REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
13 | 08 | 2020
   

Confabulario

Ganiél


Antonio Andrade

Niederbipp Suiza, 24 de Febrero de 2006

Ganiél es un artista, pero un artista de verdad, él no es de esos que se pueda uno encontrar en colegios, galerías y cafés de arte-snob, él recorre las calles montado en su vieja bicicleta, acompañado del Churros, su perro cojo que perdió una pata después de que un auto lo atropellara...

“No te creas güey, la gente es re buena onda, ira, un día una ruca se me acercó para preguntarme donde vivía y ps’ ni modo de echarle mentiras ¿no?, entonces le dije que yo vivía en todos lados, que no tenía casa fija y que si la tenía ps’ que ni me acordaba y aún así ella me subió a su carro, o más bien nos subió, ¡en serio güey!, la pinche vieja loca cargó su carro con el Churros recién atropellado, mi bicicleta y ps’ yo merengues ¿no? y luego luego que se lanza con el doctor, neta güey, si hasta le pagó todo, todito y se quedó al Churros en su casa todo un mes hasta que se puso bien, siempre que iba a ver cómo seguía el perro, ella me invitaba a comer, neta güey, ja ja ja, si hasta un día me preguntó si no quería bañarme en su regadera, es neta güey, no te rías, si yo hasta pensé que la ruca se estaba enamorando de mi, jar, jar, nosierto güey, pero lo demás si es neta, me cae y aunque el Churros perdió la patita, ¡velo güey!, siempre me anda siguiendo a todas partes, neta, cuando se cansa hasta lo subo aquí en medio, ira... ¿eh, qué tranza, a poco no es para quedarse de las de acá?”

Él es músico, pero no uno de esos que pasan tardes enteras ensayando canciones de tres notas y soñando con los tiempos venideros donde la fama les cumpla hasta el más incoherente de sus caprichos, él tiene una guitarra vieja con tan sólo tres cuerdas mal-afinadas, en ella ejecuta las más bellas melodías, ésas que le dicta el sentimiento...

“Me cae güey, no hay nada más hermoso que la música, inténtalo, cuando yo estoy triste o cansado, sólo tengo que sentarme en cualquier parte y dejar que mis manos hablen a través de mi guitarrita, en serio, es más mira, ahí te va una muestra, ps’ como dicen por ahí, para muestra un botón, jar, jar, ¿o que, prefieres tocarla tu?”.

El analfabetismo no le impide incluso hacer poesía, lleva siempre a la mano un puñado de lápices de colores, por si acaso las palabras encuentran el orden exacto, pero él no hace la clásica poesía chorera y cansada de palabras rimbombantes y notorias influencias, él no sufre paranoias escénicas o literarias, ni ondea banderas pre-fabricadas o ajenas, él prefiere los textos sencillos, los que surgen desde adentro de esa fibra sensible, la que él llama inspiración.

“Neta que si güey, pero yo no le escribo al amor, eso a mi me da hueva, como el pinche Benedetti o ese güey, el Neruda, pura miel y palabras bonitas, nel, yo le escribo al monte, al nopal y a la tuna, al águila y al coyote, a las cascadas, a dios, a la luna, ps’ a las cosas que siempre me acompañan, es más ira, ten, te regalo estos poemas que le hice a una chava, no hablan de amor, pero si hablan de belleza, porque yo encontré el monte en sus ojos, neta güey, son unos ojos así, bien grandotes y bien chidos, ¡ya, no seas mamón, quédatelos!, quien quita y un día los incluyes en uno de tus libros y hasta me haces famoso ¿qué, no?”

Una tarde, de ésas a las que él llama, “de suerte”, encontró tirado en la basura un viejo cajón de pintura, tenía tubos de todos los colores y varios pinceles, Ganiél no dejó pasar mucho tiempo antes de iniciarse en las artes pictóricas, nuevamente rompió con los formulismos y los estándares estipulados y empezó a plasmar, -al igual que su poesía- únicamente esas cosas que los sentimientos le dictaban, cuerpos amorfos como sombras y lenguas de fuego comenzaron a aparecer en sus lienzos de estraza y cartón corrugado, luego vinieron las mezclas de óleo con cera, crayola, tierra y acuarela, con esta última continúa pintando ya que el óleo se le está acabando y prefiere guardarlo para esas pinturas, realmente especiales, cuando encuentra tirado en su monte una hoja seca de maguey, una piedra, un trozo de corteza o un nopal realmente grande y suficientemente viejo para cortarlo y posteriormente, pintarlo...

“Antes vendía mis pinturas con las amigas de una ruca que siempre me andaba diciendo que mis trabajos eran maravillosos, neta güey, pinche vieja, siempre me buscaba en el parque Naucalli, ahí donde nos conocimos, ¿te acuerdas?, donde me daban chance de exponer mis alucines, jar jar, neta que nomás de acordarme hasta me da risa güey, ¿ps’ cuándo iban realmente a gustarle mis pinturas a nadie?, yo pienso que la ruca también estaba enamorada de mi, jar jar, como ésa que le pagó el doctor al Churros, jar jar, nosierto güey, nosierto”

Siempre tiene una sonrisa, un dulce y un fuerte apretón de manos, dejó la mota y sólo bebe en ocasiones importantes, su mayor sueño es ser cineasta, se dice que un día dejó al Churros encargado con una señora para emprender un viaje en bicicleta hasta Oaxaca, no recuerda su verdadero nombre o su fecha de cumpleaños...

“En serio güey, no te rías, es que nunca he tenido papeles y como me salí de mi casa muy morro, ps’ no me acuerdo de mi nombre ni de mi cumpleaños, pero igual y si tengo más de treinta años, pero ps’ quien sabe ¿no?, jar jar, ps’ cámara mi güey, te cuidas y ahí nos andamos viendo, cuando la vida nos disponga encontrarnos nuevamente y no olvides verte esos filmes del Buñuel que te dije, ¿sí te acuerdas?, están bien cabrones, no cabe duda que sí hay güeyes talentosos en estos días”

Ganiél es un artista, pero no uno de esos que presumen sus penurias en fiestas y reuniones, y necesitan el discurso acostumbrado de los viernes por la noche para hacerse de una amante pasajera, él es un artista de verdad, él sí siente, él sí sufre, él sí es autosuficiente, él sí es libre, él no utiliza las palabras para provocar sensaciones, no las cotiza, él simplemente se expresa sin buscar combinaciones exactas o precisas, él no se vende, se entrega... se regala.

Todos los derechos reservados
antonio@andrade.as
http://andrade.netfirms.com