REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 07 | 2019
   

Clave de sol

Cecilia Lugo: Toda la vida en la danza


Celeste Alba Iris

¨Siempre me he visto en la danza.¨
Cecilia Lugo.

Mientras a sus hermanas mayores les interesaba la danza folclórica, una pequeña soñaba con ser rumbera y bailar como la reina del cine de aquella época: Ninón Sevilla. Imitaba los pasos de sus coreografías, se imaginaba agitando holanes y vibrando al ritmo de tambores, plumas, trompetas, y lentejuelas. Los Lugo consentían y provocaban el encuentro vital con el arte, de abuelos con goce de violines huastecos, de padre que cantaba ópera, de madre sensible y entregada a la crianza, resultó un hogar iluminado:

¨Mis papás que siempre nos apoyan muchísimo, dijeron ¿dónde está la mejor escuela de danza del país? Quemaron sus naves y nos dieron la oportunidad de estudiar en Bellas Artes. Yo no sería quien soy si mis padres no me hubieran apoyado, si mi mamá no me hubiera dicho, como tenemos que esperar a tus hermanas vas estudiar ballet. Entré a los 9 años en la Academia de la Danza Mexicana, sin saber cuál iba a ser mi vocación.¨

¨Iba dócil a mis clases de ballet clásico hasta que una vez llegué a la práctica escénica como cinco horas antes. Llegué tanto tiempo antes que no me dejaron entrar directo al foro. Esperando en camerinos escuché una música. Dejé mis cosas y comencé a bajar siguiéndola. En el escenario estaba la Compañía del Ballet de las Américas dirigido por Amalia Hernández. Bailaban una pieza de danza contemporánea, Revelelations de Alvin Ailey, yo lo vi y me dije, esto es lo que yo quiero bailar, y que sea aquí en Bellas Artes. Tenía catorce años. Tres años después, a los 17, estaba bailando Revelations en Bellas Artes con Amalia Hernández. En mi casa, mis padres me enseñaron que cuando tú quieres algo, todo se consigue.¨

Luego de 9 años formándose en el INBA, vino la escuela del mundo, los otros escenarios. De Cuba a Nueva York, de Europa a Sudamérica, la templanza del cuerpo, el pulir de un guijarro, la configuración del infinito. Una extraordinaria bailarina desplegando sus alas de coreógrafa, fortaleciendo su vuelo hacia un concepto distinto:

¨Contempodanza nació de una manera un poco inconsciente. En ese momento se dieron las condiciones para que pudiera suceder. Yo no sabía hasta dónde iba a llegar o cuánto tiempo iba a perdurar con la compañía. No sabía el rumbo que iba a seguir esto, pero si que estaré en la danza toda la vida. La creación es mi pasión y el trabajo en equipo me encanta.¨
¨Todo mi grupo es de bailarines de primera, son los mejores de México. Y no es porque los quiera mucho sino porque los conozco. Somos un equipo muy sólido a nivel de vocación, ellos me apoyan en todo y yo también. Es una cuestión muy fuerte, llevamos muchos años trabajando juntos. Hay una correspondencia ética, y de trabajo. Soy muy exigente a nivel técnico, a nivel interpretativo, a nivel humano. Hay gente que hace audición y no pasa, no por su técnica sino porque tiene rasgos de personalidad que no siento que puedan fluir con un equipo. Necesita uno tener un gran respeto por los demás para pertenecer a un grupo independiente que trabaja todos los días.

¨Nosotros entrenamos por lo menos 6 horas diarias, de lunes a viernes. Cuando hay función más. Hay años que salimos al extranjero, otros que no. En general somos la compañía que más trabajo tiene en México. ¨

En la danza desde diferentes lugares

¿Hacer la vida desde el ejercicio de la danza es acaso posible en este país? ¿Quién puede mantenerse interpretando, haciendo suyo el movimiento de los soles, de las lunas, de los años, de sus días? ¿Qué brasa enciende el cuerpo que no busca más que bailar? ¿Cómo mantener el ritmo en un escenario tan hostil como elegido?

¨Soy una persona muy apasionada de lo que hago, soy una luchadora incansable. No hay retos que yo no asuma, cuando creo que son verdaderos e importantes.

¨Contempodanza es una compañía independiente que afortunadamente todas las becas que ha solicitado las ha obtenido. Ahorita tenemos una beca muy importante como es México en escena, un programa de CONACULTA para grupos de excelencia. Hemos sido beneficiarios desde el primer año, y ya llevamos 4 ininterrumpidos. Definitivamente son importantes los subsidios del estado pero no queremos vivir toda la vida de una beca, queremos vivir de nuestro esfuerzo, de nuestro trabajo y para todo ello se necesita una visión diferente del modo de producir arte y del modo de comprarlo también. La educación artística desde la niñez es muy importante porque así vamos preparando los públicos que demanden arte.
¨Seguimos luchando por mejores condiciones para bailarines. Recientemente estuve frente a los diputados de la LXI Legislatura como representante del gremio de danza en México para solicitar que voten a favor del Artículo 226 Bis de la Ley del Impuesto sobre la Renta, y existan incentivos fiscales a los empresarios para que apoyen proyectos artísticos. De esa manera se podría contrarrestar esta situación. Esperemos que con una articulación de factores y de actores, los grupos se sostengan a través de fundaciones, apoyos de gobierno y la empresa privada.¨

Asumir la danza puede ser una conjugación en infinitivo. Crear, desarrollar, impulsar, apoyar:

¨Cuando tienes las metas muy claras en la vida, toda tu energía y toda tu pasión está centrada en eso. No hay nada que te desvíe más allá de donde tú puedas llegar. El éxito radica en que sin importar lo que hagas, lo hagas con mucha felicidad. Que te produzca placer, emoción y para eso hay que sacrificar muchas cosas. Tienes que tener una disciplina muy férrea pero nada es sacrificio porque a la hora que lo haces, te entregas y lo disfrutas.

