REVISTA DIGITAL DE PROMOCI脫N CULTURAL                     Director: Ren茅 Avil茅s Fabila
19 | 07 | 2019
   

Letras, libros y revistas

Besolario, acci贸n de besar, territorio solar, emoci贸n solitaria


Leticia Herrera 脕lvarez

Coordinaci贸n de Extensi贸n Universitaria de la Universidad Aut贸noma Metropolitana nos hace llegar el libro de poemas de Citlali Ferrer en que la autora nos cuenta c贸mo es que se alcanza el lecho luego de enamorarse, o como es que una pareja se enamora, luego de estar en el lecho, un lecho vertical, acorde a nuestro tiempo, en que 鈥渄urante a帽os se ha alimentado la pasi贸n frente a la pantalla鈥, hasta el merecimiento del descanso, agotados por la materializaci贸n 煤ltima de la realidad virtual.
Alejado del romanticismo del siglo XIX que refer铆a el exotismo de amores intercontinentales, amores internacionales al menos, atra铆dos por el magnetismo de un acento distinto al pronunciar el protocolo del cortejo, el idilio tiene lugar esta vez en un paisaje trastocado en que el sol no s贸lo procura calor a la manera de la tierra natal, sino que llueve en luz para regar lilos, moras, lulos, laureles, ciruelos, y de manera fundamental, el 谩rbol que enreda sus ra铆ces entrepiernadas bajo la s谩bana, hasta elevar las ramas donde se desear铆a trepar a un ni帽o -驴hijo?- para 鈥渁lcanzar las estrellas鈥.
Extra帽o sinsentido es el deseo de alejamiento; el viajar y viajar, con el deseo de encontrar finalmente esa tierra donde no sentirse extranjero para arraigarse en ella con avidez de encontrar el florecimiento. Un lugar parecido al nuestro, pero que no sea el nuestro, como si se buscara una nueva cosecha global de la nostalgia. Una generaci贸n de amantes globales muy diferentes a aquellos del romanticismo cl谩sico que sol铆an ser al un铆sono exaltados y tr谩gicos, impedidos por la problem谩tica de los requisitos migratorios que confer铆an un car谩cter ef铆mero a su romance y los dotaba sin embargo de una libertad e intensidad particulares para ejercer el erotismo sin las prevenciones del protocolo de clase, el familiar o el social, aunque amenazara la exclusi贸n al t茅rmino del encuentro.
El desapego del elemento patria o naci贸n, ya no entendido como traici贸n al ancestro, sino empujado por la euforia de la migraci贸n, a ratos forzada por razones econ贸micas o b茅licas, ha cambiado el panorama.
驴De qu茅 materia est谩 hecho el poeta que osado indaga sobre su naturaleza m谩s 铆ntima y se muestra al lector en su desnudez profunda?
Canto al amor sensual, validaci贸n del amor por sobre la adversidad, los poemas de Citlali cantan su euforia.
A manera de sutil llamado a ser comprendida en sus motivaciones naturales. 鈥淓l amor mueve monta帽as鈥, dice a su hijo en la dedicatoria, como una excusa humor铆stica que quiz谩 busque exculparla y salvarla del juicio en una sociedad a煤n conservadora en la que 鈥渕adre mata mujer鈥, como he apuntado ya en una chiribita. Una sociedad en la que si bien el hijo preferencialmente 鈥減ertenece鈥 a la madre durante su crianza, m谩s tarde la madre 鈥減ertenece al hijo鈥, quien figura tras bambalinas como poderoso custodio frente a una nueva pareja.
Presentaci贸n y Ep铆grafe de Gonzalo Arango: deseo de eternidad y presencia l铆mbica, noche, sue帽o, sin pretensi贸n de porvenir. Es el presente, s贸lo el presente, lo que exige un v铆nculo as铆. Su car谩cter ef铆mero exacerba el deseo de retenerlo en la memoria. Por ello hay que escribirlo, hacer la cr贸nica del encuentro paso a paso. Describir el entorno, las coordenadas, los hechos. 鈥淒e nubes hubo un mar/ un sol intenso/ agua quemada y cielo.鈥
Citlali no se toma tr谩gicamente ese asunto del sexo. La sexualidad femenina ha perdido su car谩cter dram谩tico y ganado legitimidad social, gracias a las feministas de todo el mundo; as铆 han declarado las italianas de los 80麓s:

