REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
13 | 12 | 2019
   

Letras, libros y revistas

René Avilés Fabila, off the record


Ramón I. Martínez

El Instituto Nacional de Bellas Artes coordina "Autores off the record", ciclo que presenta conversaciones entre escritores y periodistas, y en el que en esta ocasión el narrador y periodista René Avilés Fabila fue entrevistado por Miguel Ángel Quemain. La cita fue el 31 de octubre, a las 19:00 horas, en el Centro de Creación Literaria Xavier Villaurrutia, ubicado en Nuevo León 91, colonia Condesa, Ciudad de México.
La entrevista semejó un juego de espejos, donde Avilés Fabila al hablar de otros escritores (Borges, Arreola, Hemingway) habló de sí mismo, y al hablar de sí mismo hablaba de los otros que le precedieron y sus coetáneos (jóvenes y otros no tanto), en un poderío conversacional donde de nueva cuenta este prolífico autor deja constancia de la estrecha relación entre oralidad y escritura, entre periodismo y literatura, entre anecdotario y tramas vitales.
Off the record: Lo que queda fuera de la grabación, material extra editado y que permanece fuera de la entrevista, material confidencial que subsiste como entre nos, entre entrevistador y autor, aquí quedó al descubierto ante un público mayoritariamente joven que escuchó atento y divertido ante la habilidad y la oportuna ocurrencia de esta entrevista-conferencia, magia de la palabra viva del diálogo.
La sabiduría en relato que sólo se obtiene tras medio siglo de oficio narrativo y periodístico. Miguel Ángel Quemain afirmó en algún momento: “La autobiografía es una historia de pérdidas”, a lo que René Avilés Fabila asintió y abundó: “El género autobiográfico es una manera de mentir desenfrenadamente y si alguien cuenta su vida es porque considera que es digna de ser compartida… la memoria tiene fallas y al recontar una historia mejoro la versión anterior.” Recordó que hace diez años había muerto su madre, y fue entonces que cayó en cuenta de “que no conocía a mi madre, aunque mi vida con ella fue muy feliz, sabía muy poco de ella, nunca le pregunté por ejemplo porque ella siempre se había interesado en hombres tan horrorosos” (risas) “La muerte de mi madre es un dolor que nunca voy a superar; la muerte de mi padre no fue un gran dolor pues nunca viví con él.” El autor nunca ha negado ser un Edipo, “complejo” que ejerce sin falsos sentimentalismos, sin poses ni falsas ilusiones. “Escribí El libro de mi madre en siete días, tal era la necesidad de desahogar la pena”. Doña Clemencia Fabila Hernández fue maestra normalista, bella, culta, y al igual que ella, el escritor no desea sepelios o funerales. “Me convencí más de ello cuando la muerte de Rubén Bonifaz Nuño y la cantidad de barbajanadas que se dijeron incluso de parte de amigos cercanos a unos cuantos metros de su cadáver”.
“No me arrepiento de nada” como dice la canción interpretada por Edith Piaf; en estos años de periodismo y literatura apasionados René Avilés Fabila ha cultivado tanto amistades como enemistades e insiste “No me arrepiento de nada”.
“Cada vez que estoy frente a mis estudiantes en la universidad siento que vuelvo a mis veinticinco años” asienta con su vigor característico.
El autor se ha distinguido además por su promoción intensa de la cultura a través de la fundación René Avilés Fabila y un gran museo del escritor que cuenta con un inmenso acervo aunque de momento las autoridades no le han dado el apoyo que merece tal labor de difusión entre la comunidad.