REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
19 | 11 | 2019
   

Confabulario

Poemas


Jorge Hernández Cruz

EPIDERMIS

Admiro el traje a la medida que cubre tus huesos
Recorro tu inocente piel
Infinitud quiero al lamerla
es la hoja que espera al poeta

Pergamino de mi vida
Lienzo virgen que pinto con saliva

Serpentear sin pudor tu cuerpo aspiro
Al alba deseo llegar a la entraña
Dulce, oscilante
Que ningún pensamiento ajeno se interponga

Soy pájaro gozando la piel que se contrae
Bebiendo de la flor miel caliente
En nuestra locura la epidermis se llena de palabras
Destierro el momento a la memoria

Inmaculados botones del ropaje
Jugueteando con mis dedos
Mis manos son rémoras
Extinguen tus pezones

Yemas centinelas
Se posan en volcanes de nieve
Siguen las líneas del cuerpo
La senda de tus besos dirige la casería

Avaricia que desemboca la travesía
palmas ladronas toman mi sexo
deletreas T E Q U I E R O
desamparas mi voz humedeciendo el momento.


En el eco de tu espalda
mi nariz de demonio busca tu raíz de árbol
introduzco mi lengua para tocarte los huesos
tímida, húmeda soledad.

II

Lúdica lotería es tu cuerpo
tu amante cuello espera
sacrificando la edad
paladeando la fiebre del amor

somos suicidas no haciendo el amor
disfrutando las agitadas respiraciones
viviendo de suspiros
abriendo los deseos

eres música al besar, sirena callada
con codicia mis manos juegan con tu espalda
extraeré gemidos ocultos desde tu vientre
serán las notas del amor

Tiernamente entraré a tu nidal
Para sentirme apretado coactado loco
hasta deslizarse amorosamente a ti
excitado



¿TE CONOZCO?

Ya te siento y aun no te conozco
de ti no soy y tú eres de mi
el corazón se está esculpiendo
cohabitas en mis deseos

Tu silueta está en mi memoria
le quito momentos a mi vida
Aunque sé que partirás
Por qué no me conoces

No te conozco
creo que la próxima vez será la primera
navegaré para conocerte
nunca recorrí tus labios, no toqué tu piel

Sólo viajamos al cielo por un momento
¿Qué sientes, qué piensas, guardarás mis poemas?
mujer no te conozco y tu al hombre tampoco
¿quién eres?