REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
23 | 07 | 2019
   

Confabulario

Más dragonerías


Alejandra Craules Bretón

Dragonerías
Dragonerías es jugar a ser princesa
y terminar siendo el dragón

II
Te hiciste amigo del dragón
ahora tú eres él, él es tú
III
Dragón oculto
antifaz de caballero
en oscuridad cabalgas
negros ojos pelo negro
amar perfecto
Manos magia
boca magia
La luna no es suficiente
el sol ya no me importa
Te creí Dragón ahora no te veo

IV
Dragón de ojos claros
llegas a cazar a la princesa
Dragón
imágenes fijas sin pasado
soplaste tu fuego
polvos mágicos que penetran mi piel
corrige la historia
El dragón salvó a la princesa

V
La lengua de dragón
Más apetecible que la del caballero
Pero no hablo dragonés
¿Cómo decirle que lo deseo?

VI
Trueno noche
llueven los sueños
No pueden creer en ti, Dragón
crecen grietas en mi fe
No es tan fácil
atrapar el amor en el aire
tienes que ser astuto cazador
Gana al viento
al tiempo
a la sin razón

VII
Tus besos
brisa sobre mis senos
Ojos manos dedos
Hidra que devora
cada célula de tus sueños
Correr de nubes
cristales bronceados de recuerdos
Sólo cúpula del cielo
cubre nuestros cuerpos
Destilado del deseo
tu semen arbitrario
desfila por mi espalda
Piel como la mía
sabores de tu pasado
y de tu presente se mezclan
despertando realidades inconclusas
No te duermas, Dragón
mira que arriba el alba

VIII
Dicen que los dragones murieron
por no saber cantar
en las noches frías


Dragón carmesí
Llegaron prestas
palabras de borracho
llegaron frías
y necias
llegaron durmiendo
la vida del gorrión ciego
Arma perfecta
palabras voz sin acento

Secas esperanzas
esperanzas rengas
se les gastó la pierna izquierda

Desafinado canto
muere el lustro
Cardiopatía
cardiopatía de ave
con el blanco rojo
y el rojo muerto

Sincronía

Tu pupila derramada
no sé por qué fantasías
aullido vespertino
adelanto de noches separadas

Luna acoplada
Luciérnagas aprendiendo a brillar
viento en tus palabras
los de tu especie no cumplen promesas

Nacimos con los ojos distintos
nombre sencillo
acento parecido

Yo mujer tú dragón
aprendiendo de tu lengua

Tu aliento
fuego en mis senos

Dame tus fantasías
cumple las mías
mira que aún son de niña
cúmplelas y vuela
regresa a tu cueva

Te lo digo
no hay porvenir para los dos

Alborada
Amanecen tus ojos
yo los busco inconsciente

La palabra de tu voz
cenit quema fantasías

Fenece el primer canto
el ritmo sincronizado
se desvanece
en tu opacidad

Perderte de nuevo
absurda pesadilla
de vidas pasadas

¿Cuál?
¿Cómo?
¿Cuándo?
retuercen sesos
en oleicos celos

Tengo miedo
miedo de acostumbrarme
a la ausencia de tu boca
al vacío sin la desmesura de tus palabras

Es cierto y lo sé
habrá otros albores

Lunario bis

La luna piensa
triste sola
en canciones
de su lado oscuro

Luna luna
llena de terrores
de no irradiar
propio esplendor

Deja ya luna
sueños de humanos
fantasmas de niños
¡qué no te cansas de llorar!

