REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
20 | 07 | 2019
   

Arca de Noé

La culta polaca


Por Supuesto

AMLO, el desfacedor de tuertos
Que López Obrador, en el remoto caso de que ganara la Presidencia en 2018, se entregará a desfacer los tuertos de Peña Nieto (no entuertos, que eso no lo escribió Cervantes en Don Quijote), es el nuevo giro que está tomando la campaña criminal de Calderón, que hizo parecer al Peje como un peligro para México. Hoy (a dos años de distancia) que figura como puntero en la intención del voto popular, el pentavocálico Aurelio Nuño da el grito de alarma: «¡Derogaría la Reforma Educativa!» y con ese augurio se da de alta entre los miembros del Gabinete que aspiran a ser candidatos a la Presidencia.
Según Nuño, quien no aprobaría el mínimo examen de redacción, aunque presume de haber cursado Maestría y hasta Doctorado, si López Obrador cumpliera el compromiso de terminar con la Reforma Educativa, eso causaría un grave daño al país. Desfacer el tuerto que ha significado la persecución de los maestros, en busca de someterlos al gobierno, no en procura de la mejor preparación de profesores y alumnos, es un riesgo que hay que evitar. Todavía no dice: «Por eso tienen que elegirme a mí», pero poco le falta.
¿Qué teme Nuño? ¿Que esa y otras reformas introducidas por su jefe Peña Nieto no resistan el agua regia de una verdadera discusión? Seguramente sabe (eso no requiere ciencia infusa) que aunque haya sido con el circunloquio de “inconsistencias”, tuvo que aceptar Sylvia Schmelkes, Directora del Instituto Nacional de la Evaluación Educativa (INEE), que los exámenes de evaluación aplicados a los profesores tenían errores, fallas, equivocaciones, como denunciaron los maestros en su momento. Y aunque tampoco fue clara en su expresión, admitió que en tales condiciones tendrán que repetirse los exámenes, aunque lo dijo en un lenguaje políticamente correcto, que los bien domados reporteros no se atrevieron a cuestionar, con el sencillo “¿qué quiere decir?”: el procedimiento será aplicado de nuevo, o algo así. El procedimiento.
Clamó Nuño por el respeto a la Reforma Educativa, pues a su juicio un nuevo Presidente no tiene por qué cambiar lo que hizo el anterior. Aparte de que Nuño parece ignorar –entre otras muchas cosas que no aprendió– que derogar las reformas aprobadas, por haber dado origen a cambios constitucionales, tendría que contar con el apoyo de los diputados y senadores (muchos priistas lo serán), tampoco toma en cuenta que las elecciones permiten cambiar de mandatarios y que estos van arreglando las leyes básicas, conforme a las políticas que cada quien instrumenta y que les parecen las más apropiadas para el país. ¿O no fue esto lo que movió a Peña Nieto a proponer sus reformas (educativa, financiera, política, energética), que le iban a dar al país nuevo rostro atractivo para empresarios extranjeros y sobre todo proporcionar riqueza y bienestar al país? ¿No fue por eso que canceló el dominio nacional sobre el petróleo para transferirlo a los particulares, de preferencia extranjeros?
Enderezar la nave no sería un mal prospecto para un candidato a la Presidencia. ¿Será eso lo que en verdad teme Aurelio Nuño, lo que le hace pensar que López Obrador sería un peligro para él y el cartel gobernante al que pertenece?

