REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
20 | 07 | 2019
   

Letras, libros y revistas

La Biblioteca de David recomienda…


David A Figueroa Hernández

El silencio. Pocas veces nos enfrentamos a lecturas que nos hagan recapacitar sobre circunstancias que nos recuerdan que la vida en sí misma es simplemente hermosa y nos da la oportunidad de trascender ya sea en lo que hacemos o a quiénes podemos conocer.
Esta historia, nos habla de una bella mujer, Umiko, quien se encuentra postrada, en coma, en la cama de un hospital debido a un cáncer de cerebro que la tiene ahí y que surgió sin un antecedente. Esta situación, ha hecho que dos amigos suyos, Pema y un conductor radiofónico, la acompañen todos los días, platiquen con ella (su estado es dormitabundo), y repasen algunas líneas que ella escribió en su diario.
El joven conductor hace un recuento a través de la lectura, de las experiencias que vivió con Umiko, pero también, a manera de charla amistosa, platica con ella respecto a las diversas situaciones que la joven vivió antes de tan terrible enfermedad. Llega a la conclusión de que el cáncer “es un proceso biológico que el cuerpo pone en marcha cuando la persona sufre un shock traumático inesperado”, y que en el caso de Umiko, se presenta cuando ella adolece debido a la pérdida de su amado maestro.
La historia de Umiko es muy peculiar. Por un lado es una chica singular -como cualquiera de su edad-, sale con diversos chicos, posee una amistad sincera con sus amigas, pero además, tiene una forma diferente de ver la vida. Esta situación la lleva a un monasterio zen, donde conocerá la vida simple, el sufrimiento, los laberintos de la mente, una visión más enriquecedora, además de conocer la forma de vida de tan enigmáticos monjes que moran apartados de toda tecnología y contacto con la civilización a no ser por los días que salen del templo para buscar el sustento a través de la caridad. Todo ello, permeó en Umiko. En este ambiente, la joven conoce a profundidad al gran maestro de quien aprende la paciencia y la paz interior; con el tiempo, se enamora del hombre sabio de una forma singular.
De esta manera, cuando el maestro zen muere, Umiko se entristece lo que a la postre, se convierte en lo que su amigo identifica como el origen del cáncer de cerebro que ella padece.
El joven conductor radiofónico, todos los días habla con Umiko como si estuviera al aire y sus pensamientos lo llevan a admirar la desnudez de aquella joven de manera particular. El análisis de su hermosa cara y de su cuerpo bien delineado por curvas provocadoras, le permiten recrear un momento íntimo en el que el amor y la estética femenina resultan en un tema vital para la existencia humana y un tema particular para su programa.
Por otra parte, la relación cordial que el locutor mantiene con Pema, durante el estado convaleciente de Umiko, llega a ser maravillosa, como dos grandes amigos, que redescubren el mundo a través de su amiga en común.
Aunado a la situación central de la novela, el autor nos adentra -a través de las experiencias vividas por Umiko dentro del monasterio- a la concepción de un mundo simple pero a la vez complejo en el que la mente, el respeto a la naturaleza y a los seres vivientes, hacen de este mundo un tanto más enriquecedor pero que, debido a la vida moderna y apresurada, no nos percatamos, en muchos casos, que existe algo más allá de lo que vemos.
Esta novela además de romper con la clásica historia en la que el final está sobreentendido, nos ayuda a reflexionar sobre nuestra vida, nuestro actuar, nuestros verdaderos amigos y resulta en una historia conmovedora, diferente y que surge de la vida real. Muy recomendable, como todas las lecturas que la Editorial quinteto nos presenta.

El silencio. Gaspar Hernández. Quinteto, España. 2010, 221 pp.
dfigueroah@yahoo.com.mx