REVISTA DIGITAL DE PROMOCI脫N CULTURAL                     Director: Ren茅 Avil茅s Fabila
12 | 12 | 2019
   

Arca de No茅

La clase media: S铆ntesis hist贸rica y pilar de una nueva sociedad


Luis David P茅rez Rosas

Es evidente el despiadado proceso de depauperizaci贸n permanente y progresivo que consume a las grandes masas del orbe. La culpa puede ser de la globalizaci贸n, del neoliberalismo, la injusta distribuci贸n de la riqueza, el desempleo, la burgues铆a, la ignorancia, el terrorismo, la no transparencia de la informaci贸n y la comunicaci贸n, la inseguridad, la ubicaci贸n geogr谩fica, la sobrepoblaci贸n, los bajos salarios, la falta de productividad, las condiciones clim谩ticas, la religi贸n, la raza, la cultura, en fin, son muchos los factores que se conjugan y que dan lugar a que ciertas naciones no sean afortunadas y a que otras s铆 lo sean. Pero el primer hecho enunciado en este art铆culo es reconocido mundialmente: el paulatino empobrecimiento de la mayor铆a de la sociedad mundial.

Ya dec铆a el insigne maestro Carlos Marx, en su m茅todo dial茅ctico, que a cada tesis (afirmaci贸n) le corresponde una ant铆tesis (negaci贸n), lo que estimula una lucha en la que se combinan informaciones, argumentos, se crea una mezcla dial茅ctica que anuncia la luz de una nueva concepci贸n de algo, un resultado, una conclusi贸n todav铆a inacabada, pero en proceso permanente de consolidaci贸n: la s铆ntesis. Este proceso dial茅ctico siempre est谩 presente en la vida humana: desde las actividades m谩s simples a las m谩s complejas.
El devenir y la experiencia hist贸rica del capitalismo han mostrado tremendos y cruentos hechos, los cuales se traducen en batallas, guerras, muertes por un motivo: el dinero, el poder del capital y su distribuci贸n. Con base en lo anterior, ahora podemos enunciar otra verdad del gran maestro Marx: todo proceso social tiene un fin econ贸mico; y la experiencia hist贸rica lo confirma d铆a a d铆a.

De lo anterior, se deriva que el fin econ贸mico, que se convierte en el poder del capital y su concentraci贸n en 鈥減ocas manos鈥, es lo que marca la diferencia entre la sociedad; se conforman y se definen con precisi贸n los estratos sociales y se crean mecanismos de poder que sirven para excluir a las grandes mayor铆as de los privilegios que gozan las minor铆as: los que detentan el poder monetario, la 茅lite, o sea, la burgues铆a.
As铆, el dinero como instrumento de comercializaci贸n y de intercambio no hace m谩s que dividir y segregar, y por ende se convierte en un poder que se ha postulado por encima de la dignidad humana, 驴cu谩ntas atrocidades no se han cometido y han ocasionado el olvido m谩s vil de los valores m谩s supremos de la vida humana por motivos econ贸micos?
La burgues铆a con sus excesos en todos los sentidos y despilfarros en cosas ef铆meras e insignificantes, ha ocasionado la injusta repartici贸n de la riqueza, lo cual da origen al profundo descontento y al nacimiento de la conciencia cr铆tica de los ciudadanos que cada d铆a engrosan, a煤n m谩s, las filas del proletariado.

Pero el punto medio entre ambos bandos contrarios es la clase media, o sea, el sector social que parece que cada d铆a se extingue sin piedad por motivo de la p茅sima administraci贸n de quienes detentan el capital y el poder pol铆tico; este supremo estrato social se est谩 convirtiendo en sectores proletarios; se est谩n trastocando valores supremos por valores ef铆meros... La burgues铆a es una especie de tesis hist贸rica que se afirma y confirma, pero no sin una lucha permanente con su contrario: el proletariado, que es su negaci贸n, su ant铆tesis. Como una interpretaci贸n m谩s, esto ilustra un ejemplo del proceso dial茅ctico enunciado por Carlos Marx, y as铆 tenemos que la s铆ntesis de la lucha de clases es la clase media de todo el orbe, lo que demuestra un nuevo horizonte todav铆a inacabado.
Hoy en d铆a vivimos en una sociedad clasista, porque persiste la lucha entre clases antag贸nicas, y lo peor o lo m谩s dr谩stico del asunto es que la clase media como punto de referencia b谩sico, como centro, como el punto medio y moderado que no raya en excesos ni radicalismos, ha estado sufriendo un proceso de debilitamiento progresivo por motivo de la inestabilidad econ贸mica y pol铆tica mundial.

La clase media mexicana, por ejemplo, no tiene antagonismos y es la s铆ntesis hist贸rico-social entre los individuos, y en cuanto tal se postula como el paradigma social b谩sico de referencia, como la medida m谩s precisa que deben regir los procesos sociales y por ende al mundo entero. Es decir, en las clases medias del mundo se albergan los valores m谩s supremos de la vida humana y social, la estabilidad pol铆tica, econ贸mica y la belleza cultural. No permitamos que caiga en extinci贸n y que se abra todav铆a m谩s la brecha entre ricos y pobres; m谩s bien, una propuesta pol铆tica y cultural constructiva debe dirigirse a fundir los extremos clasistas y reforzar la s铆ntesis hist贸rica, logrando as铆 el fortalecimiento universal de la clase media.

Desde un punto de vista cr铆tico, podemos apreciar que en Cuba no existe la opulencia, el derroche, la desorganizaci贸n, la injusta distribuci贸n de la riqueza y de los bienes materiales, lo que tanto caracteriza a la burgues铆a o elite del orbe; por otro lado, tampoco existe la pobreza, el hambre, la ignorancia, la miseria, o sea, lo que com煤nmente identifica a los sectores proletarios del mundo. El promedio de estudios por persona en Cuba es del nivel medio superior, y no es de extra帽arse que gran parte de los cubanos es profesionista. Por lo tanto, Cuba no es un pa铆s conformado por luchas clasistas derivadas del capitalismo, sino por clases medias, o sea, por paz, estabilidad y tranquilidad.

Posiblemente Cuba no es el pa铆s ideal o perfecto; todo mundo sabe que all铆 existe el desempleo, pero a煤n as铆 es un buen intento para lograr la consolidaci贸n universal de la clase media. Tambi茅n existen otros casos de pa铆ses capitalistas, que han logrado vencer en cierto grado la brecha entre ricos y pobres, como Holanda, Espa帽a, Inglaterra, Estados Unidos, entre otros.

Por ello, es prudente y necesario valorar aquellos intentos de fusionar los estratos sociales en uno s贸lo, y as铆 eliminar las disparidades. El mundo ser铆a muy diferente si solamente existiera la clase media como paradigma universal de estabilidad y crecimiento integral en el 谩mbito econ贸mico, pol铆tico, social y educativo-cultural. En ella se refugian y se conservan los valores morales universales: la honestidad, la solidaridad, la humildad, la responsabilidad, la confianza, el respeto, entre otros; de hecho, esto lo podemos constatar en las familias de este estrato socio-cultural.

La clase media como s铆ntesis hist贸rico-social es el pilar para la construcci贸n de una nueva humanidad, debe ser el paradigma socio-cultural del siglo XXI; es la semilla que proyecta la belleza, la sensibilidad, la 茅tica ciudadana necesaria y el m谩s alto nivel de civilizaci贸n al que pueda aspirar el hombre.

luisdavidper@yahoo.com.mx