REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
15 | 11 | 2019
   

Arca de Noé

¡Salvemos al idioma!


Marcos Winocur

Mi tía Eugenesia ha querido apantallarme con una frase que, según ella, se llama traba o destraba quién sabe qué, resultando una madre sin pies ni cabeza, tanto más difícil cuanto más rápido se la diga. Es la siguiente:


                                     Tres
                                     tristes
                                     tigres
                                     tragan
                                     trigo en
                                     tres
                                     trigales.



Por supuesto, acelero y me equivoco al llegar a tigres. Creo que así me pasa no por el traba-destraba, sino por lo absurdo. ¿Por qué deben ser tigres? Huelen feo, son feroces, comen carne cruda. ¿Y por qué tres? ¿Y por qué tristes? Yo prefiero cuatro alegres gatitos y que la frase quede así:


                                             Cuatro
                                             alegres
                                            gatitos
                                            juegan pelota
                                            en el jardín.


El idioma sale ganando con una frase que reúne dos virtudes: es bonita y lógica. Sí, lógica, pues ¿dónde se ha visto a tigres tragando trigo? Por lo demás, goza de la ventaja de decirse sin dificultad, no como la otra, que parece hecha a propósito para equivocar, cosas de tía Eutanasia, que la trajo para apantallar. Naturalmente, si usted lo prefiere, puede tratarse de cachorritos o conejitos, que son tan simpáticos, cinco o seis, o bien siete ositos, ocho pajaritos. Y claro, también tigritos, pero bien bañados y que sean vegetarianos. O cinco lobitos. ¿Cinco lobitos...? Me recuerda algo. En fin, depende de sus gustos.

Todo sea por el bien del idioma, somos responsables del que mañana hablarán nuestros hijos.

¡Salvemos al idioma!