Dito, dito, dito
Orgasmo garantito,
Cazzo, cazzo, cazzo
Orgasmo d麓astrapazzo

Dedo, dedo, dedo
Orgasmo garantizado,
Cogida, cogida, cogida
Orgasmo maltratado


(La traducci贸n es m铆a)
Padecer el resto de la vida por un amor frustrado es 鈥渙bsoleto鈥 y ella se lanza a la reinvenci贸n del amor, el amor sin pre谩mbulo ni futuro comprometido esta vez.
鈥淪ol, en tu Ombligo est谩 la O con la que habr茅 de Ornar mi
Obsoleta Oscuridad.鈥
鈥淗ay que volver a inventar el amor鈥
, nos recuerda al citar a Arthur Rimbaud en el ep铆grafe que parece remitirnos a Niestche en su 鈥淒ios ha muerto鈥, si bien lo matamos para conquistar tan s贸lo la locura.
驴Quedar谩 ahora una nueva generaci贸n de amantes satisfechos pero desquiciados por desarraigo o desapego emocional?
Lo que es claro es que se ha dado ya una atomizaci贸n de las familias tradicionales, aqu茅llas que hablaban de patria y herencia paterna. La econom铆a demanda la apertura de escenarios para el amor internacional en que no se sabe a煤n qui茅nes permanecer谩n en el territorio que nos vio nacer y qui茅nes m谩s habr谩n de poblar en nuestro coraz贸n ni por cu谩nto tiempo.
鈥溌縌u茅 es aquello que al nombrarlo desaparece?鈥 Parecer铆a una pregunta formulada por la esfinge
Respuesta: 鈥淓l silencio.鈥, dice Citlali.
Surge un atisbo de tradici贸n literaria cuyos or铆genes podr铆an situarse nuevamente en el romanticismo alem谩n: al hacer evidente la gracia 茅sta se profana.
El desaf铆o ser谩 ahora no caer en la rutina.
Una vez m谩s la econom铆a y la guerra determinar谩n el amor posible.
Fil贸sofos de los 80麓s buscaban una nueva estructura social inspirados en el rizoma de las plantas. Bulbos que brotan en una ra铆z, sin relaci贸n jer谩rquica entre ellos en la cual cada uno puede ejercer una influencia sobre los otros. As铆 el amor contempor谩neo supera las desventajas del sometimiento econ贸mico o el desconocimiento de la anatom铆a femenina capaz de despertar fantas铆as de vaginas dentadas durante el medioevo, para liberar el encuentro er贸tico del extrav铆o y la ignorancia.
Ahora se sabe a d贸nde ir y Citlali, canta su historia con libertad l煤dica al valerse de las vocales para hacer la gr谩fica literaria del encuentro.
Una vez repuesto del impacto que debe haber sido el descubrir la preferencia de un dedo en lugar del m谩s enhiesto miembro, el hombre, ha aprendido anatom铆a, y accede a esa discreta y explosiva zona a煤n envuelta en el misterio.
El lecho ha dejado de ser territorio de poder y dominio masculinos. Desmitificado el protocolo del merecimiento por abnegaci贸n o amor por compromiso econ贸mico, social o legal, o la misma violencia dominante, Citlali canta y cuenta sin censura. 驴D贸nde comenz贸 la historia? 驴D贸nde se unieron los puntos?
Elementos trastocados por la imagen.
鈥淒e tenerte qu茅 har铆a鈥︹
鈥淒etenerte no pudo鈥
Con su 鈥渘ecesidad enorme de reinventar el amor鈥.
Buscar el centro en lo que tiene centros, m谩s de uno, motivos todos para besar animada por la atm贸sfera embriagante del entorno.
De esa manera es decir Medell铆n o Alpujarra como coordenadas para contar la misma vieja historia de siempre: una pareja en espera de que la celebraci贸n de bienvenida termine para encontrarse a solas.
El parque de los pies descalzos es escenario para ver llover el sol.
Todo se confabula para enamorarla, pero sobre todo, la poes铆a.
驴脡l se llama 鈥淐ielo鈥?
驴Ella lo llama 鈥淐ielo鈥?
Da lo mismo.
脡l la ha llamado 鈥淢onta帽a鈥.
Quiz谩 la patria se encuentra en el amor, donde quiera que se est茅.
Elevaci贸n introspectiva sigue el vuelo del c贸ndor y afinca el peso carnal de la monta帽a en su propio cuerpo, as铆 describe regiones de manantial y delicias; geograf铆a vegetal es la epidermis de oquedades profanadas. Simplicidad reveladora, elogio y reverencia: 鈥淢i se帽or鈥, 鈥渕i se帽or鈥, lo llama.
Citlali juega con la poes铆a visual y as铆 construye el mapa de su casa hecha de cruces de cementerio como antesala de la peque帽a muerte a que conduce el fuego. 鈥淎qu铆 reposan mis sue帽os鈥, dice con humor macabro. 鈥溌緼caso no es la cama templo de los sedientos?鈥
Ferrer cae en el error com煤n de afirmar que la noche cobija cuando en realidad desnuda y curiosamente se disocia para poder contemplarse a s铆 misma a su lado, como quien abandona el cuerpo para contemplarse a s铆 misma desde el alma que para entonces parece haber perdido, exhalada en cada beso.
鈥淟a noche con su capa negra
de lentejuelas los cubri贸.
S贸lo yo pude verlos y supe lo que sent铆an.
Mir茅 c贸mo en sus espaldas escribieron signos extra帽os
En un alfabeto para ellos desconocido.鈥

