REVISTA DIGITAL DE PROMOCIÓN CULTURAL                     Director: René Avilés Fabila
21 | 10 | 2018
   
06-07-2016 
Carta de amor
Autor: María Guadalupe Lara Rangel
Carta para: Arturo
Pues bien ahora que te has marchado la soledad me ha herido cual
Terrible invierno llenando de frío mi cuerpo punzando mis huesos.
Me basta pensar en la calidez de tu voz para sentir que el llanto asoma
A mis gastados ojos y escucho que me llamas a lo lejos.
Se de tu partida por el ulular del viento y por la certeza de tu jamás regreso.
Fuertes son los deseos de tocar tu cuerpo y entre mis manos estrujar tus cabellos.
Sabes en la solitaria habitación pasó mi vida pensando si en tu agonía fui el
Último pensamiento o acaso mi adversario es el profundo mar abierto.
Cuantas idas y vueltas de tu hogar a esta extraña que jamás ser la única pidió.
Porque al amor de su vida esperar prometió y por una travesura años erró, pero
Arturo el perfume de mi cuerpo jamás olvido partía de la estación al tren con la
Certeza de volver. Después por tierra se hizo el viajar debido a su libre espíritu;
Primaveras e inviernos a nuestras vidas llegaban compartiendo contado el tiempo
Por eso en mis cortos sueños te veo bajar del vagón del tren buscando mi rostro
¡María María! Escucho tu cálida voz y apresuras tus pasos para abrazarme.
El ruido del tren; el ir y venir de pasajeros agolpa con gozo mis sentidos y salgo
A tu encuentro ¡estás aquí! me repito una y otra vez con miedo ¡estás aquí!
¡A tiempo me murmuras al oído a tiempo! mirando tu reloj reglamentario
Por fin siento tu abrazo y me dejo llevar por la estación hasta una banca vacía.
Los graznidos de las aves negras así como el sopor del calor inundan mi cuerpo
Sentados nos miramos sonrientes hablamos de tus viajes, lugares y personas.
Entonces despierto aún con la tibieza de tu piel contra mi pecho pero no estas y el
Dolor es tan intenso…