REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
22 | 11 | 2019
   

Arca de Noé

El vudú


Dalia Maria Teresa De León Adams

Hablar del vudú o vudou en francés, significa introducirse en un tema muy vasto, e interesante; es hablar de magia y religión , en la creencia en hombres zombis, de trances y de enigmas y brujería, pero sobre todo de rituales que surgen como parteaguas de lo sobrenatural.
En otras palabras, es apelar a la atmósfera que prevalece en la pequeña, pero sobrepoblada isla de Haití, que como dato anexo, le diremos que está considerada hoy día como el país más pobre del continente americano.
Un lugar que encumbra un conjunto de creencias y de ritos de origen africano, en donde se ubicaron los ancestros de la mayoría de sus actuales habitantes, según testimonios del historiador Alfred Métraux.
Este historiador sostiene que es una región en donde surgen muertes misteriosas, debido a embrujos y ritos secretos supuestamente otorgados a sus dioses, en donde se involucran a algunos animales, pese a la escasez de éstos, pues la región prácticamente sólo cuenta con algunos árboles, y ya el destacado investigador submarino francés, Jacques Cousteau, en antaño, se sorprendería por la poca afluencia de vida marina alrededor de la isla.
Y aunque parezca extraño, sus habitantes argumentan que la religiónvudú tiene compatibilidad con la religión católica y la protestante, y que prueba de ello es el hecho de que, para poder servir a los “Loas” o espíritus, como Mambo, el practicante, como requisito, debe ser católico.
En los santuarios, en donde los miembros de la cofradía se reúnen para honrar a los Loas, que son los seres espirituales que los protegen, aman y custodian, además de ser los reveladores de secretos y remedios que les llevan al bienestar tanto económico como de salud; todo ello mediante la intervención de los sacerdotes o sacerdotisas denominados “Los Mambó”, a quienes se les consulta de manera individual en los santuarios o “Humfós”
Pero el vudú no sólo es una forma de expresión religiosa, sino que se extiende a la interacción social entre los haitianos, en cuanto a la orientación matrimonial, la manera del culto a los muertos, las festividades y diferentes actividades de la sociedad.
El vudú contiene muchos más elementos que resultan interesantes e incomprensibles por ser ajenos a nuestra forma de vida, pero que conforman una realidad, la realidad haitiana que aún centra su vida alrededor de la práctica de esta religión.