REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
29 | 11 | 2020
   

Letras, libros y revistas

La biblioteca de David recomienda...


David A Figueroa Hernández

 Esclavas del Poder*. De la vida real surge este esfuerzo periodístico en el que Lydia Cacho una vez más arriesga su vida en aras de una investigación de calidad y en la que se muestran las venas oscuras de la corrupción e impunidad, canales directos para el éxito de la trata de personas alrededor del mundo.

Esta obra deja al descubierto las complicidades que existen en lo que rodea a las redes de prostitución y cómo en los diferentes países que visita la periodista, las reglas pueden cambiar y la forma de traficar también.

Tal como nos tiene acostumbrados la autora, a través de un relato periodístico de denuncia, nos deja sentir su parte humana en tan pesada encomienda; nos hace ver, palpar y vivir el agudo dolor de las niñas y de las mujeres que por un engaño o por violencia, han caído en esta poderosa mafia a nivel mundial.

En su recorrido por países como Birmania, Argentina, Israel, Palestina, Camboya, Japón, Turquía y México, la gran cadena de corrupción engloba a políticos, militares, empresarios y mafiosos, todos ellos con un fin: hacer de la trata un negocio redondo en el que se coloca como una de las primeras actividades lucrativas en dichas naciones.

La autora nos demuestra cómo los gobiernos no intentan atacar las raíces del problema, aunque también, la sociedad continúa consumiendo sexo alrededor del orbe y con ello, difícilmente se podrá erradicar este sucio y lucrativo oficio.
Anteriormente Cacho nos había dado muestras de su valentía en Los Demonios del Edén, pero en la presente obra, rebasa la línea entre la vida y la muerte; se interna en peligrosas entrevistas, lugares, organizaciones, autoridades e individuos involucrados, que hace pensar en lo difícil que es realizar y publicar una hazaña de esta magnitud. Por sí solo, este libro es una investigación no sólo de calidad sino de un gran profesionalismo y aventura periodística.

Por otra parte, su relato y su prosa, muy similar a las historias periodísticas de otros colegas como Jorge Ramos, logran en el lector que éste no cierre el libro y se involucre en este problema social, cultural y político; no obstante, en algunos momentos Cacho, se muestra vulnerable como mujer y como ser humano ante las constantes injusticias y engaños. Su incansable resistencia por ayudar a quienes han perdido su futuro, a quienes no tienen libertad, y por quienes cada día son obligados a humillarse psicológica y sexualmente, es una constante en el libro.

Cuando cualquiera de nosotros podría retirarse con miedo, por amenazas, la comunicadora se interna cada vez más en este infierno que sin duda sólo la conciencia de un buen periodista se convierte en la frontera entre la realidad y el infierno. El tener contacto a las fuentes primarias, investigarlas, entrevistarlas, conocerlas y gozar de su confianza, es algo que no se logra fácilmente. Ella lo logra y lo publica; en México sabemos que esto puede representar un peligro para quien escribe y defiende los derechos humanos.

En este sentido, después de saber que por varios años consecutivos somos el país que pese a no estar en guerra es el más peligroso para los periodistas, hace más valiosa esta investigación; no se diga por los viajes y peligros a los que se enfrentó Cacho alrededor del mundo.

Una obra que nos hace reflexionar sobre el verdadero poder del ser humano y su futuro en una sociedad consumista y cada vez más escasa de educación y valores alrededor del mundo.

*Esclavas del Poder. Lydia Cacho. Grijalbo. 2010, 318 pp. dfigueroah@yahoo.com.mx.