REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
15 | 11 | 2019
   

Confabulario

Poemas


Benjamín Torres Uballe

Fantasía
Eres alada fantasía del viaje eterno en que no vuelo.

Reverberación de ti cada mañana donde presto muero./

Agonizas mi fragilidad, adivinas el andar, tuyo soy, esclavo y siervo./

Atas las amarras con dolor, pares un segundo de razón.

Instante ése, nunca el ayer, único, imprecisión de luz, de sol./

De la vida, prontitud es la inquietud en capituladas horas;

inmensidad tu resplandor, fortaleza, desilusión mayor entre mis manos./

Surco nuevo soy en tu regazo, vida sin germinar si aún lloras el pasado./

En la profundidad de lo que soy, emerges sola, irrumpes en el tiempo.

Cuán te extraño; en tal intensidad llevas mi andar, soledad y pensamiento./

Plantas un resquicio de fe, de luz tan natural, en pétalos de piel;

en tu blasonar septentrional, alma y voz del calendario./

Hoy eres compás final de nuestro baile en el escenario;

ausencia, dolor, páramo; es el infortunio escrito en nuestro diario./


EL POETA No. 1952

      Al maestro Jaime Sabines con admiración.
      También a todos aquellos talentosos poetas que
      desde el anonimato, nos regalan pedazos de cielo.


El poeta es un obrero a manos limpias,
artesano de las letras,
escribidor febril en días sin formas.
Espíritu y voz, su canto al firmamento;
razones, sentimientos, acaso huellas del tiempo.
Soñador, hábil letrista,
Intenso en ritual su sangre,
mira sereno minutos de la tarde.
Dispuesto, viste la piel de sol,
amable, luz eterna ocre baña su piel
de tonos todos, no hay calor, nada hay,
sólo corazón y la pasión; inacabados, cierto/.
Los minutos, tal versos escritos,
peregrinos sin mácula, se alistan en parábola,
ciclo de la vida y se besan ahí con el poeta,
consuman el presente, contumaz capricho,
de irascible tiempo/.
Ignorante más que sabio, alquimista cotidiano;
narrativa es su pecado, alas de temor, fulgor inusitado.
Visitador del arrabal en las noches de pecado/.
No busca el porqué, sino el camino andado,
procurando el amanecer, no a clamores del pasado;
irreverente, sí lo es, necio soñador avieso,
irredimible ser, de comprensión abstracto./
Omnisciencia, gravitación que obliga,
vagancia en el amor, ¡qué placidez!, su ruina,
desacierto tal vez, persistencia su manía/.
El poeta no es frío de invierno,
no huésped del infierno; es sólo mirador de
historias, devorador de copas, perpetuo soñador;
frágil, más frágil que capullos/.
El poeta es loco, amoroso, vivaz,
sentimental grandioso,
fracasado estrepitoso,
es hombre... sólo eso.


AMANTE

Me gusta verte plena,
naturaleza perfecta,
y te imagino girando,
circunferencia insurrecta.

Me gustas, cristalina,
en la humedad de la hierba;
en comunión nuestras manos,
impronunciadas promesas.

Me gustas
cuando de hastío te ausentas,
y a la distancia recuerdas
improvisar mis poemas.

Me gustas
en plenitud de palabras,
en que no pides amores,
sólo te llevas
intactas las fechas.

Me gustas
como huerta de fruta nueva,
en que paladeo la huella
de la tierra,
siempre eterna.

Me gusta verte
cual esplendorosa niña bella,
me gusta apenas tocarte,
como suave, tibia amante.

Me gustas así,
sin motivos ocurrentes,
cualquier día en el Universo,
cualquier día, de cualquier tarde.

BREVE

Breve, tan breve...
como el sonido.
La vida es así,
cierta, espléndida;
caprichosa, azul,
gris, sutil. /
A ratos hermosa, quieta,
como hembra majestuosa;
reina misteriosa,
con el encanto perenne,
de la lluvia misericorde,
que enjuga lágrimas,
raíces, casualidad.
Sentimiento de los hombres,
plural, sí,
reír, llorar, amar,
olvidar, claudicar. /
Flor mágica, del cielo,
fábula intelectual;
se bebe los años,
prohibido pensar. /
Breve, prisa breve...
en ocasiones llorar;
desdichas, ilusiones,
razones siempre de más. /
Breve, la vida es así...
se diluye, me quiere...
me ignora, me tiene;
¡anhelos que van!