REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 07 | 2019
   

Letras, libros y revistas

Crónica de la eternidad


David A Figueroa Hernández

Crónica de la eternidad. La historia de México resulta un verdadero tesoro sin importar la fecha de la que se hable, en cada etapa se recrean documentos, testimonios, hechos trascendentes, acervos particulares y hasta referencias biblio-hemerográficas en otros países y en otros contextos, que permiten un conocimiento global acerca de hechos suscitados hace siglos.
Sobre esta importante gama a la que referimos nos llega este importante texto, que más allá de contribuir a solidificar conocimientos respecto a la exploración, Conquista y época colonial de nuestro país, aporta una serie de investigaciones que el autor llevó a cabo en diversos archivos históricos de varios países; así, su contribución al estudio de estos importantes periodos históricos resulta en una tesis verdaderamente asombrosa que, de ser cierta, deberán reescribirse los libros de historia y la historia misma como la conocimos en la escuela y universidad.
El francés Christian Duverger visitó nuestro país en el año 2012, para presentar este importante libro en el que refiere al oscurantismo de varios personajes, fechas y documentos para aclarar datos biográficos e históricos sobre la participación de Bernal Díaz del Castillo en los hechos que él mismo refiere en su obra magna La Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España, que todos nosotros leímos y estudiamos en las aulas.
En este sentido, Duverger aporta dos importantes aristas. Por un lado, hace un seguimiento pormenorizado de Hernán Cortés, a quien Díaz del Castillo acompaña en sus exploraciones, cómo fue su vida en torno a sus viajes, a la Conquista de Tenochtitlan y su relación con la Corona española, la cual, le contrajo contados problemas legados a sus descendientes por el simple hecho de ser hijos del conquistador y que por múltiples intereses reales, resultaban (don Hernán Cortés y su descendencia) nocivos por su relevancia histórica derivado primero de sus exploraciones y conquistas; segundo, del importante menaje que de ellos se derivaron y que resultaba una importante erogación económica para la Corona.
Por otra parte, el autor describe la participación de Bernal Díaz del Castillo en los hechos de la propia Conquista; hace una importante aportación intelectual al rastrear minuciosamente su nacimiento (incierto) hasta varios siglos después de su muerte. De esta importante recopilación, Duverger nos aporta un dato que a simple vista resultaría indómito: Díaz del Castillo era un personaje iletrado y no pudo -según la investigación del francés- ser el autor de La Historia Verdadera de la Conquista de la Nueva España al ser un simple soldado raso, sin ninguna experiencia literaria”. Así de importante y radical resulta esta lectura.
Conforme el lector se adentra en la investigación, pareciera que Bernal Díaz del Castillo fuese un testigo silencioso, sin embargo, su papel protagónico -aunque no tan importante como lo mencionan los libros conocidos- tendría una importante valoración al ser el guardián de tan importantes líneas; como menciona el autor, al ser un personaje iletrado, poco pudo aportar al ámbito literario. Sin embargo, los diferentes escritos que conllevaron a la magna obra de la “Historia Verdadera”, resultó de líneas que surgirían misteriosamente y que con el tiempo, la descendencia de Díaz del Castillo, su hijo Francisco propiamente, lograría dar a luz aunque con algunos matices.
El presente libro es sin duda una aportación científica pero sobre todo histórica que los mexicanos deberíamos leer y diversificar nuestros criterios sobre la historia que escribieron los vencedores; para quienes no compartan los hechos que el autor nos presenta, sí deben reconocer que la metodología histórica y la objetividad científica, son los principales aportes de un extranjero que ha dedicado su vida a estudiar la compleja historia de México en sus primeros siglos de existencia como resultado del encuentro de dos mundos.

Crónica de la eternidad. Christian Duverger. Taurus. 2012, 335 pp.
dfigueroah@yahoo.com.mx