REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
11 | 12 | 2019
   

Arca de Noé

La culta polaca


Por Supuesto

Para evaluar funcionarios
Ahora que se ha demostrado lo fácil que puede resultar adquirir un título de licenciado y tal vez también de maestro o doctor, La Culta Polaca propone que en vez de requisitos académicos para optar por un bien pagado puesto burocrático, se les haga a los aspirantes un examen de evaluación, que permita saber cuánta cultura tienen en verdad, más allá de lo que las universidades puedan acreditarles.
1. ¿Osorio Chong podría darle lo que necesita si le pide un apógrafo?
2. ¿Rafael Tovar y de Teresa sabría artizar un discurso?
3. ¿Se ofendería Peña Nieto si le dijera binubo?
4. ¿Carstens le negaría un apoyo financiero si lo llamara epulón?
5. ¿Eduardo Sánchez será el faraute de Peña Nieto?
6. ¿Muchos de los ministros de la Suprema Corte fuñican?
7. ¿Videgaray podría aceptar que es un motilón?
8. ¿Se ofendería más Nuño si la CNTE lo calificara de precipuo de la SEP?
9. ¿Cuántos Directores de Comunicación viven de la quitación?
10. ¿Castillo, el de la CONADE aceptaría que practica el tirocinio?
(Las respuestas al final de la sección)

Además de iletrado, plagiario
El hecho vergonzoso lo conoció todo el mundo, porque la prensa extranjera no maiceada lo divulgó, pues que al presidente de un país –así sea México– se le descubra volándose no sólo las ideas de los demás, sino hasta sus palabras, para presentar una tesis profesional, es noticia, así haya ocurrido el asunto deshonesto hace un par de décadas.
Que para defenderlo aleguen sus texto-servidores (neologismo de Paco Rodríguez, no vayan a acusar al redactor de estas líneas de plagiario), que “todo mundo lo hace o lo hacía en aquellos años” no es argumento ni excusa, ni debe servirle de consuelo a quien se supone obtuvo de la bendecida y opusdeísta Universidad Panamericana el título de Licenciado en Derecho, aunque con trácalas y hoy se presenta como licenciado Enrique Peña Nieto.
Cabe esperar que no le pida a La Gaviota que salga en la tele o en las redes sociales a echarse la culpa de no haberle ayudado a copiar bien lo que él había escrito y que es responsabilidad suya no haber entrecomillado los extensos párrafos ajenos e igualmente no saber colocar las referencias al pie de página, al estilo Harvard, como aconseja la UP a todos sus alumnos.
Claro que en un arranque de honestidad (milagroso verdaderamente), podría el propio Peña Nieto confesar en cadena nacional que en realidad él no copió a nadie, por la simple y sencilla razón de que él no escribió la tesis, sino que le encargó a alguien –por una lanita, claro– que se la hiciera. Así dejaría a salvo su respeto a la autoría ajena, por lo menos.
Lo demás poco importa, ya que no resulta creíble que haya elaborado una verdadera tesis y menos aún que haya hecho aportes al estudio del presidencialismo mexicano, ya que eso le habría obligado a leer “de a devis” varios libros, que podría haberlos citado cuando en la Feria del Libro de Guadalajara le preguntaron cuáles habían cambiado su vida. Y no citó ninguno, ni siquiera de la lista que figura en la bibliografía de “su” tesis.

