REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 07 | 2019
   

Confabulario

Crecer


Juan Felipe Galindo Márquez

Se ha agotado el último vestigio, el esperanzador escarmiento que creímos truculento y noble. Nos postrábamos el día (el único día posible) entre pinos talados tallando nuestras rodillas de troncos agonizantes. Tragando saliva con pornográficas visiones, que creíamos sólo posibles en nuestras mentes de domingo. Esperanzador escarmiento, esperábamos cuclillas contra los muros desteñidos de la fábrica materna, fábrica de inmensas calderas nobles y mortales, fundíanse sopas metálicas, calor irresistible, sudores y vaginales exhalaciones. Días laborales y almuerzos alas de pollo para ellas. Brazos mecánicos trituran pieles de avión como si fuera hojaldre.
Esperábamos contra el muro la salida de nuestras jóvenes madres. Nunca jugábamos. Todos, muchachos desarrollados ya, hablábamos cada tres horas, escupíamos lucidamente y volvíamos a empezar cuclillas la espera de muslos doloridos y rodillas descompuestas.
El dulce subterfugio, la decidida espera, el último conducto, el último cuento en el que a nuestra edad podíamos creer, por supuesto, no sin ser acompañado de predilectas masturbaciones. Este último subterfugio lo perdimos al fin, no se puede trazar camino donde ni siquiera hay suelo. Hemos perdido ya la última mentira, desolados marchamos cabizbajos y de pene entre las piernas la carretera, donde seguramente encontraremos nuestras jóvenes madres de anchos muslos apretados, carnes dulces blandas, y donde ya no tendremos comida servida esta noche.