REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 05 | 2019
   

Letras, libros y revistas

La Biblioteca de David recomienda…


David A Figueroa Hernández

El juego de Ripper. La más reciente novela de Isabel Allende nos adentra por los senderos de una investigación policial recordándonos las más grandes inspiraciones de Sir Arthur Conan Doyle, donde el arte de atrapar al asesino serial es el objetivo más importante en el juego macabro de las muertes y los personajes.

Así, a través de un juego, conocido como Ripper, la autora, muy a su estilo de estupendos personajes en los que unos complementan a otros en términos de atmósferas, vidas singulares, conocimientos y actividades cotidianas, componen este rompecabezas para identificar al asesino.
En esta novela, Isabel Allende nos introduce en la vida del personaje principal, Amanda, quien es una adolescente inquieta, que vive según los parámetros de la juventud actual, entre amores cibernéticos y actividades escolares; no obstante, la intriga se presenta cuando observa a las personas que visitan a su mamá, llamada Indiana, y quien recibe en su consultorio a pacientes para ayudarlos a combatir sus males al tiempo que les enseña kármicamente a solucionar sus problemas.
Dentro de esta atmósfera la autora nos describe uno a uno a los diferentes personajes que visitan a Indiana. Al mismo tiempo, conjuga la trama biográfica con pequeñas historias de amor en las que se ven involucrados su ex marido, un ex novio y un ex combatiente seal de los Estados Unidos que busca su amor y que su sinceridad es su mayor arma. Sin embargo, la relación irá más allá entre estos tres personajes al ser, el primero un comisario de policía, el segundo un hombre cariñoso y el tercero, con el tiempo y las pistas, un sospechoso de los asesinatos.
Cuando leemos la novela, pasamos por alto algunas evidencias y solamente los asiduos a buscar la mínima pista, podrán dar en primera instancia con el asesino. Además, también participan en la historia algunos personajes importantes como son los diversos jugadores de Ripper -entre los que destaca el abuelo de Amanda-; un perro sumamente inteligente pero lisiado por la guerra y que fuera el eterno compañero del ex seal; pero sobre todo, los pacientes que acuden a ver a Indiana.
Con el ímpetu que es notable en una adolescente, Amanda logra unir las pistas y ayudar a su padre (y de paso a la policía), con algunos teoremas sobre la forma de actuar del asesino serial, con lo que obtienen indicios únicos y acceso a expedientes que les permiten saber quién es el verdadero culpable no sólo de las muertes y la relación entre ellas, sino también de la inquietante desaparición de Indiana.
Casi al final de la novela, el clímax aumenta desesperadamente y la búsqueda de Indiana por toda la bahía de San Francisco, será la clave para saber si el asesino obtendrá una víctima más a su colección macabra.
La cadena de asesinatos se muestra con una sagacidad característica de la autora; su misterio por mostrar al lector quien es el asesino, sin duda hará que se vislumbren muchas opciones para evidenciar al culpable; con el paseo de las hojas, se mostrará y se sabrá por qué lo hace. Todo en la lectura tiene una relación y nada está de más; todas las preguntas son contestadas y al final, se reconocerá el estilo de esta singular escritora chilena.
Por último, bien vale la pena mencionar que Amanda consigue descifrar los enigmas, unir los cabos que la policía no pudo pero sobre todo, el amor por su madre la llevará a utilizar su inteligencia al máximo en contra del tiempo, que es su peor enemigo.

El juego de Ripper. Isabel Allende. Plaza y Janés. 2014, 477 pp.
dfigueroah@yahoo.com.mx