REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
13 | 12 | 2019
   

Apantallados

Moviola en su laberinto - Sarah Palin y el creciente auge de la ultraderecha estadounidense


Alonso Ruiz Belmont

La reelección del presidente Barack Obama el pasado 6 de noviembre es un hecho que difícilmente habría podido materializarse sin el apoyo estratégico que el político demócrata recibió por parte del electorado latino y femenino. Su contendiente, el republicano Mitt Romney, debió comprometerse desde antes del inicio de su campaña con posiciones ideológicas que lo alejaron del centro del espectro ideológico, en un esfuerzo por arrebatarle la candidatura presidencial de su partido a contendientes de ascendencia ultraconservadora como Rick Perry y Newt Gingrich. Romney abrazó posiciones abiertamente hostiles hacia los votantes hispanos en temas como migración y educación pública, al tiempo que mostraba su frontal oposición hacia temas como la legalización del aborto y la planificación familiar, hecho que lo situó en ruta de colisión con los segmentos educados del electorado femenino. La muestra más clara de lo segundo fue probablemente la elección de su compañero de fórmula, el congresista por Wisconsin Paul Ryan, famoso por su intransigencia ante dichos temas pero también por sus posiciones conservadoras e ingenuas en asuntos de economía como política fiscal y déficit gubernamental.

Sin embargo, ésta no la primera ocasión que los republicanos pierden una elección tratando de complacer a la extrema derecha alejándose del centro político. Durante la campaña presidencial de 2008, el senador por Arizona, John McCain había apelado al carisma de la entonces gobernadora de Alaska, Sarah Palin, figura icónica del Tea Party, en un esfuerzo por conseguir el apoyo de los votantes republicanos conservadores y entusiasmar a las bases de apoyo en las comunidades blancas de clase media. Este hecho es abordado en la cinta Game Change (2012), de Jay Roach, basada en el libro del mismo nombre escrito por los periodistas Mark Halperin y John Heilenman en 2010.

El filme de Roach narra cómo años atrás Steve Schmitt, estratega de campaña de McCain, buscaba un compañero de fórmula para la campaña a la presidencia del republicano en 2008. McCain deseaba que la candidatura a la vicepresidencia recayese en el senador por Connecticut, Joe Lieberman, quien había contendido en esa posición junto al demócrata Al Gore en las elecciones presidenciales de 2000 y se había convertido en político independiente. Sin embargo, la propuesta de McCain es rechazada por sus asesores, quienes piensan que Lieberman no cuenta con el carisma suficiente para entusiasmar a las bases republicanas y contener la popularidad de su adversario, el también senador Barack Obama. Otros aspirantes que igualmente se quedan en el camino son Tim Pawlenty, gobernador de Minnesota; (paradójicamente) Mitt Romney, ex gobernador de Massachusetts; Tom Rodge, gobernador de Pennsylvania y Bobby Jindal, gobernador de Louisiana.

Schmitt y los demás estrategas de la campaña buscan otra opción que pudiese atraer el voto de las mujeres y de las bases republicanas conservadoras. En una reunión que tuvo lugar el 24 de agosto de 2008, los asesores de McCain se deciden por Sarah Palin. El día 27, McCain le hace personalmente el ofrecimiento a la gobernadora de Alaska y ésta acepta. El senador hace públicamente el anuncio el 29 de agosto en Dayton, Ohio.

En un principio la figura de Palin impulsa la popularidad de McCain y la campaña parece cobrar fuerza. Sin embargo, la inexperiencia política de la gobernadora comienza a hacer estragos en sus declaraciones ante la prensa. El punto culminante de este proceso de desgaste es la entrevista de Palin con la periodista de CBS Katie Couric, en la cual la primera muestra su ignorancia en temas fundamentales de economía y política internacional. Rápidamente Palin se convierte en un lastre político para McCain y la campaña comienza a perder brillo entre la opinión pública. El desempeño de Palin ante las cámaras mejora en el encuentro que sostiene el 2 de octubre ante el candidato demócrata a la vicepresidencia, Joe Biden, pero este último consigue ganar el debate.

Finalmente, Barack Obama termina convirtiéndose en el primer presidente afroamericano en la historia de los Estados Unidos y McCain regresa al Senado. Palin continuaría siendo considerada una potencial candidata entre su partido para las elecciones presidenciales del 2012, pero en octubre de 2011 anunció públicamente que no buscaría contender a la presidencia. Sin embargo, su carisma es evidente entre los sectores más reaccionarios del electorado republicano, quienes forman las bases del llamado Tea Party.

Surgido en 2009 tras el descontento por la crisis financiera mundial originada en los Estados Unidos, el Tea Party se autodefinió desde un principio como un movimiento que ha promovido diversas protestas en contra de la intervención del gobierno en la economía, el incremento del déficit público, la legalización del aborto y la llegada de nuevos inmigrantes a la unión americana. Su nombre es una referencia al Boston Tea Party, una protesta histórica de los colonos americanos, quienes en 1773 se opusieron a un impuesto de la corona británica y mostraron su rechazo arrojando cargamentos de té de los barcos ingleses a los muelles del puerto de Boston.

Pese a su carácter abiertamente reaccionario, racista y xenófobo, el Tea Party se ha posicionado rápidamente como el referente político más popular entre los votantes blancos de clase media baja. El auge político de esta corriente de opinión, que ha tomado virtualmente el control del partido republicano, está directamente vinculado a la progresiva desaparición de las clases medias en ese país; producto a su vez de la creciente concentración de la riqueza, así como de la caída en los salarios y los niveles de empleo de las clases obreras a causa de los efectos negativos de la globalización económica y de las crisis financieras durante los últimos veinticinco años.

Entre algunos de los más prominentes seguidores del Tea Party en el Capitolio se encuentran Ron Paul, congresista por Texas; Dick Armey, ex congresista por el mismo estado; Michele Bachmann, congresista por Minnesota; Scott Brown, senador por Massachusetts y Marco Rubio, senador por Florida.

Noam Chomsky ha descrito paralelos históricos entre el ascenso político del Tea Party y la República de Weimar, cuando los estragos generados por los efectos de una depresión económica mundial provocaron un descontento generalizado que terminó con las instituciones democráticas. El auge de la ultraderecha en los Estados Unidos es un hecho que no debe perderse de vista, ya que supone consecuencias negativas para nuestra relación bilateral con ese país, particularmente en el tema migratorio.

________________
1 Game Change, Estados Unidos, 2012 .Dirección: Jay Roach. Producción: HBO Films, Playtone. Guión: Danny Strong, Mark Halperin. Elenco: Ed Harris, Julianne Moore, Woody Harrelson.