REVISTA DIGITAL DE PROMOCI脫N CULTURAL                     Director: Ren茅 Avil茅s Fabila
27 | 01 | 2020
   

De nuestra portada

Telecomunicaciones y esquizofrenia


Jorge Bravo

Todos los conflictos pueden ser resueltos,
es s贸lo un tema de voluntad.

Martti Oiva Kalevi Ahtisaari
Ex presidente de Finlandia y premio Nobel de la Paz 2008

Los ingresos durante 2008 por servicios de comunicaci贸n (medios y telecomunicaciones) fue de 384 mil 986 millones de pesos. De ese tama帽o es el poder econ贸mico y pol铆tico de los operadores, de esas dimensiones tendr铆a que ser la responsabilidad del Estado y de esa capacidad debiera ser la exigencia de los usuarios de los distintos servicios de radiodifusi贸n y telecomunicaciones.

Hasta el momento, lo 煤nico evidente es el poder de confrontaci贸n de los concesionarios, el pasmo de la autoridad y la impotencia de los usuarios.
Los operadores hacen uso de cualquier estrategia a su alcance para legitimarse y desprestigiar a sus contrincantes. Pero con frecuencia incurren en contradicciones flagrantes.

Las empresas de Carlos Slim retiran su publicidad de Televisa y TV Azteca, record谩ndoles que Grupo Carso es el principal anunciante mexicano, al mismo tiempo que exhiben la falta de competencia en la televisi贸n abierta; Telmex comercializa el servicio b谩sico de televisi贸n satelital Dish a un precio m贸dico, como para que no olviden que est谩 pendiente el cambio en su t铆tulo de concesi贸n y para comprobar que la convergencia traer铆a una reducci贸n de precios, pero lo hace desafiando su propio t铆tulo y s贸lo a quienes contraten la l铆nea telef贸nica, olvid谩ndose de quienes ya son sus clientes de anta帽o; Telmex y Telcel pagan inserciones en peri贸dicos y medios digitales para denostar a sus refractarios y posicionar su discurso, pero quisi茅ramos que ese dinero lo destinaran a la capacitaci贸n de sus empleados, quienes muchas veces brindan un mal servicio; interpone recursos jur铆dicos de cuanta resoluci贸n les perjudica, pero para contratar un servicio de telecomunicaciones el usuario debe esperar d铆as y enfrentarse a una humillante burocracia.

Televisa utiliza su pantalla y organiza mesas de debate en Foro TV donde exhibe las tropel铆as de Telmex y Telcel, pero sin que exista un representante de esas empresas que brinde su versi贸n de los hechos; en sus noticiarios informa sobre las elevadas tarifas de telefon铆a en M茅xico, pero nada dice de c贸mo Televisa obliga a los operadores de cable a contratar sus paquetes de canales; avienta por delante a la C谩mara Nacional de la Industria de Telecomunicaciones por Cable (Canitec), pero soslaya que un grupo de operadores se escindi贸 de esa organizaci贸n para crear la suya propia (Asociaci贸n de Redes de Telecomunicaciones de M茅xico), porque la Canitec ha dejado de ser 鈥渓ibre, democr谩tica, congruente, transparente, 茅tica y moralmente intachable鈥 (Homozapping.com.mx). La propia Canitet paga costosos desplegados para denunciar las onerosas tarifas de telefon铆a en M茅xico, pero la organizaci贸n internacional que cita (OCDE) tambi茅n ha dicho que las tarifas de los operadores de cable son elevadas, adem谩s de que Televisa sigue sin permitir el must carry. Esa empresa invita a legisladores de todos los partidos para que denuncien las altas tarifas de interconexi贸n en Espacio 2011, pero a su vez ha impedido que el Congreso apruebe una reforma integral de medios y telecomunicaciones que subsanar铆a ese y muchos otros temas.

