REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
16 | 10 | 2019
   

Letras, libros y revistas

Mesita de noche


Patricia Zama

Ritos de tinta negra
“Mi habitación no es una cama, ni aquí ni en París ni en Trouville. Es una ventana determinada, una mesa determinada, ritos de tinta negra, huellas de tinta negra inencontrables, es una silla determinada… las habitaciones del hotel, el rito de tener siempre whisky en mi maleta en caso de insomnios o de súbitas desesperaciones…” La compulsión por escribir, por beber y por amar marcó la vida de Marguerite Duras. Han pasado 20 años desde que murió en París el 3 de marzo de 1996 y sus lectores y seguidores van en aumento. Cuando ya dominaba el oficio pero sus libros se distribuían sólo entre entendidos, fue la escritura del guion de Hiroshima mon amour, la película de Alain Resnais, lo que quizá la colocó en el panorama internacional. Ella, que había defendido a Francia desde la trinchera de la Resistencia, ganó la guerra cuando logró fijar los ojos del mundo en la gran tragedia de la bomba atómica. Se ganó un lugar en el canon universal con libros como El arrebato de Lol V. Stein, Un dique contra el Pacífico y El vicecónsul, pero fueron unos apuntes destinados a acompañar un álbum de fotos de su adolescencia en Indochina (hoy Vietnam), convertidos primero en el sintético relato El amante, y después en la novela y guión cinematográfico El amante de la China del norte, lo que de golpe la colocó en las listas de superventas, El amante se tradujo a 40 lenguas, se han vendido tres millones de copias, y sigue convocando lectores.
De su libro Escribir (Tusquets), son sus palabras acerca del oficio: “Yo era una persona sola con mi escritura, sola muy lejos de todo… He conservado esa soledad de los primeros libros. La he llevado conmigo. Siempre he llevado mi escritura conmigo, dondequiera que haya ido… La soledad de la escritura es una soledad sin la que el escritor no se produce… Las mujeres no deben hacer leer a sus amantes los libros que escriben. Cuando terminaba un capítulo, lo escondía… Una mujer que escribe: los hombres no lo soportan. Es cruel para un hombre. Es difícil para todos… Un libro abierto también es la noche… Nunca he mentido en un libro. Ni tampoco en mi vida. Excepto a los hombres.”

América en la FIL
América, como un solo país, es este año el invitado especial de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara. “América es un país joven, con unas voces potentes; nuevas generaciones de escritores que de repente dan unas sorpresas maravillosas; surgen nuevas voces en todas partes amparadas por nuevas editoriales; todos ayudan a acabar con los estereotipos sobre América… Vamos a hacer justicia a esa literatura”, dijo a El País Marisol Schulz, directora de la FIL.

Escribiendo toda la vida
“¿Y quién es Vila-Matas?”, pregunta Juan Cruz (El país) al escritor. “Alguien que ha llegado hasta aquí escribiendo toda la vida, buscando saber algo sobre sí mismo y que cada vez se desconoce más gracias a la literatura”, responde el autor de Bartleby y compañía (Anagrama, 2000).

Largas jornadas de lectura
La española Julia Navarro (1953) de niña quería ser bailarina, pero leía a los hermanos Grimm y las versiones para niños de El Quijote y La Odisea, y escribía sus propios cuentos. Ejerció 40 años el periodismo antes de llegar a cinco millones de ejemplares vendidos de sus novelas históricas, entre ellas La hermandad de la sábana blanca, Dime quién soy y Dispara, yo ya estoy muerto, lo que le permite hoy vivir de sus regalías. Su más reciente libro, Historia de un canalla, ha salido al mercado con un tiraje de 300 mil ejemplares y está a la cabeza de los más vendidos de las últimas semanas. Aunque ha seducido a su público con la reconstrucción de periodos históricos, en esta ocasión la autora se arriesga con una historia moderna, que se desarrolla entre Nueva York y Londres, con una trama psicológica. El protagonista es Thomas Spencer, un publicista y comunicador sin escrúpulos que narra en primera persona y pone en evidencia la manipulación que ejercen los medios de comunicación. Para Julia Navarro ésta es la novela que más trabajo le ha costado porque, aunque no necesitó documentación histórica, tuvo que construir un personaje complejo.
Historia de un canalla tiene más de mil páginas que su autora escribió a lo largo de tres años, en jornadas de ocho horas de trabajo diario, y que el lector podrá gozar también en largas jornadas de lectura en los próximos días de asueto.

Shakespeare y los culebrones de sobremesa
Para Fernando Savater “hay días Kafka y hay días Agatha Christie... Y ahora que lo pienso yo he tenido más días Agatha”. Para Javier Marías “hay días que sales a pasear acompañado por D’Artagnan y Athos y otros por el rey Lear… hay que disfrutar de cada uno. No en vano, la materia de la que se nutren las obras de Shakespeare no difiere mucho de la que alimenta cualquier culebrón de sobremesa”. Los escritores dialogaron en público en Madrid, en el foro Palabra en el Tiempo.

