REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
15 | 09 | 2019
   

Confabulario

Versos


Milena Solot

Cama
Me gusta cuando titubeas
si será detrás o será de frente
piernas que parecen manos
y labios que se nos
pierden

y luego
escalo triunfante
la cuesta de tu pene
para reposar como flor punzante
y perfumarme con tu semen.

Ladrón
Soy la otra
la que mira los espejos rotos
de tu memoria
la otra,
la desdichada golosa de tus ojos,
la de dientes de musgo,
la otra
tu sombra
tu memoria
la que arrebata,
la que goza,
la otra,
tu puta

Tongo
Me dices que me dejas
pero no me lo creo, tigre
ya de tus ojos espumosos
detecto que titubeas
¿qué es eso que me dejas?
¿porqué me dejas?
¿a dónde vas?
'preguntas...'
me dirás con ese rasguño amargo de tu dedo
'haces las preguntas que no deben hacerse
pregúntame de la hora en tus senos
de aquella noche de recuerdo'
pero todo se borra
cuando no quiero que me dejes,
tigre.

Felicidad
Se parece tanto
al momento
de las aguas
en la espalda,
a las golondrinas,
que anidan,
al calor en los pies

a la danza
de la cocina
al reloj,
que nadie mira
al olvido
de la televisión

a las conversaciones
sin forma
sin ton ni son

a la
a la copa de vino
levantada
por ti, por mí
por no debernos nada
por no perder nada
por las luciérnagas.

Domésticos
Cama deshecha
platos, grumos,
frutos maduros
puertas que abrir

estar despierta
a las ocho am

las calles
los rostros
las cenas entre amigos
los quesos y las uvas
chistes repetidos

como los gatos
que regresan

hagamos un hogar
de leche
que lleva miel
de besos al aire
de televisión
y conversaciones
entre sábanas
eyaculadas

seamos una luz más
que se enciende
en esta ciudad.

Dedicatoria
noche sin barcos
ni faros
y
de vida
ahogada en la luz
devorada

me dices
'no duermas,
todo será
como antes'

y yo
sin más
que el cuerpo
frágil
y
una boca
de alcaparras
me pierdo
viva
en la ilusión de
lo que no fue.

Ritmo
Vamos lento,
me dices,
que se enrede el cabello
con los aretes
que una a una
las uvas revienten.

Nada
Bien te dije una noche
'soy la puta
perdida en los años de tus piernas

Y ahora
quizá
me reconozcas bella
a pesar de los años
a pesar de que
me conoces tanto

quizá me nombres
en el silencio de tu mañana
sostenida en tres clavos
y una toalla

quizá entre los ires del
café
y la bendita oda
del agua en el rostro,
me nombras
sólo en suspiro
más allá de los recuerdos
más allá de la pasión
quizá así
me nombras.