TV Azteca y sus filiales son profesionales en el recurso del amparo y en adoptar el discurso de la legalidad, pero todav铆a recordamos la forma como Ricardo Salinas Pliego se apropi贸 de la se帽al de Canal 40, as铆 como de la trasgresi贸n al acuerdo de televisi贸n digital terrestre al brindar el servicio Hi-TV a trav茅s de los canales espejo que le otorg贸 el gobierno. Se al铆a con Televisa al venderle 50 por ciento de las acciones de Iusacell, pero esta telef贸nica ha dejado de hacer un uso eficiente del espectro concesionado e incluso lo ha arrendado a Telcel. La empresa del Ajusco no supera el 30 por ciento de audiencia en televisi贸n abierta, pero ha perdido la oportunidad de producir y realizar contenidos distintos a los de la 鈥渆scuela Televisa鈥.

Los competidores de Telmex y Telcel acusan a esos corporativos de que se amparan, detienen la regulaci贸n e impiden las sanciones en su contra, pero lo mismo hacen Televisa y TV Azteca en materia electoral; impugnan las resoluciones del Instituto Federal Electoral y no han pagado un s贸lo peso de las multas impuestas. Denuncian los subsidios cruzados y las pr谩cticas monop贸licas en las que estar铆an incurriendo las telef贸nicas de Slim, pero el duopolio ofrece publicidad integrada, transmite gacetillas, hace propaganda a trav茅s de sus programas y favorece la imagen y candidatura del gobernador del Estado de M茅xico, Enrique Pe帽a Nieto. El duopolio lamenta que las altas tarifas de interconexi贸n no beneficien a los usuarios con servicios m谩s baratos, pero esas mismas empresas lucran con la caridad, la buena fe, las ideas y el dinero de los mexicanos con eventos como el Telet贸n, Iniciativa M茅xico, los movimientos Azteca y el Juguet贸n. Se duelen que los consumidores pagan una de las tarifas m谩s caras de Internet y telefon铆a entre los pa铆ses de la OCDE, pero no se lamentan de recibir cuantiosos recursos p煤blicos por concepto de comunicaci贸n social o de presupuestos estatales para financiar sus telenovelas o eventos.
Denuncian que Telmex viola constantemente su t铆tulo de concesi贸n, pero el duopolio televisivo tampoco acata la Ley Federal de Radio y Televisi贸n y su Reglamento en temas como publicidad, contenidos o derecho de r茅plica. Asimismo, otros operadores de telecomunicaciones exigen se revoquen los t铆tulos de concesi贸n de Telmex y Telcel, pero a pesar de que no tienen el poder sustancial de esas compa帽铆as, reciben m谩s quejas ante la Profeco por parte de usuarios inconformes con el servicio.

Quiz谩 el papel m谩s bochornoso lo ha tenido la autoridad. Dice que no est谩 entre sus atribuciones mediar en el conflicto, pero olvida que la radiodifusi贸n y las telecomunicaciones constituyen una actividad de inter茅s p煤blico, lo que la obligar铆a a actuar en funci贸n de ese principio. Sostiene que tiene y se gu铆a con base en una agenda digital, pero recientemente un grupo de c谩maras industriales, de especialistas y de comisiones legislativas tuvo que proponerle una Agenda Digital Nacional, porque M茅xico es el 煤nico pa铆s de la OCDE que carece de la suya propia.

El gobierno afirma que promover谩 la cobertura, la competencia y la convergencia, pero M茅xico no lidera en penetraci贸n ning煤n servicio de telecomunicaciones en Am茅rica Latina, la concentraci贸n de los recursos comunicacionales es cada vez mayor y no existe convergencia plena de servicios y plataformas. Defiende una pol铆tica p煤blica de telecomunicaciones, pero durante la administraci贸n calderonista han transitado tres secretarios de Comunicaciones y Transportes, tres subsecretarios de Comunicaciones y dos presidentes de la Cofetel.
Culpa de su inacci贸n a la doble ventanilla y a la tramitolog铆a, pero en todos los pa铆ses existen distintas autoridades que cumplen y vigilan ciertas tareas, lo que ocurre es que en M茅xico la radiodifusi贸n, las telecomunicaciones y la administraci贸n del espectro radioel茅ctrico est谩n politizados. Esa misma doble ventanilla que tanto demora el desarrollo del sector en M茅xico no fue obst谩culo para otorgarle 25 permisos al Organismo Promotor de Medios Audiovisuales (OPMA) de la Secretar铆a de Gobernaci贸n, mientras que los medios comunitarios tienen a帽os solicitando su respectivo permiso, se les niega e incluso son criminalizados.