Talleres y fomento a la lectura
Eduardo Mendoza dijo en el Congreso de la Lengua (Puerto Rico) que siempre se niega a fomentar la lectura entre los jóvenes, “porque si no lo han hecho, no van a empezar porque yo se los recomiende”. Tampoco atiende talleres literarios “porque el tiempo que las personas deberían dedicar a leer, los ocupan en escribir su propio libro”…

Los libros infantiles con moralina no sirven
A los niños hay que fascinarlos con la literatura, dice Michi Strausfeld, creadora de las colecciones infantiles y juveniles de Alfaguara y Siruela. “Un libro que aburra, que contenga moralina, no sirve, ¡Los niños no se merecen eso! La literatura para niños y jóvenes es algo muy serio y muy difícil de escribir, porque tiene diferentes niveles de comprensión” (entrevista de Juan Cruz, El País).

Un libro que perdura, exige esfuerzo, aconseja y obliga a pensar
Mario Vargas Llosa: “Para mí un gran libro es aquél que se introduce en mi vida, perdura en ella y la modifica [Los tres mosqueteros de Dumas]… que no sea demasiado simple, que exija de mí un esfuerzo intelectual para poder apreciarlo [las novelas de William Faulkner]… Un gran libro es una especie de amigo fiel al que puedo acudir en busca de ayuda y consejo [Correspondencia de Flaubert]… es aquél que me obliga a revisar mis opiniones, que de alguna manera me contradice [El hombre rebelde de Camus]”. Esto escribió el Nobel peruano en 1979, en el texto “¿Qué es un gran libro?” que abre el volumen Elogio de la educación (2016) de la colección “Great ideas” de la editorial Taurus. El volumen que reúne siete textos en los que Vargas Llosa habla de la lectura y el oficio de escribir, cierra con el discurso que pronunció al recibir el Premio Nobel.
La fiesta de la semana fue sin duda la celebración del cumpleaños 80 de Mario Vargas Llosa. El acontecimiento se celebró con 400 invitados entre políticos e intelectuales y continuará con una serie de reuniones acerca de la obra del autor de La ciudad y los perros.

Tiempo de biografías
Este año se espera la traducción de John Le Carré. The biography de Adam Sisman, quien tuvo acceso a los archivos del escritor y acumuló más de 50 horas de grabación de entrevistas con él. David Cronwell (John Le Carré), que este año cumplirá 85 años, se ganó un lugar en la literatura universal con sus historias de espionaje y con la creación del agente George Smiley, un entrañable antihéroe que es todo lo contrario del James Bond de Ian Fleming. Smiley no posee una figura atlética ni modales de hombre de mundo, no tiene éxito en el amor y su esposa le pone los cuernos. A cambio, ese oscuro personaje conoce toda la maraña de la Guerra Fría, tal como el propio Le Carré, que trabajó para el servicio secreto británico hasta la publicación de su tercera novela, El espía que surgió del frío, cuyo éxito le permitió abandonar su puesto en el gobierno y desde entonces dedicarse por completo a la literatura. De sus 23 novelas la mayoría se han adaptado al cine o se han convertido en exitosas series de televisión. El rigor literario de su prosa le ha valido todos los elogios. Vive en Cornualles, de frente al mar, y se ha negado a recibir premios u homenajes. La editorial Planeta ha anunciado que en septiembre próximo editará la autobiografía de Le Carré.

Al estilo de Eco
Renate Ramage informó que su marido, Umberto Eco, dejó escrito en su testamento que no quería homenajes ni que se organizaran celebraciones en su memoria, durante al menos 10 años. La comunidad intelectual italiana ha respetado con rigor esa voluntad. Jorge Lozano, semiólogo y amigo del autor de El nombre de la rosa, comentó a la prensa: “En esta voluntad hemos reconocido la faceta irónica de nuestro profesor que no quería quedar momificado ni monumentalizado”. Umberto Eco publicó 50 ensayos fundamentales para el pensamiento moderno y siete novelas favoritas de millones de lectores.

Novedades en la mesa
El último vuelo (Ediciones B) de Edwin Winkels, es la historia novelada de un accidente aéreo contado desde la óptica de la azafata. El autor, un periodista de origen holandés que vive en Barcelona, vio en un cementerio la tumba de la azafata y siguió la historia… Carne de ataúd (Almadía) de Bernardo Esquinca, una novela entre el género de acción y el terror que cuenta la historia de un asesino serial en el México de finales del siglo XIX y principios del XX.