REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
20 | 07 | 2019
   

Letras, libros y revistas

La biblioteca de David recomienda...


David A Figueroa Hernández

Viaje al centro de la Tierra. Pocas ocasiones tenemos la oportunidad de leer a un clásico que nos permita imaginar lo impensable, lo que siempre quisimos realizar pero que debido a carencias tecnológicas, financieras y a veces, por simple negación, nos limitamos para no realizar. Éste es ejemplo claro de lo que una buena historia puede reflejar.

De la fantástica mente de Julio Verne, nos llega esta gran lectura que, independientemente del momento en la que nos adentremos en ella, siempre nos permitirá imaginar mundos nuevos, escenarios extraordinarios que nos transportarán a un sin fin de aventuras, cada una de ellas llevadas a cabo por personajes similares a nosotros.

La época en la que dicha trama de desarrolla, nos pareciera muy alejada de la actualidad; no obstante, para Verne esto no era impedimento para recrear un presente lleno de grandes posibilidades, de descubrimientos insólitos de los que muchos nos preguntamos y, ¿por qué no?; el imaginar un futuro tecnológicamente más avanzado y compartido por los seres humanos para el pleno goce de su convivencia.

Viaje al centro de la Tierra se convierte en ese gran relato de un joven, Axel, en el que admira la dedicación de su tío, un erudito y estudioso de la ciencia, geógrafo y ávido aventurero de las páginas de libros antiguos, Otto Lidenbrock. De esta forma, ambos, junto con Hans, un islandés que contratan para acompañarlos a ese país, viven una historia épica en la que emprenden un viaje a las entrañas mismas del globo terráqueo.

Los tres, teniendo el gran espíritu del científico, emprenden la marcha a una expedición que anteriormente ya había sido recorrida por Arne Saknussemm y quien deja rastros encriptados que sólo alguien colmado en la sabiduría de las ciencias podría descifrar. Es así como viajan a Islandia y se adentran en un poderoso volcán que es la puerta de entrada a un mundo nuevo y maravilloso que nunca olvidarían.

Por grandes recorridos, los personajes centran su atención cada uno en lo que más los mueve a conocer el centro de la Tierra. El profesor, la ciencia y la aventura; Axel, la aventura y el amor de su prometida; Hans, la paga. Este último, logra una estima por ambos al grado de salvarles la vida en varias ocasiones.

Una vez dentro, nuestros aventureros pasan hambre y sed, se pierden durante el trayecto; la desesperanza en el relato -la historia misma- de Axel, es conmovedora, siempre admirando la gran sabiduría de su tío. Los escenarios con los que se topan nuestros personajes son tan vívidos que logran despertar en el lector imágenes que parecieran increíbles óleos. La narración se vuelve una búsqueda constante por saber cómo acabará el relato.

Los escenarios narrados resultan poco probables en la realidad pero bastante reales en la cabeza de Verne: un paraíso perdido con gigantesca vegetación y seres vivos que hace millones de años dejaron de existir sobre la faz de la tierra; finalmente, la esencia de haber encontrado rastros de seres humanos que pudieron haber vivido en esos remotos lugares de la tierra.

La presente lectura, para los jóvenes y adultos, es una muestra de que la literatura nos permite dilucidar que probablemente la ciencia en la vida real nos ponga un alto. Los sueños, la imaginación, es una virtud que sólo nosotros como especie poseemos y que pocas veces logramos plasmar en una maravillosa historia.

Julio Verne, con obras como la presente, se convertiría en uno de los escritores más conocidos en la literatura universal de corte fantástico. Su ejemplo inspiraría hechos que para el hombre han sido una constante en su devenir, ejemplo de ello, la llegada a la luna o las grandes exploraciones marinas. Sin duda, una lectura que se debe gozar desde la primera página.

Viaje al centro de la Tierra. Julio Verne, Autores Selectos. Grupo Ed. Tomo. 2009, 228-407

dfigueroah@yahoo.com.mx