La autoridad se queja porque no tiene dientes para sancionar y pide reformas que fortalezcan a los 贸rganos reguladores, pero s煤bitamente la Cofetel se al铆a con la Profeco para sancionar a Telcel porque no avis贸 oportunamente de fallas en su red, afectando a miles de usuarios, o impone una multa hist贸rica por casi 12 mil millones de pesos a la misma empresa por pr谩cticas monop贸licas.

Responsabiliza de todos sus males y de la par谩lisis en el sector a los amparos de los operadores y a la Suprema Corte de Justicia de la Naci贸n por admitirlos, pero los abogados saben que debe castigarse el fraude procesal y la Constituci贸n dice que la justicia debe ser pronta y expedita. Los juicios en el sector no tienen por qu茅 durar a帽os o, cuando as铆 conviene, resolverse de forma discrecional. En M茅xico tenemos mucho aparato judicial y abundante presupuesto para sostenerlo, pero muy poca o nula justicia. Algunos funcionarios proponen tribunales especiales para que resuelvan pronto y bien los litigios en telecomunicaciones, porque los jueces ordinarios desconocen los temas y se contradicen, pero entonces para qu茅 tenemos organismos t茅cnicos especializados.
La autoridad lamenta que en M茅xico seamos tan suspicaces y desconfiados, que todo lo cuestionemos y que pongamos m谩s atenci贸n en las formas que en el fondo de los asuntos. Pero cada uno de estos malestares tiene una respuesta: la suspicacia y la desconfianza se solucionan con aut茅ntica transparencia y rendici贸n de cuentas; el cuestionamiento puede ser institucionalmente encausado si se convocara a audiencias y debates p煤blicos, plurales e incluyentes en temas como televisi贸n y radio digital, reformas legislativas, procesos licitatorios, agenda digital, etc茅tera. Y en cuando a la forma y el fondo de los asuntos, la autoridad olvida que los procedimientos son los mecanismos que todos nos hemos dado y sobre los cuales estamos de acuerdo, para posteriormente proceder a la discusi贸n de fondo de los temas. Violar las formas y los procedimientos significa carecer de esp铆ritu democr谩tico.

Los usuarios tampoco salimos bien librados. Nos quejamos del mal servicio de Telmex y Telcel y de la deplorable calidad de los contenidos de las televisoras, pero como consumidores no exigimos lo suficiente, no cambiamos de canal a las televisoras p煤blicas y, por lo general, los medios de comunicaci贸n tienen m谩s credibilidad que las instituciones pol铆ticas. Los j贸venes crean p谩ginas en Facebook y cuentas en Twitter y otras redes sociales para insultar a los operadores y las televisoras, pero f谩cilmente sucumben a su encanto y entonces acuden entusiastas a Campus Party de Telef贸nica, a Aldea Digital de Telmex, a Espacio de Televisa o a los Movimientos de TV Azteca. Nos molestan por inocuos los programas del duopolio, pero nos detenemos ante alguna grabaci贸n y solicitamos el aut贸grafo de alg煤n artista.

Nos encontramos ante un sector donde todos se acusan, todos incumplen, todos abusan, todos dicen verdades a medias, todos son v铆ctimas y victimarios, todos tienen la raz贸n en algo, todos se equivocan en alguna parte, todos quieren ganar m谩s y todos apelan al beneficio de los consumidores鈥 pero quiz谩 nadie est谩 haciendo el trabajo completo. Quiz谩 al final del camino ocurra lo de siempre: los operadores se ponen de acuerdo entre s铆, imponen tarifas, condiciones, mercados, servicios, porcentajes鈥 y la autoridad y los usuarios, como siempre, quedamos desplazados de la negociaci贸n.

beltmondi@yahoo.com.mx