que te rodean. Hay todavía mucho camino por recorrer, alegrías que celebrar, heridas que curar, lágrimas que derramar, sueños que realizar, aires que volar, abrazos que dar. Te quiere tu hermano.

@rafaborbolla