La ha dominado el deseo de narrar, describir el escenario y la an茅cdota, retener en el recuerdo la experiencia sin p茅rdida. Evocaci贸n de los cap铆tulos vividos, circunstancia y entorno, testigos presenciales del desaf铆o liberador:

鈥淓l agua era helada,
ard铆a la tierra bajo Kukulk谩n;
nuestros cuerpos entrelazados,
tu columna palpitante en la arcada y
nosotros resistiendo la corriente.鈥
----------
鈥淏aja el r铆o y entre sus piedras
peque帽as charcas donde
t煤 y yo entregados
al sublime deseo
olvidamos a los peregrinos
que nos rodeaban hambrientos.鈥

Surge el deseo de que el 谩rbol siempre lo sea y no muera convertido en mesa, silla o papel.
El poema m谩s largo es aqu茅l que enuncia el itinerario de los besos en su recorrido por la geograf铆a del cuerpo: 鈥渃uello鈥, 鈥渓abios鈥, 鈥渙mbligo鈥, 鈥渙jos鈥, 鈥減ubis鈥, 鈥渇rente鈥, 鈥渇uente鈥, 鈥減ozo鈥, 鈥渕ina鈥, 鈥渃umbres鈥, 鈥渄unas鈥, 鈥済rietas鈥, 鈥渋slotes鈥, 鈥渞ada鈥, 鈥渕eandro鈥, 鈥渇rondoso bosque鈥, 鈥渂lancas monta帽as鈥, hasta llegar al beso conceptual en 鈥渓a primera palabra de la ma帽ana鈥, en 鈥渆l 煤ltimo pensamiento de la vigilia鈥, en 鈥渓as manos que surcan los deseos鈥, en sus 鈥渄eseos transform谩ndose en sus dedos鈥, en 鈥los dedos que se escriben en otras lenguas鈥, Citlali creacionista, se reconoce 鈥渂esoza鈥, 鈥渂esucona鈥, 鈥渂esada鈥, 鈥渂esotina鈥, 鈥渂esalinda鈥, 鈥渂esolar鈥

鈥淵a la calma me absorbe,
ora en mi sexo, ora en mi coraz贸n.
Desde el centro hasta mi epidermis
Todo es calma: canto responso emplumado del verano.鈥

Bajo el amparo de la Diosa Blanca, y rosas rojas para el ba帽o ritual, se ha exacerbado el deseo.

鈥淵o s茅, detr谩s de la mentira siempre hay verdad
Y al mirarte sembr茅 destino, mis pies
Se hicieron ra铆ces y creci贸 la arboleda.鈥

Mas quedar谩n

鈥渄e todo aquello
s贸lo el faro y la sal鈥

Besolario, amor al aire libre aromado por 鈥渧iento c铆trico鈥.
La corriente del r铆o helado se llevar谩 el asombro de los circunstanciales testigos.
El sol, el viento y el agua, se han confabulado para unirlos.
Quiz谩 se amar铆a a cualquiera que pudiera besar en el Ed茅n.
Seg煤n la tradici贸n judeo-cristiana, el mundo est谩 hecho a partir de que se nombra.
Seg煤n Joseph Kosuth:
El arte est谩 hecho a partir de que se piensa.
驴En cu谩l realidad se sit煤an los nuevos amantes?
驴En la realidad virtual, en la realidad material, en la realidad literaria o en la evocaci贸n nost谩lgica?
Besolario, una experiencia que dejar谩 secuela de suspiros con los cuales se intentar谩 recuperar el alma.

*Besolario. Coordinaci贸n de Extensi贸n Universitaria de la Universidad Aut贸noma Metropolitana Unidad Xochimilco. M茅xico, D.F. 2015. 64 P.P.