Las citas en las tesis de la UP
Como tal vez el vocero de la Presidencia, Eduardo Sánchez, que se supone también estudió la licenciatura de Derecho en la Ibero, no conoce las directrices de la Universidad Panamericana, en lo que hace a las citas que requiere una tesis bien presentada, será útil que la bien intencionada Culta Polaca le haga saber lo que Lalito debiera conocer: El sistema Harvard de citas y referencias bibliográficas.
Porque eso de defender a su Jefe con la justificación de que volarse párrafos completos de una tesis de Miguel de la Madrid Hurtado para hacer la suya, con la que obtendría el título de licenciado en Derecho, eran sólo «errores de estilo, como citar sin entrecomillar o falta de referencia a autores que incluyó en la bibliografía». Pero ocurre que en la Bibliografía –conforme al reportaje de Aristegui Noticias– no cita el trabajo de De la Madrid, que tampoco debe haber dejado huella en la literatura jurídica, pues no era una lumbrera el presidente que no supo qué hacer en el terremoto de 1985.
Lo de la tesis de Peña Nieto no fue una distracción y a nadie se le ocurre que sea cuestión de estilo dejar de reconocer la autoría de una frase. La UP sigue estrictamente el Sistema Harvard APA de citas y referencias bibliográficas y obliga a sus estudiantes a respetarlo. Por lo demás, según dio a conocer en línea Informador.mx: «El artículo 114 de la Universidad Panamericana indica que está prohibido "copiar, dejarse copiar, vender o comprar calificaciones, violentar derechos de autor o realizar cualquier otro comportamiento deshonesto o contrario a la ética profesional o académica" y que esta conducta "será considerada como grave"».
La UP ya se comprometió en un comunicado a revisar cuidadosamente el asunto, que en efecto es grave y no tan superficial como lo quiso tomar un malhadado senador del PRI por Jalisco, que en su propósito de defender hasta la ignominia a Peña Nieto comparó el reportaje con un afán de lastimar y de afectar a la figura presidencial (como si fuera inmaculada e inatacable). "En mi opinión –señaló sagazmente el candidato a Doctor en Derecho, Arturo Zamora– esto pretende causar daño personal". Y agregó burlonamente: "Habrá que ver si forró sus cuadernos de primaria o si le sacó punta al lápiz". Aunque lo mejor será ver qué clase de tesis elaboró con el título de Armonización del Corpus Iuris en el Sistema penal Mexicano y ver concienzudamente cuánto es de él y cuánto tomó prestado de otros autores, sin darles el crédito correspondiente. Y de paso, habrá que sugerirle al equipo de Aristegui Noticias, que le echen un vistazo a la tesis de Eduardo Sánchez, para cerciorarse si por “cuestión de estilo” a él también se le pasó darle el crédito a los párrafos que tomó de otros autores o si fue estricto con las referencias bibliográficas.

Sistema Harvard-APA de citas y referencias bibliográficas1
a. Forma de citar en el texto principal del trabajo
El estilo Harvard-APA presenta las citas dentro del texto del trabajo, utilizando el apellido del autor, la fecha de publicación y la página citada entre paréntesis. Este sistema NO requiere utilizar las citas a pie de página.
El sistema funciona de la siguiente manera:
Williams (1995, p.45) sostuvo que “al comparar los desórdenes de la personalidad se debe tener en cuenta la edad del paciente”
O bien:
Un autor sostuvo que “al comparar los desórdenes de la personalidad se debe tener en cuenta la edad del paciente” (Williams, 1995, p.45)
Cuando la cita es indirecta (es decir, que se menciona la idea del autor pero no se cita textualmente), no se coloca la página de la referencia. Se hace de la siguiente manera:
Es oportuno considerar la edad de los pacientes al estudiar los desórdenes de la personalidad (Williams, 1995)
Cuando un autor tiene más de una publicación en el mismo año, se acompaña el año de la publicación con una letra minúscula. Por ejemplo:
En dos estudios recientes (Harding, 1986a, p.80; 1986b, p.138) se sugirió que...
Para citar a varios autores (hasta cinco autores) escriba los apellidos de todos los autores la primera vez que se les cite en el trabajo, en las citas posteriores utilice et al. [y otros]. Por ejemplo:
la primera vez sería:
(Moore, Estrich, McGillis, y Spelman 1984, p.33)
y en las referencias subsecuentes se utiliza et al., como en el ejemplo a continuación:
(Moore et al., 1984, p.46)
Cuando necesite hacer referencia a una fuente cuyo autor no ha podido identificar con precisión, cite las primeras dos o tres palabras del título, seguido por el año. Por ejemplo:
...en una reciente publicación (Enciclopedia de la Psicología, 1991, p.62)... ...en el siguiente artículo ("Diferencias individuales," 1993, p.12)...
Siga este ejemplo para las direcciones electrónicas donde no ha podido identificar ningún autor. Sin embargo, si el autor es "anónimo", cite la palabra Anónimo en su texto, por ejemplo:
(Anónimo, 1993, p.116)
Si usted necesita citar una investigación que encontró en otro trabajo, puede hacerlo de las siguientes maneras:
Smith (1970, p.27) cita a Brown (1967) quien descubrió que... Brown (1967), citado por Smith (1970, p.27), descubrió que... Se encontró (Brown, 1967, citado por Smith, 1970, p.27) que...

