REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
16 | 10 | 2019
   

Confabulario

Alucinaciones progresivas


Yurazzy

A. Sobre mi cabeza camina una araña espesa, ermitaña y muy violenta. Se posa ahí durante horas y me visita puntualmente cada sábado desde el año 92. Desde entonces ha insistido en tener conversaciones prolongadas sobre nuestras vidas pero dudo cada vez más en confesarle un sólo secreto sobre tú y yo. Sigo pensando que dicho insecto ha dejado de ser totalmente confiable.
Por situaciones espeluznantes como éstas, mis otras personas y yo empezamos a creer que el cielo no es azul con blancos figurativos y que los pensamientos más lúcidos son los más lejanos durante la lucidez del ser humano.
Hemos dicho todos al mismo tiempo que el camino más corto hacia casa es la peregrinación sobre manos transitando en las arenas efervescentes del mar más pequeño del mundo.

B. El párrafo comienza evidenciando la locura del escritor. Entre los temores más grandes de su mundo está la errónea interpretación de todos los silencios.
Dice él mismo que de las colinas pueden mirarse descender textos antiguos redactados en tercera persona. También afirma que el mundo sólo ha existido dos segundos y que esto donde vivimos es sólo una especie de falso holograma. ¨La imaginación fuerte genera el hecho¨

C. Alucinación progresiva desfragmenta su vida en cámara lenta.
La comedia se ha convertido en tragedia porque la parodia esta vez hace escarnio de ella.
Periodo desdichado que se va acrecentando entre sus manos enloquecidas por el temblor. Se percibe en ella un deambular desorientado, tartamudeo: ofuscamiento severo.
Esto coincide completamente con un sometimiento voluntario a un tipo de imaginación desbordante que seduce desde los puntos principales del pensamiento.

D. Hoy nos rodea este dolor inexorable, perpetuo, calcinante y demoniaco.
Vivimos todos juntos en penumbras que se mezclan con tonos de un gris muy pesado -somos laberintos entre noches infinitas.
La persona que cuenta esta historia es una persona rentada que se hunde en mares que sangran y ofenden. Persona vagabunda en la mente de otras personas de la misma persona.
Descubrimos poco a poco diferentes mares convergiendo en las rendijas de su pecho, mares de miedos abominables que rebasan esta alucinación y la queman.

E. Algo está por terminar. Esto sólo es otra sensación más que se conjuga con el pasado futurístico en el que se acaban todas las tormentas -delirios extremos visitando mis jardines.
Me dice de nuevo algo sobre la desintegración de piernas y brazos, susurros de llanto que inundan su isla. Me dice de nuevo con más insistencia algo que no puedo imaginar. Ofrece la descripción más precisa de aquellos momentos pero resulta inservible para una mente que está fugitiva.

F. Aterrizan pensamientos selectivos escogiendo mis más erradas reflexiones -indudablemente la locura también es otra de estas alucinaciones.
Miro hacia un espejo que me da de frente y tiro un dardo.
El reflejo se vuelve turbio, el dardo se desvía y la imagen completa es proyectada. Un tipo de ceguera en la memoria genera perfecta ambigüedad entre aquel objeto humano y mi cuerpo. Desconocidos polvos hicieron una brecha intencional que aún sigue distanciando a mi persona de aquella otra.

G. Tengo la sana intención de mirar por la ventana y escaparme de estos líquidos impregnados en mi sangre.
Hemos vagado tan lejos como quienes nacieron y murieron prisioneros. Esta noche vamos aún más lejos.
Dejaré de confundirles el rostro con la mancha que tiene el sol en su sien. Hoy nosotras escapamos del diagnóstico imposible.
Nos adentramos en la cuenta regresiva y empezamos a contarles por escrito de qué van los cuentos sometidos hábilmente a afectaciones tan invisibles como ciertas. Tengo la sana intención de no dejarme despertar porque estoy segura de jamás haber dormido.