REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 07 | 2019
   

Confabulario

Los que caminamos


Mariela Loza Nieto

                                           Caminante, son tus huellas
                                          el camino, y nada más;
                                          caminante, no hay camino,
                                          se hace camino al andar
                                                              Antonio Machado


Persiguen a la poesía,
          a un obrero que estudia,
               a un niño que imagina,
                   las pupilas tiernas de la niña.

Acusan de sediciosa a una madre que por su hijo desaparecido pregunta,
a esas piernas que van dando fruto en el arado,
a manos que por mejores salarios luchan,
a la mujer que comparte con la noche sus sueños,
al hombre que a su compañera de amor busca…

Azotan el nido de barro de un flamenco,
          las coplas de las aves,
               las plumas,
                  los cantos,
                           el viento.

Nos persiguen de Discépolo el tango que prohibieron,
          nos persiguen el pincel,
                  el verso libre,
                        los colores, la esperanza,
                               los besos…
                                    la danza

Nos persiguen, nos acusan,
criminalizan la protesta social,
y decirnos subversivos, terroristas, guerrilleros,
es el pretexto de estas bestias para azotarnos los sueños.

Y nosotros somos el obrero,
               la madre,
                    el hombre,
                        la mujer.

Somos las manos,
       las piernas
           el nido de barro.
                Somos las plumas,
                   el tango que danza clandestino,
                      el verso libre, la canción, el libro… somos el pincel.

Somos el hermano, la hermana,
              las soñadoras de todas las tierras,
                       la orquídea europea,
                            la lila asiática,
                              la violeta africana.

Somos las estrellas,
                   las letras,
                      delfín de agua australiana,
                           somos arco iris de libélulas.

Somos los colores,
los cantos.
El corazón de Latinoamérica.

Somos el viento.
Somos de una niña la sonrisa,
somos aún en el silencio.

Somos gaita, tambor, marimba.

Somos la tierra, el agua, el fuego.

Y la luna caminamos,
            y nos cobijan los pasos,
                    somos nosotros, somos nosotras,
                             un tierno abrazo.

Somos los soñadores de todo el mundo,
            las soñadoras corazón de toda tierra,
               quienes la esperanza andamos,
                      quienes la luna con los pasos caminamos.