Las encuestas sobre los presidenciables
Las primeras encuestas –anticipadísimas– que se hicieron sobre la intención del voto para las elecciones presidenciales de 2018, colocaban en la cabeza, con enorme ventaja, a López Obrador.
Eso intimidó a sus malquerientes y entonces empezaron a aparecer otras encuestas en las cuales improbables candidatos como Osorio Chong, Beltrones, Margarita Zavala, El Bronco, Moreno Valle, Velasco y todos, hasta el panda de Chapultepec, entraban a competir por la intención del voto para dentro de dos años. Lo malo es que varios se lo creyeron y ya en las últimas semanas aparecen empatados con alrededor de 25 puntos de intención del voto, López Obrador, Osorio Chong y Margarita Zavala.
¿Cuál es el propósito de adelantar vísperas y quien está pagando estas encuestas, porque seguramente los encuestólogos no se mueven sin combustible pecuniario? Sus servicios a la patria de las confusiones deben estar bien remunerados y no con bendiciones patricias o con recuerditos honoríficos.
Bien se sabe que las encuestas son tan manejables como las necesite el cliente, pues así es como se encumbró a Felipe Calderón, cuando estaba muy por debajo de López Obrador en la competencia de 2006 y a ello no fue ajeno Jesús Reyes Heroles y su empresa encuestadora Gea/Isa, quien luego fue muy bien compensado con la inmerecida dirección de Pemex, que premia con la lotería a quienes saben comprar el billete adecuado.
Parece que la pretensión ahora es mantener un artificial equilibrio de la izquierda, la derecha y el centro centro, para que al final se cambien las cartas y en vez de la sota Osorio se coloque el Vi-rey-garay, que es el verdadero delfín de la Presidencia. Mientras, que hagan bulto y le estorben a López Obrador la Margarita rubendariana de “¿está lindo el poder?”, el Oso-rio Chon, el “No-hay-Mancera-que-la-que-arde” y la morralla que se requiera para completar el 100%.

La cultura de Rafael Tovar
Según lo que declaró a Proceso y lo que comunicó a los miembros de la SOGEM (Sociedad General de Escritores de México), en el curso de una comida, la Cultura para Rafael Tovar y de Teresa es la tangible, el cuidado del patrimonio artístico e histórico, y no la intangible, representada entre otras manifestaciones por el idioma escrito y hablado.
En la entrevista, abordó la disociación de Cultura y Educación, y hasta celebró que Aurelio Nuño se deslindara de la Cultura, por no tener tiempo para atenderla y en cambio destinar toda su energía a la Educación.
Es evidente que ni el pentavocálico Nuño ni el desvitalizado Rafael, entienden que patrimonio intangible de la escritura y la lectura, se asienta en la educación y se vincula con la cultura, por el lazo de comunicación que representa. El asunto resulta claro en el caso del pentavocálico que no sabe escribir, según lo demuestra el artículo que publicó en El Universal y que firmó, no como lo haría cualquier terrestre, con su propio nombre, sino que apareció firmado por un ente sagrado: Secretario de Educación Pública, pues seguramente se siente encarnación de los mejores que han encabezado la SEP y han dejado huella, aunque no hayan hecho bien la tarea que en principio se les encargó: enseñar a leer y escribir; difundir el lenguaje matemático, capacitar para el conocimiento de las artes y las ciencias, aunque todo eso debería de cambiarse por algo más trascendente, según postuló hace más de dos siglos el preceptor de Simón Bolívar, Simón Rodríguez, para quien lo más importante que debiera enseñar un profesor es “a pensar”.
En la SOGEM se le preguntó al nuevo Secretario de Cultura si tomaría en sus manos un asunto inapreciado por los legisladores, pues durante 200 años han dejado sin resolver la conveniencia de que el país haga del español su idioma oficial, no oficioso.
Tovar, junto con Saúl Juárez justificaron la falta de declaración en la exigencia de decenas de comunidades, hablantes de otras lenguas nativas, en el sentido de no oficializar al español, pues entonces las demás tenderían a ser eliminadas, lo cual se resuelve fácilmente, declarando a las otras nacionales. Todo quedó en un “hay que discutir bien este asunto”, para no comprometerse a defender el patrimonio intangible del idioma, que sin protección legal han ido deteriorando los medios de comunicación electrónica: radio, televisión, internet, facebook, twiter, y sobre todo los declarantes y escribientes en esos medios, que sirven de modelos para lo que Umberto Eco llegó a llamar “las legiones de idiotas”, que antes sólo hablaban en el bar luego de una copa de vino y no hacían daño a nadie, pero ahora se insertan en las redes sociales.
En algún tiempo hubo recato para limitar la invasión de anglicismos y se evitaba caer en solecismos y barbarismos, pero como el prófugo expresidente Zedillo retiró el requisito de que los que hablaran por radio o televisión aprobaran previamente un examen para obtener licencia de locutor, hoy cualquiera toma un micrófono y suelta sandeces sin freno alguno. Mientras no se entienda que defender el idioma es un asunto político, puesto que parten de las mismas raíces etimológicas idioma e identidad, no invertirán los funcionarios ni recursos ni energía en apoyar la lengua de los hablantes, que es oficial en Naciones Unidas, a solicitud de México, pero no en el país que lo propuso y que tiene más hispanohablantes que ninguno.
A Tovar le entusiasma la tecnología, pues en la reunión de SOGEM elogió la aparición del libro virtual y en la entrevista manifestó que apoyaría la “cultura digital”, cualquiera cosa que eso signifique. Eso sí, al ser enterado de la parte de león que se llevan las empresas que digitalizan libros, a expensas del autor y del editor, ofreció brindar apoyo a los escritores de SOGEM para que puedan trasladar sus libros a ese formato y encuentren en una paraestatal la manera de comercializar sus obras sin sufrir la sobrexplotación de Amazon.