Educación de calidad, aunque plagiada
Descubierto el plagio, el copiadero de Peña Nieto, le preguntó un insospechable opositor del régimen, el oficialista Carlos Loret de Mola, al intolerante pentavocálico, Secretario de Educación Pública, el ñoño Nuño, qué pensaba de lo que había hecho su jefe, y paladinamente respondió que había cosas más importantes y en cuanto a la posibilidad de abrir una investigación sobre el asunto, el mal informado Aurelio respondió con enfado:
–...a nosotros no nos correspondería nada de eso que estás señalando.
¿Será porque nadie le ha informado que entre las muchas funciones que tiene la Secretaría a su mando –aparte de la de imponer modelos educativos, perseguir y difamar maestros porque no se dejan evaluar arbitrariamente, con un examen que debe ser modificado; violentar el país; favorecer el charrismo sindical pues nada más dialoga con los maestros del SNTE, no con los de la CNTE (que además ni lo aceptan y están esperando que renuncie); procurar el caos nacional y hacer todo menos educar– está la de registrar títulos profesionales y expedir cédulas profesionales.
De prosperar una iniciativa que algunos estudiantes de la muy piadosa Universidad Panamericana están promoviendo, para que no se desprestigie su institución, que consiste en que la UP le retire el título de licenciado en Derecho a Peña Nieto, la SEP tendría que obligarlo a devolver el título mal habido y le cancelaría la cédula profesional.
Pero, claro que el pentavocálico tratará de desafanarse del asunto de la tesis plagiada, puesto que el mismo Nuño, en la presentación de su modelito educativo se fusiló una idea del preceptor de Simón Bolívar, don Simón Rodríguez, sin concederle el menor crédito: la de que la educación debe servir para enseñar a los niños a pensar.
Tal vez, en un rapto de honestidad, tendría que cambiar el retintín de su campaña, sobre la educación de calidad y en todo caso hacerle un añadido: «Educación de calidad, aunque haya que plagiar».