¨Los hallazgos y la riqueza que tengo en mi vida yo no los cambio. Junto a mi hermana Tere tengo una escuela de danza. Hicimos realidad un sueño que fue crear una escuela profesional de danza en México. También es independiente y es la mejor escuela en su tipo en la República Mexicana. Una vez fuimos a una función y yo estaba junto a la directora de danza del INBA cuando entraron nuestros alumnos a bailar y ella me pregunta ¿De dónde sacaste esos muchachos? ¿De dónde los sacaste? ¿Por qué no los aceptamos nosotros?

¨Le respondí. No los aceptaron porque en el INBA para hacer danza contemporánea tienen que tener 16 años y ser perfectos físicamente. Nuestra escuela en cambio es muy abierta, muy alternativa. Damos oportunidad a muchachos mayores de 18 años aunque sean chaparritos, sin cuello, pero que tengan vocación, que no tengan lesiones, que tengan pasión por la danza y que estén coordinados. Eso es suficiente.
¨Hay quienes se salen porque la formación es realmente dura. Hay que entregarte con pasión, con amor y muchos no los tienen. Creen que quieren bailar y los damos de baja, con nuestro dolor porque somos una escuela que se mantiene con las colegiaturas, pero también somos una escuela con un perfil ético muy fuerte.¨

Nueva visita a los linderos de lo místico

En la danza de Cecilia Lugo, giran también las palabras heredadas con la sangre, tatuajes inasibles, voces que se repiten de generación en generación y cobran fuerza, pero… ¿Qué es lo que mueve a un bailarín? ¿De qué ánima es poseído? ¿Cómo es que a veces cae como relámpago, flota en un océano de aire, se agita en hojarasca de intenciones?
¨Es una pasión corporal pero también es una pasión mística, porque el arte se acerca mucho a lo sagrado. Cuando uno baila es como una consagración. Estoy hablando del arte, cuando los artistas pueden realmente morirse en el escenario, entregar su alma. Cuando hay esta conexión, el artista toca los linderos de lo místico.


¨Yo me fui de Tampico porque no había escuelas profesionales de danza, pero sigue sin haber escuelas a nivel profesional, con grados, niveles, licenciatura. Eso es algo que está pendiente por hacerse en muchos estados de la República. A mí me interesa trabajar por Tamaulipas. Aportar todas las ideas que sean necesarias para impulsar la danza en este estado, siempre y cuando me permitan hacerlo. Creo que con mucha vocación, con mucha pasión y con un alma de guerrera, que ve que todo es posible se transforma el mundo. Eso me lo enseñó mi madre, y a ella se lo enseñó mi abuela.¨

La niña que soñaba con bailar tiene ahora un nombre que es referencia del movimiento. La danza contemporánea en México tiene una firma con impronta de costa, un sabor de arena y mar indelebles. La mujer, la bailarina, la coreógrafa vive agradecida su sueño hecho realidad.

¿Qué significa Contempodanza?


Compañía independiente de danza contemporánea fundada por Cecilia Lugo en 1986. Desde su primera presentación en México, en el Teatro de la Ciudad, ha trabajado ininterrumpidamente presentándose en los mejores foros nacionales e internacionales. En el extranjero, ha sido invitada a los festivales artísticos más importantes de: Alemania, Francia, España, Canadá, Estados Unidos, Perú, Chile, Argentina y República Checa.

Su labor artística se ha caracterizado por el alto nivel técnico y creativo de sus integrantes, así como por una propuesta escénica constantemente renovada.

¿Quién es Cecilia Lugo?

Nace en Tampico, Tamaulipas. Egresada del INBA como bailarina de danza clásica, realizó estudios complementarios en La Habana, Cuba, y en Nueva York, Estados Unidos. Cursó la Licenciatura en Estudios Latinoamericanos en la UNAM, y es egresada de la UDG como Lic. en Artes Escénicas. Formó parte de las compañías más importantes de danza en México: Ballet Folklórico de Amalia Hernández, Compañía Nacional de Danza Clásica del INBA y Ballet Teatro del Espacio. Asimismo, fue miembro fundador del Colegio Coreográfico de México. En 1986 funda Contempodanza, de quien es directora, coreógrafa y maestra.
Reconocimientos *
Es Premio Nacional de Coreografía INBA 1986
Contempodanza Espacio en movimiento, Centro de Formación Profesional para Bailarín en Danza Contemporánea, fundada en enero del 2006 junto con Ma. Teresa Lugo,
Gana el Gran Prix en Praga dentro del New Prague Dance Festival 2008.
El Instituto Nacional de Bellas Artes le otorga la Medalla Bellas Artes en 2008.
Premio Guillermina Bravo en el XXVIII Festival Internacional de Danza Contemporánea, Lila López.
XXIV Premio Nacional de Danza, José Limón, otorgado en el Festival Internacional de Danza realizado en Culiacán Sinaloa en mayo 2011.
El Festival Internacional Tamaulipas le hace un homenaje en su XIII edición en septiembre de 2011.
*Fuente FIT