REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 08 | 2018
   

Confabulario

Ciudad de México


Eduardo Marbán

Ciudad de México
De pronto te lanzan nubes por todos lados
Se escucha de pronto el silencio de tu noche

El cielo oscurece y las luces te incendian
Forman de pronto un lago amarillo
Tu lago olvidado en ese bosque de casas

El rocío de pronto te inunda
Te moja con agua negra
Tu luna se torna roja
Le clavaron un puñal de obsidiana
Tu luna se mira tímida por las nubes
De vez en vez deja que su ojo emerja
Sudas petróleo ciudad
Tu sangre negra es de petróleo
Tus entrañas son de petróleo milenario
Tu aire respira petróleo
Tus entrañas son de petróleo
Tu ritmo son personas y autos que brotan del suelo
Tu música es el huapango de Moncayo
Tus calles huelen a maíz quemado
Comes tu propia carne de maíz
Disfrutas de tu piel quemada
Tu piel de cobre de monedas inservibles
Te amarga tu garganta el sabor de tu cerveza
Tus dioses yacen enterrados en las calles
Olvidados
No rezan nunca
Ya nadie puede hablarles
No entienden tu español
Ya no entienden tus plegarias
Se volvieron mudos
Te miran desde Teotihuacan en silencio
De pronto el Popocatépetl despierta
Vomita un chorro de fuego
Fuma una columna de humo y se vuelve a dormir
Sigue la lluvia en tus calles
Huelen a café a pan y a chocolate del café Tacuba
La noche sigue y los humanos se desplazan por las calles
Son hormigas trabajando
Moldeándote todo el tiempo
Huyen del agua
Cuántos sacrificios hay en tus rocas
Cuántos muertos en tus calles Tlaltelolco
Fue el Estado dicen mientras platican en sus fosas
Se acabó la tinta para escribir tantos diálogos
Ya ni Pedro Páramo platica sus anécdotas
Se cansó la tierra de albergar a tantos muertos
Que nos narran sus tragedias
Ya nadie los oye
Continuarán por siempre sus quejas
Los lamentos de su muerte
Para una justicia inexistente
Dormida
Llena de jueces que se llenan los bolcillos de dinero
Alguien prende copal y le reza a la diosa nueva del Tepeyac
Ahora se trafica con drogas y dinero
Antes con oro y sangre
Hoy el cacao ha desaparecido
Tu chocolate lo venden en barras
Tus cantos Nezahualcóyotl se agotaron
No hay pájaros de 400 voces
Hoy sólo se escuchan gritos de chachalacas con promesa de campañas
Hoy enterramos la ceniza de tu gente en placas de cemento
Tu polvo ciudad lo barrieron temprano
Los gritos de tus niños los encierran las paredes
Los túneles son recorridos por gusanos gigantes que tragan gente
Tus águilas hacen ruido de trueno
Tus serpientes fueron domesticadas
Quetzalcóatl no ha vuelto
Se perdió con él la esperanza
Y a pesar de todo ciudad de México sigo enamorado de ti
Eres mi novia todas las tardes como dice la canción
Eres mi vida
Todos mis recuerdos quedan para ti
Patria mía
Amor
Sueño eterno