Contaminación e invasiones mexiquenses
Luego de que en carne y pulmón propio, los chilangos supieron que “los imecas llegaron ya”, al Gober-pretencioso, que por sus siglas es conocido como MAME, se le ocurrió soltar la lengua y quejarse de que los estados de la megalópolis no hacen por proteger al ambiente lo que sí se realiza en la llamada CDMX, y que además del estado vecino llegan a la ciudad capital emanaciones peligrosas, que provoca la rabieta de Eruviel Ávila Villegas, gobernador del estado de México, también con pretensiones presidenciales, y prohíbe de buenas a primeras que la basura producida en la Ciudad de México se deposite en terrenos del Edomex y allí tienen a Mancera con sus camioncitos repletos de desechos orgánicos e inorgánicos buscando quién le permitiera tirarlos en patios vecinos. Y que Graco de Morelos entra al quite y le resuelve por lo pronto el problema.
Podría haberle contestado Mancera que gran parte de esa basura que se recoge diariamente en la ciudad capital, la producen sus muchachitos mexiquenses que como no tienen trabajo allá donde gobierna Eruviel, tienen que trasladarse al antiguo DF, donde producen basura y usan el agua que, según el vecino enojón, se le quita al estado que gobierna.
Pudo Mancera, con más pantaloncitos replicarle a Eruviel que en la ciudad capital viven sólo 9 millones y medio de personas, pero que en el día pululan por estos lares cerca de 20 millones de entes y un montón de vehículos que provienen de los estados vecinos, aquí trabajan, comen, toman agua, usan calles y aceras, escuelas y servicios de salud, pero pagan sus impuestos en el estado de México, pues allá tienen su domicilio fiscal. Sin su invasión cotidiana no habría tantos vehículos en el día, ni se requeriría tanta agua, electricidad, alimentos y demás abastos. Pero Mancera calló y trató de arreglarse en lo oscurito con Eruviel y hasta se dieron un abrazo ante los fotógrafos y quién sabe qué otras cosas habrán intercambiado en lo privado.
–¿No quieres que llevemos basura a tus terrenos? –pudo haberle soltado el muy autoritario No-hay-Mancera-que-la-que-arde, pero con sus gobernados, pero no con gobernantes vecinos–. Pues entonces dile a todos esos que nos mandas a trabajar aquí, que se traigan una bolsita para guardar la basura que producen, se la lleven y la tiren allá donde duermen. Que también traigan su garrafa de agua para beber, lavarse las manos y darle otros usos higiénicos. E igualmente en qué hacer de las aguas.
Pero no dijo nada y volvemos a lo mismo, mientras no se presente otra contingencia ambiental.

