REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
11 | 11 | 2019
   

Letras, libros y revistas

Paul Auster, imprescindible


Gerardo Ugalde

Justo después de haber terminado de leer el trabajo de Auster, sus ensayos completos para ser más preciso, tengo la impresión de haber aprendido bastante. Es extraño. Ya que con este autor he aprendido más de literatura, que de ninguno, hasta más que del mismo Borges. Tanto en sus novelas, como en sus ensayos, que también incluye artículos críticos y dos entrevistas, la generosidad de Auster sobre su trabajo es asombrosa. Precisa con minuciosidad los pormenores de su actividad. La cual es como uno supone sentarse a escribir historias. Pero este autor norteamericano, que es de los menos y más a la vez nacionalista, sin caer en el chauvinismo, un auténtico maestro, por su capacidad de darnos a entender el poder del arte. Y es contundente al hacerlo: lo cataloga como inútil. Todo arte lo es y mientras más lo sea, más perfecto. En la literatura nos explica que la intimidad del lector con el autor es un momento precioso, sin ser cursi; él mismo es un ávido lector. En su juventud se dedicó a la traducción. Lo cual, como otros grandes escritores que se dedicaron a esta labor, le sirvió, no sólo para desarrollar su estilo, sino como actividad lúdica, que después le proporcionaría la técnica para estar sentado horas ante una página en blanco.
No sé si en Estados Unidos exista una potencia creadora como la de él. Me viene a la cabeza Stephen King, a quien la televisión y el cine lo ha desvalorizado paradójicamente, pero que en ambos existe una veta creadora de múltiples registros. Invito a leer a Paul Auster, sus novelas son ejemplos del arte de la narración; humildes y contundentes, asombrosas e intrigantes, con la capacidad de enseñarnos que la historia, ese cúmulo de acontecimientos infinitos, abstraídos mediante el lenguaje nos permite no tanto dar explicaciones, sino formularnos preguntas, lo que yo considero es la esencia del arte. Hacernos dudar de la condición humana. Pero siempre con la esperanza de que la cura al mal que nos rodea es el arte mismo.
En estos ensayos, habla desde la relación con su padre, con el dinero, con la literatura como es natural, su visión de Estados Unidos, Nueva York, el 11 de septiembre, etc. Entre todos los textos, el que más llamó mi atención es A salto de mata. Su relación con el dinero. Un texto fundamental para cualquiera que aspire a vivir de la literatura. La amante cruel. A la que se le entrega todo y que a veces, la mayoría, nos enseña que no está ahí para entregarnos dinero, sino un placer metafísico; o como el mismo Auster dice, intimidad. Ese concepto que en estos días donde las redes sociales y los medios electrónicos le restan importancia a estar solos o acompañados en un momento cálido. La soledad como un refugio.
La editorial Planeta, en su colección Booket, ha reeditado a Auster, que antes provenía de la catalana Anagrama. No sólo recomiendo este libro, sino toda la obra de un autor, que es un verdadero maestro no por su genialidad como prosista, sino por su generosidad en compartir su amor por las historias de todos nosotros.