¿Racistas los narradores del futbol?
Los equipos de futbol de Nigeria y Alemania, llegaron en los pasados Juegos Olímpicos a cuartos de final, lo que significa que el ganador de ese partido podría llegar a la final a enfrentarse con quien ganara del juego Colombia-Brasil.
No fue sorprendente que estos dos equipos alcanzaran ese punto en la competición por ser campeón olímpico, pues el de Alemania había ganado el pasado Campeonato Mundial de Futbol y el de Nigeria está reconocido como uno de los mejores de África y ya ha figurado en otras competencias.
¡Ah, pero lo que se supone no debe ocurrir en estos tiempos del cuidado de los respetos humanos y de condena del racismo, el apartheid y todo lo que signifique descartar por el color de la piel a una persona, sucedió durante la trasmisión.
Los cronistas deportivos, sudamericanos los dos, moreno uno y de piel más clara el otro, se dedicaron a darle un sesgo a la narración (innecesaria por otra parte, pues en la mayoría de los casos, los llamados cronistas se concretan a informar lo que cualquier televidente está mirando en la pantalla: si un jugador falló su tiro a gol, si otro entró bruscamente por el balón, si el portero detuvo prodigiosamente un tiro a gol). Los señores Herbert y Díaz quisieron dejar clara su admiración por Alemania y su desprecio por los negros africanos, a quienes llegó “a pesar así lo dijeron, “el atrevimiento” de enfrentarse a Alemania, en cuyo equipo primaban los rubios y de ojos claros, aunque tenían entre sus jugadores a un negro bastante blanqueado.
Si los alemanes fallaban un tiro a gol, era por “apresurados” y si eran los nigerianos los que no le atinaban a la portería les caían los calificativos de “horribles”, “espantosos”.
La defensa de los alemanes era “de calidad”, la de los nigerianos “carecía de plan”.
Los errores alemanes fueron siempre “excesos de confianza”, los de Nigeria “muestras de su inexperiencia”.
Las entradas bruscas de los alemanes, simplemente eran “enérgicas”, en tanto que las de los negros africanos, “brutales”. Y sin embargo, los alemanes se llevaron 3 tarjetas amarillas y los nigerianos una nada más.
¿Qué la FIFA no puede evitar estos excesos inhumanos de los “narradores”?

Presentación de novela
El primer lunes de septiembre, el día 5, a las 4 de la tarde, será presentada por personajes de las letras, la novela de Héctor Anaya, Los Cuadernos de Ariadna, en el vestíbulo de Radio Educación (Ángel Urraza y Adolfo Prieto, colonia del Valle).
Participarán los escritores María Luisa Mendoza, La China, René Avilés Fabila, Magdalena Galindo, Fabrizo Mejía Madrid y el primer actor y comediante Héctor Suárez y desde luego el heterónimo de esta sección.
En el recinto cultural que creó José Vasconcelos, Radio Educación y del que no se arrepintió, se pasará revista a otros aspectos cuestionables de quien ha pasado a la Historia como gran educador, filósofo, promotor de la edición de libros, político revolucionario, eminente educador. Pero la novela, ha señalado su autor, sólo como daño colateral le quita el pedestal a esta figura cultural, endiosada por quienes no lo han leído y nada saben de su carácter autoritario, impositivo, fascistoide, del admirador de Hitler, Mussolini, Franco y otros dictadores, del hombre que detestaba a su esposa por haberle dado hijos, a quienes tampoco quería y que amante de mujeres importantes, las deturpaba cuando lo dejaban al darse cuenta de quién era él.
La novela de Héctor Anaya, aparte es policiaca, política, amorosa (de amor filial y paterno), esotérica igualmente y erótica con intensidad. Y por otra parte, de utilidad filológica y adecuada para quienes se inician en la redacción literaria.
La entrada es gratuita, pero hay que llegar a tiempo, ¡porque se va a llenar!

Respuestas a la evaluación de funcionarios
Nada más para que calibre la falta de agricultura de los funcionarios que cuando oyen alguna palabra que está fuera de las 300 que manejan, allí van definiciones relacionadas con las preguntas evaluatorias.

1. Apógrafo: copia de un escrito original.
2. Artizar: hacer una cosa con arte.
3. Binubo: casado por segunda vez.
4. Epulón: comelón, tragón.
5. Faraute: el que lleva y trae mensajes.
6. Fuñicar: hacer algo con torpeza.
7. Motilón: que tiene poco pelo, calvo, pelón.
8. Precipuo: importante, principal.
9. Quitación: sueldo.
10. Tirocinio: aprendizaje, noviciado.

1 University of Portsmouth, Library Website, 2003 cedido especialmente a la Dirección de Investigación de la Facultad de Comunicación de la Universidad de Piura. Este resumen ha sido elaborado según el Manual de la Publicación de la American Phsycological Association (APA), 5to ed., 2001.