REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
25 | 01 | 2020
   

Letras, libros y revistas

Todos los árboles de David Martín del Campo


Elsa Cano

David Martín del Campo nació en la ciudad de México en 1952; Daniel de la Fuente lo llamó en la revista Siempre! de mayo de 1999 “el broche de oro de la Onda”, y en verdad lo es.

Su novela Todos los árboles fue publicada en 1987 y se encuentra en el volumen Duerme conmigo editada por Grijalbo y Axial.

Esta novela es un triángulo en el que convergen la vida de Aquilino Paredes, la de Miguel Parás y la historia amorosa de Mónica y Gregorio, todos en Durango. La novela tiene setenta páginas y hay un coro de voces que construye la anécdota, el espacio y la comunidad. Es un experimento narrativo: a las 21 horas de una noche de sábado (en 1970) dos jóvenes encuentran el cadáver de un hombre (Aquilino). Esa misma noche concluyen tres vidas: la vida adolescente de Miguel, la vida miserable de Aquilino y la vida tranquila para el estado de Durango.
Daniel Martín del Campo maneja con soltura espacios de tiempo diferentes puesto que en una de las historias la narración es en días, en la siguiente es en horas y en la última es en años. Ha incursionado en una temática que no importaba a nadie. Su prosa aparece con la intención de incendiar el ánimo sobre la situación que vive el país, pero denunciando los diferentes tipos de corrupción. Series televisivas como el Equipo, Capadocia, Mujeres Asesinas y el Pantera son series de negocio porque son superficiales y el televidente las olvida. La dosis de violencia es pensada dado que son series “engaña bobos”, sin trascendencia.

La literatura es distinta. Martín del Campo delata la pobreza, el analfabetismo y la explotación patronal que es lo único que su personaje Aquilino Paredes ha conocido en cinco décadas de magna revolución democrático-burguesa que nunca llegó al verdadero pueblo, por conveniencia gubernamental.

Este narrador mexicano ofrece una excelente representación de la clase media duranguense pequeño-burguesa en el poder, tan prejuiciosa y segregacionista, separatista, discriminatoria (como la de cualquier ciudad del país), con sus valores entendidos: por ejemplo la escuela pública es un castigo para el niño rico; las damas Guadalupanas se sienten necesarias para los pobres, pero los pobres ni las conocen; los empleados de las madereras viven y vivirán atados al sindicalismo charro y los matrimonios son y serán infieles con sus parejas porque carecen de escrúpulos.

La novela se llama Todos los árboles porque los árboles serán desplazados y bajo la sombra de todos los árboles conocemos las diferentes vidas de la clase media, de los taladores, de los campesinos, los políticos, los sindicatos, los explotadores, todos. Otras novelas de este autor son: Alas de Ángel, 1990; Dama de noche, 1991; El año del Fuego, 1996; Cielito Lindo, 2000 y Mátalo, 2007 entre muchas otras.