Besa mis labios luna
no me dejes respirar
El viento no demora
tu tranquilidad

Luna niña
deja que mi niño espejo
te pueda por su lucero pronunciar

Plenilunio

Mis sueños
alborotados exhaustos
esparcidos complacidos
se desploman sobre tu pecho
Con los miedos cerrados
suelo pensarte
mientras palpo tus besos

Asustada lloro
por los eclipses
en los que vivimos
en distintos cielos

La cordura
Fenece ante la plenitud
de tus labios

Labios que llenan mi vientre
entre sueño
deseo inminente

Dejé de confiar en el destino
me cansé de imprecarlo

No sé ni intento explicar
por qué nos encontramos
cuando soy alborada
tú eres alba

Tiempo
no hagas distinción
el viento nos hiere
en la misma vena

El temor
delata en la mirada
no haber nacido
bajo el mismo menguante

El gorrión no miente
apenas cielo sol luna
despiertan los sentidos

El ojo de Dios
cómplice nos guiña
¿será otra de sus apuestas?
o tan sólo nos deja decidir
y juega
adivina
permite
ocasiona
llovamos juntos
solamente por esta luna llena

Novilunio
Conociste el cielo
a media luna
Yo rondaba
buscando el fin de la galaxia
El viento
lloró un nombre
como recuerdo
de la noche láctea
dejó signos en tu cuerpo

Las constelaciones
nos miraron
acordaron nuestro encuentro
Los astros
de sus intenciones
no nos dan cuenta
Tan sólo miran deslumbrados
cómo saciamos el tiempo
siendo yo el eclipse
de cada luna de tu cuerpo


El escudo de aquiles
Aquiles duerme
su mano derecha resguarda mi seno izquierdo
No puedo alcanzarlo en el sueño
estoy frente a él
siento su piel
no puedo tocarlo a través del plasma
Está cansado
ser héroe día a día no es tarea fácil
trabajar ocho horas y estudiar cuatro
y por supuesto el placentero cansancio
que sobreviene al orgasmo
Quiero fumar
pero los semidioses no toleran la nicotina
lucho contra mi cerebro que pide humo para meditar
Sólo consigo aire ansioso
que produce vértigo
temo terminar en medio del Mediterráneo
sin un rastro ni de él ni de un cigarro
para morir tranquila
Las huellas de batallas caducas
dejaron surcos al pie de la cama
El escudo se torna azulino
responde al nombre del mar
el va y ven de su voz
en cada confesión confusa
toma el aliento de mi razón
Aquiles duerme
acaricio su rostro de niño
recuerdo hace un rato
su cabello largo esparcido en la almohada
mi boca traza desde su frente
el camino hacia su talón
no conozco su debilidad
él dice que son mis senos
Todo es ideal
un trago más de Smirnoff
para creerlo
nunca había sentido mi cuerpo tan lejos
ni la fe tan épicamente justiciera
tan seducida por el amor
de un hombre tan lejano como mi cuerpo
Cierro los ojos un momento
despierto sobresaltada y es cierto
su mano aún protege mi seno
Aquiles duerme
tiemblo con sólo verlo
Éxtasis
parece una treta de mi mente
no hay espacio para dudas
temo a lo desconocido
temo a la felicidad
Mil palpitaciones
no puedo respirar
huyo de él
salgo a la calle
mi cabello corre por mi rostro
mi aura está ciega
sólo su escudo cubre mi desnudez
el escudo de Aquiles es la distancia
el tiempo
el desafío de la incertidumbre
el destino obstinadoabsurdobromistamacabro
Abro los ojos
no está su mano en mi seno
pero quién dice que lo no real no es cierto después de todo la justicia poética me faculta puedo derogar o crear nuevas leyes
que convengan a mis fantasías
Soberbia relación
la del héroe y la poeta
la pasión basada en palabras
la esperanza enraizada en la quimera
Me da miedo no acostumbrarme a la reciprocidad es seguro
huiré día a día sin que él lo sepa
regresaré a diario de la misma manera
a besar su talón
a enloquecer con sus labios
Aquiles duerme
ojos zarcos cuerpo perfecto
voz que cruza el océano
para ser escuchada en visiones
de dimensión profética
Te amo Alejandra
Yo le creo

**Tomados del libro Laberintos y dragonerías de Alejandra Craules Bretón. Consejo Estatal para la Cultura y las Artes de Hidalgo. Pachuca, Hidalgo, 2010. 84 pp.