Ya viene Ariadna con sus Cuadernos
La novela del heterónimo Héctor Anaya, Los cuadernos de Ariadna, ya se está cocinando. Saldrá en el mes de abril, aunque se presentará a fines de mayo, exactamente el martes 31, en el teatro Wilberto Cantón, de la SOGEM, en José María Velasco 59, colonia San José Insurgentes, a las 19:00 horas.
Se ha hablado mucho de la novela y se seguirá hablando de ella, porque sus distintas variantes abarcan aspectos del interés del lector, ya que es policiaca, política, erótica, mágica, amorosa, histórica y a-histórica, mítica, filológica, esotérica.
Situada en el tiempo y el destiempo, expone a José Vasconcelos fuera de su aura mítica, como un real Nini: ni filósofo, ni escritor, ni educador, ni editor de libros, ni Maestro de la Juventud, ni hombre amoroso, ni devoto católico, aunque eso sí nazi, fascista, admirador de dictadores y al final de su vida buscador de favores oficiales que decía despreciar.
También muestra la obra cómo el huevo de la serpiente de odios y persecuciones políticas se incuba en la década de los 60, en que se sitúa gran parte de la acción política y policiaca de la obra. Hay amor filial en la novela: el que Ariadna le profesa a su padre, corrector de estilo de Vasconcelos y erotismo pleno de la propia Ariadna, cuando se convierte en una atractiva mujer de clásica belleza griega y renacentista. Y por cierto, el día de la presentación de la novela, el público podrá conocerla.
La novela, de unas 300 páginas, podrán adquirirla los lectores con descuento en la preventa, pues una vez aparecida en librerías, la Ley del libro obliga a sostener el precio fijo durante un año. Si quieren aprovechar el descuento, comuníquense a la editorial: PPCXXI, al correo electrónico abrapalabra@prodigy.net.mx o al teléfono 5553-2525.

Cenas en honor de Cervantes y Shakespeare
En este inmediato abril, los miércoles 6, 13, 20 y 27, el Taller Abrapalabra ofrecerá un ciclo de Cenas Cultinarias, que organiza desde hace 10 años, como una forma de acercar al público general a la experiencia de conocer a los grandes autores de las letras nacionales y universales, por lo que comían y por lo que decían.
Ha habido con anterioridad cenas en honor de Sor Juana Inés de la Cruz, los propios Miguel de Cervantes y William Shakespeare y Federico García Lorca, en las que se sirven los platillos que comían sus personajes o acostumbraban ellos mismos ingerir. Sor Juana, que dejó un recetario, ha facilitado la preparación de sus platillos, pero en los otros casos ha sido necesario que los chefs de Abrapalabra investiguen.
Como el 23 de abril se cumplirán 400 años de la muerte coincidente de los escritores Miguel de Cervantes Saavedra y William Shakespeare, estas cenas cultinarias quieren contribuir a recordar a los dos ilustres escritores. En el caso de Cervantes se servirán los platillos que el autor describe comía Don Quijote. Los alimentos se acompañarán de vino, pero también de una plática que sobre el autor dará el Mtro. Héctor Anaya, que imparte cursos de Lectura de los Clásicos desde hace varios años.
Los “cenadores” tendrán la oportunidad de conversar directamente con el llamado Manco de Lepanto e incluso retratarse con él y al final de la cena se ofrecerá la posibilidad de averiguar el futuro mediante la consulta a los libros de Cervantes en un acto de Bibliomancia.
En cuanto al autor británico, se servirán los platillos que él acostumbraba y se acompañarán de vino, de una plática introductoria que ofrecerá el Mtro. Héctor Anaya. También estará presente Shakespeare y el acto de Bibliomancia se hará con sus obras.
Las cenas se turnarán: el 6 y el 20 se dedicarán a Cervantes y las del 13 y el 27 de abril, serán para Shakespeare.
Informes y reservaciones, pues las cenas serán exclusivas para 25 personas, al teléfono 5553-2525 o al correo electrónico abrapalabra@prodigy.net.mx